Usar mal las luces del coche te puede salir caroUno de los elementos de seguridad activa más antiguos y al que más acostumbrados estamos los conductores son, sin duda, las luces del coche. Este elemento que los automovilistas usamos mecánicamente y que, normalmente, no suele generar problemas ¿O sí?

Las luces del coche, usadas correctamente, nos permiten alcanzar una de las grandes máximas de la conducción: «ver y ser vistos» en carretera. No obstante, su mal uso (o nuestro descuido en su mantenimiento) nos pueden causar algún disgusto.

El código de circulación establece distintas sanciones económicas para varias infracciones que tienen que ver con el sistema de iluminación del coche. Por ello, conviene que conozcas cómo usar de forma correcta las luces del coche, pues un despiste puede salirte caro.

Malos usos de las luces del coche

¿Sabes utilizar las luces del coche? A priori es fácil, pero a veces olvidamos cosas básicas que aprendimos en la autoescuela. Por eso, aunque ya te dimos algunos consejos para ver y ser vistos en carretera, conviene recordar detalles esenciales.

Primero, no circules con las luces apagadas cuando no toca. Los vehículos modernos incorporan faros inteligentes que se encienden automáticamente cuando las condiciones de luminosidad lo requieren. Incluso acomodan el haz de luz a las curvas y están preparados para no deslumbrar a quien circula de frente.

Pero si tu coche no es tan moderno, cuidado: circular con las luces apagadas con baja luminosidad acarrea una sanción de 200 euros. Por ejemplo, en un túnel o entre la puesta y la salida del sol, o con lluvia extrema.

Tampoco olvides que es obligatorio el uso de las luces de cruce en ciertos casos: en carriles reversibles, de sentido contrario al habitual, y en zonas de obras hay que encender siempre las luces de cruce. La sanción también asciende a 200 €.

Del mismo modo, podrán multarte con 200 euros si, desde el atardecer al amanecer, inmovilizas el vehículo sin encender las luces del coche. El código de circulación lo deja claro (art. 105): “Todo vehículo que, por cualquier circunstancia, se encuentre inmovilizado entre la puesta y la salida del sol […] en calzada o arcén de una vía, deberá tener encendidas las luces de posición y, en su caso, las de gálibo”.

Igualmente, cuidado con excederte con las luces antiniebla, que solo deben utilizarse cuando haya niebla o lluvia tan intensa que impida ver unos metros más allá del parabrisas. Conectar la luz antiniebla trasera (o delantera) sin que las condiciones atmosféricas obliguen a ello acarrea una multa de hasta 200 €, aparte de estar deslumbrando al resto de conductores.

Atención a su mantenimiento

El sistema de alumbrado o iluminación uno de los elementos más importantes de seguridad en los coches. Nuestra seguridad en carretera dependerá en buena medida, de su buen estado. Sin embargo, aún muchos conductores descuidan el mantenimiento del sistema de alumbrado del coche.

Y es que llevar fundidas las luces de carretera, alguna de las luces de cruce, la luz antiniebla trasera (izquierda o central), la luz de marcha atrás, alguno de los intermitentes (o la intermitencia es irregular), o que no funcionen ninguna de las luces de freno o de posición (traseras o delanteras) supone un defecto grave en la ITV y, por tanto, suspenderla.

Así que cuidado con circular con una lámpara fundida. Desde 2010 ya no es obligatorio llevar en el coche luces de repuesto, pero está prohibido circular así: la multa, una vez más, será de 200 €. En caso de necesidad en marcha, puedes pedir ayuda a tu asistencia en carretera (seguro, club automovilista…) para que la sustituya ‘in situ’ o solicitar que la grúa traslade tu vehículo a un taller.

Tampoco circules con la luz de la matrícula fundida. La matrícula es el DNI de tu coche y debe estar en perfectas condiciones de mantenimiento y legibilidad. Asimismo, es obligatorio circular de noche con ella iluminada. Llevar la luz fundida es sancionable también con 200 euros.

Otros malos usos de las luces

Como puedes comprobar hacer un mal uso del alumbrado o no cuidarlo puede suponernos un problema. No obstante, otros usos o situaciones con las luces como protagonistas también pueden provocarnos un disgusto.

En este sentido, recuerda que está prohibido hacer ráfagas a otros conductores. Está permitido un encendido leve de la luz de carretera para avisar de un peligro, como un adelantamiento inadecuado. Sin embargo, hacer una ráfaga continuada (independientemente del motivo) se considera falta leve: 80 euros, ya que puede ocasionar un accidente por deslumbramiento.

Otra circunstancia, esta vez con la señalización, pude suponernos un multa: no usar los intermitentes con la antelación suficiente para advertir de una maniobra puede suponer una multa de 80 euros. Asimismo, girar sin conectarlos puede acarrear una sanción de hasta 200. Si están averiados, es obligatorio usar el brazo para señalizar.

Otro mal uso de las luces sancionable será el repostar con las luces encendidas: si un agente lo ve, la sanción puede ascender también a 200 euros. Esta falta es solo un poco menos grave que echar combustible con el motor en marcha (que también acarrea pérdida de puntos).

Confía en Autofit

Por último, cuidado con instalar luces led o xenón si tu coche no está homologado para ello. Además de suponer una multa si te pillan, es un motivo más para suspender la ITV.

Recuerda: utiliza adecuadamente el sistema de iluminación y señalización de tu vehículo y vigila su mantenimiento. Y si debes cambiar alguna lámpara, acude a un taller de confianza para realizar la sustitución, pues no siempre es una operación sencilla (en algunos modelos incluso puede conllevar el desmontaje de alguna pieza de la carrocería).

Confía en los talleres de Autofit a la hora de realizar cualquier operación de mantenimiento o reparación de tu vehículo. Optar por los talleres de nuestra Red significa elegir la mejor opción para llevar siempre tu coche en óptimas condiciones.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar