tracción

La tracción es la fricción que se produce en los neumáticos al entrar en contacto con la calzada.

La tracción es la fricción que se produce en los neumáticos al entrar en contacto con la calzada. La potencia que desarrolla el motor se transmite a las ruedas delanteras o traseras por medio de los ejes, lo que permite que el vehículo se mueva.

Existen tres tipos comunes de tracción en los vehículos: trasera, delantera e integral o conocida también como tracción a las cuatro ruedas o total.

Veamos las diferencias:

Tracción delantera

Es la más habitual. En la tracción delantera el sistema de propulsión transmite la potencia a las ruedas del eje delantero, el mismo eje en el que se suele encontrar la dirección del vehículo, lo que hace que en las curvas el vehículo sea más estable.

Como ventajas de este tipo de tracción destaca el mayor control que se tiene del vehículo en condiciones meteorológicas adversas, el coste de mantenimiento es más barato y ofrece mayor espacio para los pasajeros (especialmente los de las plazas posteriores).

Como inconveniente está el mayor desgaste de los neumáticos delanteros y que sufren más el subviraje, situación en la cual la parte delantera del vehículo tiende a patinar hacia el exterior de la curva.

Tracción trasera

La suelen llevar los coches deportivos y se da cuando la potencia del motor sólo se transmite a las ruedas traseras, independientemente de donde vaya situado el motor. Se le conoce técnicamente como propulsión.

Se caracteriza por presentar un buen agarre, ya que la transmisión del movimiento del motor afecta a las ruedas traseras, la conducción es más dinámica y ágil y suele proporcionar un manejo más suave, sin perder la propulsión.

De modo contrario a los coches con tracción delanteras, los coches con tracción trasera tienden al sobreviraje, por lo que en este caso, al tomar una curva las ruedas traseras resbalan sobre el suelo hacia el exterior de la curva, por lo que su conducción es un poco más complicada.

Tracción total

Por último los coches pueden estar equipados con tracción a las cuatro ruedas o lo que es lo mismo, disponer de una tracción integral. Es la que suelen equipar los todoterrenos o 4×4, y de las tres, es la que más seguridad aporta a la conducción al proporcionar un mejor agarre tanto en superficies deslizantes como en cualquier otro tipo de pavimento, pero es también la más cara de las tres.

Si tu coche no responde, o dudas acerca de algún componente, acércate a tu Autofit de confianza. Te atenderemos encantados.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar