¿Sabías que el navegador del coche tiene más de 100 años?Desplazarse, seguir un rumbo y conocer nuestra posición en todo momento es algo casi tan antiguo como el propio ser humano. Y la invención del automóvil no hizo sino acelerar esa necesidad de interpretar el territorio mediante la creación de una cartografía que facilitase los movimientos.

Brújula y mapa, los útiles más usados a lo largo de la historia, fueron evolucionando al ritmo de los avances tecnológicos hasta fusionarse e integrarse en los dispositivos de navegación por geolocalización (GPS, Global Positioning System) que utilizamos en la actualidad.

Sin embargo, es probable que no sepas que la historia de este dispositivo que tanto facilita la movilidad tiene un origen centenario. No en vano, sus raíces van en paralelo al desarrollo mismo de la automoción.

El ancestro del navegador, en 1909

El norteamericano J.W. Jones es considerado como el primer inventor de un asistente para la lectura de rutas en carretera. En 1909, coincidiendo con el inicio de las carreras de Indianápolis, Jones recogió la inquietud de muchos conductores de combinar la lectura de mapas para orientarse y la conducción.

Y lo hizo con el Jones Live Map, un dispositivo conectado al engranaje del cuentakilómetros del coche que contenía una serie de discos de papel con información codificada de forma radial sobre una ruta entre dos puntos. El conductor escogía el disco con la ruta a seguir que disponía en su momento de arranque —posición— con la correspondiente a 180º de la circunferencia.

El movimiento del velocímetro accionaba los engranajes del Live Map que, en el sentido de las agujas del reloj, iba mostrando la información. Cada disco cubría 100 millas (160,9 km) y mostraba el tipo de carretera, posición e indicaciones de giros.

El invento tuvo buena aceptación, pero la rápida evolución de las infraestructuras hizo inviable una rápida actualización de los discos-mapas y el Jones Live Map cayó en el olvido.

El Auto Mapa español

Tras este intento, en los años 30 surgió en Italia el Iter Avto. Concebido como una evolución de los rutómetros que utilizaban los copilotos en las carreras, iba instalado en el salpicadero conteniendo mapas de papel que iban mostrándose a través de la pantalla.

El inconveniente radicaba en la necesidad de volver a cargar los mapas cuando se agotaban y en determinar la ubicación exacta cuando el conductor se desviaba de la ruta.

Un par de décadas después, el leonés Antonio Martín Santos patenta el Auto Mapa, que tenía un funcionamiento similar al Iter Avto, pero el dispositivo era portátil y el avance de los rutómetros podía detenerse a voluntad del conductor.

El sistema, patentado en once países, obtuvo la medalla de oro en el VI Salón Internacional de Inventores de Bruselas (1957). Aunque varias marcas de vehículos se interesaron por él, la repentina muerte de su inventor (1961) llevó el Auto Mapa al ostracismo.

Geolocalización y digitalización de mapas

El salto cualitativo se produce en 1964, gracias a los primeros avances en sistemas de geolocalización y digitalización de mapas. En ese año, Ford presentó en el Salón de Detroit su Aurora Concept, un prototipo futurista que incorporaba un navegador integrado en el salpicadero cuya cartografía se adecuaba a la marcha.

El dispositivo, una evolución mejorada y combinada de los sistemas Inter Avto y el Auto Mapa, contaba con un puntero que señalaba la posición exacta sobre el mapa. No llegó a comercializarse, pero sí marcó el camino en el desarrollo de los navegadores.

No obstante, debemos esperar casi 20 años (1981), hasta que Honda lanzara el Electro Gyrocator. Aún no había llegado el GPS para uso civil, por lo que el Gyrocator se basaba en un sistema de navegación inercial. Constaba de una brújula electrónica y de un sofisticado sensor de gas helio asociado a un giroscopio que detectaba los cambios de trayectoria del coche.

Ya en 1985, con el Etak Navigator, llegan los mapas digitales. En esencia, el sistema era un ordenador portátil con un monitor parecido al de los osciloscopios. Sin embargo, el almacenamiento de los mapas se hacía cintas de casette que almacenaban un máximo de 3,5 MB de datos, capacidad que obligaba a ir cargado de cintas: sólo el área de la bahía de San Francisco demandaba seis cintas.

Llega el color al navegador

Dos años después, Toyota introduce los CD-ROM —como sistema de almacenamiento masivo de la información de mapas— y el primer monitor con pantalla a color con el Toyota Crown Royal, modelo exclusivo para el mercado japonés.

En 1990 (Mazda Eunos Cosmos Navigation), y luego en 1992 (GM GuideStar), se produce el nacimiento del navegador GPS incorporado de serie a los coches: el sistema de navegación de Mazda fue, así, el primero en un automóvil en tiempo real por triangulación de satélites situados en el espacio.

Poco después, en 1997, la marca japonesa Alpine lanza el Alpine CVA-1005, el primer dispositivo multimarca. El dispositivo portátil seguía recurriendo a los CD como sistema de almacenamiento y cualquier usuario podía incorporarlo a su vehículo.

Desde entonces, la tecnología de la navegación GPS ha evolucionado exponencialmente, algo que la estandarización de los smarphone a mediados de la década de los 2000 no hizo sino disparar hasta la actualidad. Y su desarrollo irá aún más allá con la conectividad y la conducción autónoma.

Confía en Autofit

De momento, los cálculos en función del tráfico, incidencias en las vías —accidentes, obras, etc— regulaciones de velocidad… ya son analizadas en tiempo real por los navegadores de última generación con el objetivo de hacer los desplazamientos más cómodos y seguros.

El navegador es un asistente muy útil en nuestro vehículo. No obstante, uses o no navegador, en Autofit te recomendamos que siempre evites las distracciones, efectúes una conducción respetuosa y responsable, y circules con un coche bien mantenido.

Confía en los profesionales de nuestra Red. Trabajamos día a día para seguir siendo tu mejor opción a la hora de reparar o mantener tu coche en perfecto estado.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar

¿Sabías que el navegador del coche tiene más de 100 años?
5 (100%) 1 voto[s]