¿Cómo se debe circular por una rotonda?

rotonda
Aunque nos encontramos con rotondas a diario, muchos conductores aún no saben cómo se debe circular correctamente.

Hace algunos años las rotondas o también llamadas glorietas no existían pero hoy en día es raro que no te cruces con más de una si circulas por ciudades o pueblos. Aunque la primera rotonda se construyó en 1909 en la ciudad ingles de Letchworth como una isla de tráfico para los peatones, no fue hasta 1969 cuando su uso se empezó a generalizar.

El objetivo de las rotondas es lograr una mayor fluidez en el tráfico y circular por ellas en teoría es sencilla pero ¿sabes cómo circular por ellas?

Así se circula por una rotonda

Sea grande o pequeña el principio básico es idéntico en todas:

  • Se debe ceder el paso paso a quienes están dentro de ella.
  • Dentro de la rotonda tiene preferencia el vehículo que está ocupando un carril respecto al que va a acceder a él.
  • Para salir de la glorieta el coche debe situarse previamente en el carril exterior; y si no ha sido posible, efectuar un nuevo giro para colocarse con tiempo en esa posición.

La rotonda, un tramo de vía muy seguro

Según un informe elaborado por el Centro de Estudios Ponle Freno-AXA de Seguridad Vial en 2015 solo se produjo un 5% de accidentes en las rotondas. El 93% de los siniestros fueron protagonizados por turismos.

Entre los accidentes, la mayoría se producen antes de acceder a ellas, cuando el coche está parado esperando para entrar, y cuando se está circulando por ellas, y en menor medida cuando se procede a salir.

Nosotros no queremos que sufras ningún accidente y por eso, desde Autofit, te recomendamos que lleves a cabo un buen mantenimiento de tu vehículo y, en caso de circular por rotondas, se prudente y estar atento a la circulación.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar

¿Cómo se debe circular por una rotonda?
3 (60%) 1 voto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad