Todo lo que debes saber sobre la batería de tu coche

Todo lo que debes saber sobre la batería de tu cocheCuidar de tu automóvil es cuidar de tu seguridad en carretera. Por eso, un mantenimiento periódico de tu coche reduce drásticamente la posibilidad de sufrir averías. Sin embargo, como ya decíamos en un post anterior, una gran parte de conductores y conductoras de nuestro país aún no termina de asimilar esta idea y descuidan su vehículo más de lo debido.

Así, no es de extrañar que sólo en dos meses (julio y agosto) el RACE realizara más de 160.000 asistencias en carretera, de las cuales más de 34.000 (es decir, más de dos de cada diez) tuvieran que ver con un elemento tan ‘simple’ como la batería.

Y es que, a pesar de que la batería es uno de los componentes del automóvil menos ‘desconocidos’ para el automovilista medio, sin embargo, no se le presta la atención debida.

¿Qué papel juega la batería de tu coche?

La batería de tu coche no sólo es la encargada de que éste arranque. Su energía permite, además, el funcionamiento de otros elementos electrónicos de nuestro vehículo como pueden ser faros, limpiaparabrisas, equipo de sonido…

Motor de arranque, alternador y batería forman el circuito de carga del vehículo. Cuando arrancamos, la batería genera una chispa de 15.000 voltios que permite poner en marcha el motor. Posteriormente, el alternador transformará la energía mecánica en eléctrica y almacenará dicha energía en la batería.

En este sentido, cabe recordar que se necesitan circular al menos 10 kilómetros para recuperar la energía necesaria para arrancar el vehículo. Por ello, los pequeños trayectos son los que más dañan la batería, ya que no permiten que se recargue al 100%. De este modo, conviene que nuestros trayectos cortos los combinemos con recorridos que superen esa distancia para ayudar a que la batería se recargue completamente.

Tipos de baterías de coche

Existen hasta cinco tipos distintos de baterías. Las más comunes en coches de gasolina o diésel son las de celdas húmedas: no requieren ningún mantenimiento, están completamente selladas y no tendrás que preocuparte prácticamente por ellas hasta que se agoten (salvo revisarla periódicamente que no tiene fugas o los bornes no están oxidados).

Otra clase de baterías para motores de combustión puros son las de calcio, con una mayor duración que las anteriores. Están hechas de aleaciones de calcio, que reducen la cantidad de fluido que pierde la batería y consiguen que la descarga sea más lenta. Su principal inconveniente es que se pueden dañar si se sobrecargan demasiado, por lo que habrá que tener cuidado en este aspecto.

Por su parte, también podemos encontrar las baterías VRLA (Valve regulated lead acid). Estas no permiten ninguna perdida de fluido, gracias a que en su interior el gas está en estado líquido y la caja está totalmente presurizada. Dentro de este tipo hay dos diseños diferentes: de gel y AGM. Las primeras son baterías de plomo-ácido en las que el electrolito está gelificado, provocando que la batería tenga una mayor vida útil. Este tipo soporta mejor los cambios de temperatura y tiene un número mayor ciclos de carga y descarga durante su vida. Además, pueden ser recargadas, aunque hayan sufrido una descarga total.

Mientras, las baterías VRLA AGM absorben mejor y más rápido el ácido y tienen una resistencia interna baja, lo que permite generar mucha potencia y ayudar al arranque. Tienen una vida útil menor que las de gel, pero son más potentes a la hora de arrancar.

Ambos tipos son las que se utilizan habitualmente en los motores de combustión híbridos y en los vehículos con sistema ‘Start & Stop’ de apagado y encendido automático.

Baterías para eléctricos

Por su parte, las baterías de ciclo profundo se usan sobre todo en los coches eléctricos y tienen una ratio de descarga muy alta (su ciclo de vida es muy pequeño, por lo que su sustitución se realiza con mayor regularidad).

Mientras, las de ion-litio son exclusivas de coches eléctricos o de gama muy alta. Son ligeras, tienen mucha autonomía, pero son muy caras (su precio va desde los 800 euros hasta más de 1.500), por lo que son poco recomendables para un coche de gama media e, incluso, para muchos de gama alta.

Cómo saber qué batería necesita mi coche

A la hora de sustituir la batería de tu coche elige una de calidad, ya que son las que mayor durabilidad aseguran. Además, dependiendo del motor de tu vehículo tendrás que decantarte por un tipo de batería u otro.

Los coches diésel o gasolina utilizan baterías de 12 voltios y, en función del tamaño y cilindrada, requieren unas necesidades u otras. Así, en las baterías debemos tener en cuenta dos parámetros: el amperaje y la potencia de arranque.

El amperaje (Ah) señala la capacidad de energía de la batería, mientras que la potencia de arranque (A) es la capacidad para ofrecer el pico de energía cuando es más necesario, es decir, en el arranque. Cuanto mayor sea la cifra, mayor será la capacidad de arranque en frío.

Asimismo, también influye su tamaño, un aspecto también a tener en cuenta a la hora de elegir la adecuada para tu coche. Por todo esto, conviene que acudas a un taller de confianza para que te aconsejen qué batería es la adecuada para tu coche.

La batería en coches ‘Start & Stop’

El cambio de baterías en vehículos con sistemas ‘Start & Stop’ lo debe realizar siempre un taller, ya que únicamente el modelo de batería adecuado, y el cambio y ajuste que realiza un profesional  aseguran que el sistema funcione correctamente y se alcance el ahorro deseado de combustible y la reducción de CO₂.

Además, en muchos vehículos, durante el cambio de la batería se necesita un comprobador de diagnóstico adecuado para la reprogramación de la batería en el vehículo y para la programación de los datos técnicos como capacidad y número de serie.

Asimismo, al cambiar la batería en vehículos con sistema ‘Start & Stop’ deberás tener en cuenta que las baterías AGM sólo se pueden sustituir por una del mismo tipo AGM, mientras que las baterías EFB (diseñadas para vehículos con menor exigencia energética) pueden sustituirse por otra del mismo tipo o por una de tipo AGM. En ningún caso, se deben cambiar por baterías convencionales de ácido y plomo.

Confía en Autofit

Tanto malo para la batería es el frío como el calor extremo. Por eso, si la batería de tu coche muestra síntomas de agotamiento (al arrancar el motor del coche no se pone rápidamente en marcha o se oye un ligero chasquido; se enciende el testigo de la batería en el cuadro de instrumentos; parpadean las luces; se produce un funcionamiento ‘a trompicones’ del elevalunas…), no te la juegues y evita quedarte ‘tirado’.

En este sentido, es importante que revises periódicamente el estado de la batería de tu coche y sigas algunos consejos o recomendaciones para alargar su vida útil. Y si el testigo del cuadro de instrumentos se ilumina acude a un taller antes de que se descargue por completo.

De igual forma, desde Autofit insistimos en la importancia de que revises periódicamente los elementos de mayor desgaste de tu vehículo para no tener sorpresas. Confía en los profesionales de Autofit siempre que necesites realizar cualquier operación de mantenimiento o reparación a tu vehículo: trabajamos día a día para ser tu mejor opción a la hora de mantener tu coche en óptimas condiciones.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar

Todo lo que debes saber sobre la batería de tu coche
4 (80%) 1 voto

2 respuestas a “Todo lo que debes saber sobre la batería de tu coche”

  1. Muy buenos dias. Me gusta mucho lo bien expuesto que está el tema de la batería de los coches en este post. Os agradezco que pueda aprender aspectos tan interesantes sobre la batería y mantenimiento de mi coche, ya que como usuario hay aspectos de la mecánica y mantenimiento, que desconozco. Un saludo!!

    • Hola, muchas gracias. Desde Autofit nos esforzamos en ofrecer información de utilidad y de calidad.
      Comentarios como el tuyo nos refuerzan en nuestro compromiso con vosotros.

      Saludos
      Autofit

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad