¿Sabías que existe la caja negra también para los coches?¿Sabías que existe la caja negra también para los coches?Todos conocemos lo que es una ‘caja negra’ gracias a la aviación. La caja negra (que por cierto en realidad no es de color negro) no es otra cosa que un dispositivo que registra la actividad de los instrumentos y las conversaciones que tienen lugar la cabina. En caso de accidente, los datos contenidos en la caja negra permiten hacer un análisis de lo ocurrido y, por tanto, tomar decisiones que ayudarán a mejorar la seguridad vial.

Las cajas negras fueron introducidas en los años 50 y han conservado esta denominación pese a que hoy en día son de color naranja, un color mucho más llamativo que facilita que sean localizadas tras un siniestro.

La caja negra aplicada al automóvil

La idea de aplicar un dispositivo que “registre” la actividad del automóvil no es nueva; de hecho, estos dispositivos existen y se pueden instalar en un vehículo por un precio menos elevado del que estás pensando. El precio dependerá, como es lógico, de las funcionalidades y características del dispositivo, pero por menos de 500 euros puedes hacerte con una caja negra para el coche.

¿Por qué pueden favorecer la seguridad vial este tipo de dispositivos?

El punto clave de la caja negra de un coche es que suelen incluir videocámaras que son instaladas en diferentes puntos del coche y que graban de manera continuada lo que ocurre.

Estadísticamente hablando, está comprobado que aquellos conductores que manejan un automóvil equipado con alguna cámara que registra su conducción son más prudentes. Quizás nos sentimos cohibidos porque no queremos que un mal comportamiento quede registrado, o simplemente porque la presencia de cámaras ofrece hechos y pruebas gráficas prácticamente incontestables. Cuestiones habituales como de quién fue la culpa de un golpe de chapa o quién o qué maniobra provocó un accidente quedan contestadas cuando podemos revisar imágenes de lo que ocurrió. Algo parecido a lo que ocurre en los programas deportivos, cuando repasan la “repetición de la jugada” y advierten si hubo falta o no, si hubo penalti o no.

Pero las cajas negras de los coches plantean opciones más allá de eso, ya que algunas incluyen funcionalidades antirrobo. Por cierto, si te interesa ese tema no dejes de revisar nuestros consejos para evitar el robo del coche.

El principal escollo con el que se topan las cajas negras es la legislación en nuestro país, muy protectora con los derechos a la intimidad y privacidad. Dicho de otro modo, esa grabación de imágenes constante en que basan su funcionamiento las cajas negras choca frontalmente con la famosa LOPD, la Ley Orgánica de Protección de Datos.

Sin embargo, todo apunta a que posiblemente en no mucho tiempo los vehículos nuevos las equiparán masivamente.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar