Tras las rotondas ¿sabes cómo conducir por las turborrotondas?

Tras las rotondas ¿sabes cómo conducir por las turborrotondas?Las rotondas o glorietas comenzaron a popularizarse en España hace relativamente poco tiempo. Su función básicamente es la de regular el tráfico en las intersecciones, haciéndolo más fluido y evitando los cruces de carretera, especialmente regulados con una señal de ‘Stop’, pues muchos de ellos eran realmente peligrosos.

De esta forma, estas infraestructuras giratorias son adecuadas para regular las intersecciones debido a la pérdida de prioridad que imponen a todas las vías que en ellas confluyen. Además, son muy eficaces como elemento reductor de la velocidad.

A pesar de que ya deberíamos estar acostumbrados a las rotondas, lo cierto es que aún muchos conductores tienen dudas a la hora de circular por ellas. De hecho, un estudio reciente de Automovilistas Europeos Asociados (AEA) demuestra que “en las intersecciones de carretera donde existe una rotonda giratoria se observa un incremento en la frecuencia de los accidentes” en los últimos años. Entre 2012 y 2016 el número de percances mortales en este tipo de cruces ha crecido un 131% (de 16 se ha pasado a 37), mientras que en las situadas en zonas urbanas el incremento fue del 86,7% (de 15 a 28).

Ya te contamos en el blog de Autofit, todo lo que debes saber sobre cómo circular por las glorietas. Ahora te vamos a contar en qué consisten las turboglorietas o turborrotondas, unas infraestructuras evolucionadas de las rotondas tradicionales y que, en teoría, mejoran su función. Sin embargo, ¿sabes cómo se utilizan?

¿Qué son las turborrotondas?

Las turboglorietas son una variante que tuvo su origen en los Países Bajos en los años 90. Se crearon como una solución para los problemas de circulación que traían las rotondas convencionales. En España, las primeras fueron construidas en la localidad asturiana de Grado en 2009.

Su objetivo no es otro que el de distribuir el tráfico de una manera más eficiente. La diferencia principal con las glorietas o rotondas convencionales radica en que tienen un diseño interno diferente, en el que los carriles fijos hacen que los desplazamiento por el lateral sean más limitados.

Así, los conductores se verán obligados a escoger desde antes de acceder a la turboglorieta qué carril debe usar para poder realizar el cambio de dirección que se ajusta mejor a sus necesidades. Según los expertos, las turboglorietas aumentan la agilidad del tráfico aproximadamente en un 30%. Además se ha demostrado que reducen la siniestralidad y la congestión en las zonas altamente transitadas, como por ejemplo ha sucedido en Vigo, reduciendo los accidentes un 75%.

Cómo circular por las turborrotondas

La principal diferencia entre una rotonda y una turborrotonda es que, en cada carril de una rotonda ‘turbo’, el tráfico va encauzado hacia distintas salidas, de tal forma que no es posible hacer la plaza completa por el carril exterior.

“Durante la aproximación a una de estas glorietas, es fundamental observar la señalización para situarse correctamente antes de entrar”, explica José María O’Mullony, jefe de la sección de Formación Vial de la DGT, a la revista Tráfico y Seguridad Vial.

“Las turborrotondas son más sencillas, hay menos toma de decisiones, la circulación es más ágil y tienen mayor capacidad. Además, al eliminar los cambios de carril en la circulación interior, se reducen los puntos de conflicto”, apunta Carlos Suárez, ingeniero del tráfico, ‘importador’ del concepto y diseñador de las primeras turborrotondas en España.

Cómo circular por las turborrotondas

Fuente: Revista Tráfico y Seguridad Vial

Las líneas continuas hacen posible esta conducción ‘guiada’ desde la entrada. El objetivo es mantener a cada vehículo ‘encauzado’ hacia su salida, evitando cruces de trayectorias y colisiones. Es evidente que el riesgo solamente desaparece si los conductores respetan la señalización.

Los carriles en espiral se encargan de hacer el tráfico más fluido, pero antes de entrar hay que ver las señales para saber cuál es la mejor salida, porque si no, no hay vuelta atrás.

El carril exterior sirve para girar a la derecha o seguir recto, pero no permite dar la vuelta completa. El interior también permite seguir recto, se puede girar a la izquierda y permite el cambio de sentido. La línea continua indica que no se puede cambiar de carril. Por otro lado, es incorrecto y peligroso pasar directamente del carril interior a la salida de la rotonda. Hay que desplazarse por el carril interior al exterior con antelación.

¿Y qué pasa con los ciclistas?

Como ocurre en las rotondas convencionales, los ciclistas tienen prioridad de paso respecto a vehículos de motor siempre que circulen en grupo. El primero que haya iniciado el cruce o entrado en la glorieta será como si el conjunto de ciclistas formase un sólo vehículo imaginario, cuya parte delantera sería el primer ciclista y la trasera, el último.

Hay que recordar que no siempre habrá arcén, al menos en los carriles interiores. Aunque parezcan difíciles de afrontar, quizá incluso más para un ciclista respecto a un vehículo, lo cierto es que son más seguras. Tan sólo hay que seguir bien las indicaciones para no equivocarnos de carril. Es importante saber el destino que queremos tomar, elegir bien el carril cuando entramos en la turborrotonda y cumplir con la normativa en lo que a líneas continúas y preferencias se refiere.

Confía en Autofit

En resumen: respeta las normas de circulación y conduce con precaución para evitar accidentes. Asimismo, desde Autofit, te recomendamos que lleves a cabo un buen mantenimiento de tu vehículo y, en caso de circular por rotondas, sé prudente y estate atento a la circulación.

Confía en los talleres de nuestra Red siempre que necesites efectuar cualquier operación de mantenimiento o reparación a tu vehículo. Trabajamos día a día para ser tu mejor opción a la hora de mantener tu coche en perfecto estado sea cual sea tu necesidad (mecánica, carrocería o de mantenimiento).

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar

Tras las rotondas ¿sabes cómo conducir por las turborrotondas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad