¿Sabes qué significan los testigos de tu coche?

¿Sabes qué significan los testigos del cuadro de instrumentos de tu coche?Como ya te hemos contado en Autofit, tu coche puede avisarte de algunas averías o fallos no sólo en el motor, por ejemplo, con los calentadores o en la presión del aceite, sino también en los neumáticos. Sin embargo, estas no son las únicas averías de las que puede advertirte, ya que en la actualidad los cuadros de mando de los vehículos incorporan decenas de ‘lucecitas’ o testigos que te ofrecen información sobre un mal funcionamiento.

De momento, y hasta que los vehículos ‘hablen’ esta es la mejor forma de comunicación entre tu coche y tú. Por eso es muy conveniente que conozcas el significado de los distintos iconos luminosos que se encienden o pueden encenderse en el cuadro de instrumentos de tu coche, para que sepas interpretarlos y te evites algún disgusto.

Y es que nuestro coche está lleno de sensores que velan por un correcto funcionamiento de cada uno de sus elementos y estas luces pueden estar avisándonos de algún problema.

¿Y cuántos testigos tiene un coche? Depende. Cuanto más moderno sea, más innovaciones tendrá por lo que irá acompañado de más testigos. También dependerá de si es diésel, gasolina, híbrido, eléctrico…

En general, los indicadores son de color rojo cuando el problema es grave y quieren alertarnos de que no deberíamos continuar la marcha. Si son de color amarillo o ámbar (naranja), informan de un fallo en alguno de los sistemas; pero no siempre será motivo para detenernos. Eso sí, suelen ser un aviso de que debemos revisar ese elemento en un taller de confianza.

Los testigos más comunes

Probablemente, algunos iconos los conoces perfectamente como el que indica que el freno de mano está accionado, o el que indica que una o varias puertas están abiertas (también el capó el portón del maletero) o, al menos, mal cerradas.

Asimismo, es posible que conozcas el de la batería o el del nivel de aceite, pues todos ellos se suelen encender al arrancar, si bien, todos ellos acaban apagándose tras unos segundos una vez que el coche chequea que todos los sistemas funcionan correctamente.

Sin embargo, estos últimos y otros más que mencionaremos más adelante pueden encenderse mientras circulamos, lo que significa un problema del que nos está avisando nuestro coche.

Así, si el testigo de la batería se enciende en marcha o permanece encendido al arrancar, seguramente signifique que el alternador no esté trabajando correctamente. Este dispositivo se encarga de recargar la batería.

Mientras, si se enciende una ‘aceitera’ significa que hay algún problema con el aceite lubricante. Lo más normal es que se muestre de color amarillo si su nivel es incorrecto, mientras que el de color rojo advierte de un fallo de presión o de excesiva temperatura. En este caso deberías parar el vehículo lo antes posible.

Otro de los testigos que quizá conozcas es de indicador de temperatura del motor (un termómetro rojo). Si se ilumina puede ser porque el nivel del líquido refrigerante es demasiado bajo o que haya un sobrecalentamiento del motor. Con este fallo tampoco es aconsejable continuar en marcha.

Por último, otros de los indicadores que conocerás son el que indica que el nivel de combustible ha alcanzado la reserva, el del airbag (si se enciende en marcha indica que alguno podría no funcionar en caso de accidente), así como el de aviso de utilización del cinturón de seguridad.

Testigos relacionados con el motor

Además de algunos de los ya mencionados (nivel o presión de aceite, temperatura del motor, batería) existen otros testigos que nos advierten de alguna anomalía en el motor.

Entre ellos está el indicador de avería del motor (suele representarse con un motor amarillo —tiene aspecto de un minisubmarino—). Cuando se enciende este testigo alerta al conductor de alguna avería o fallo en la gestión del motor, sistemas de inyección, encendido o escape. Si se enciende mientras circulamos debemos acudir a un taller inmediatamente donde podrán  conectar el coche a una máquina de diagnosis y detectar la causa concreta.

Un icono similar, aunque con algún símbolo en su interior (una exclamación, un rayo…) nos indica, por su parte, un fallo del sistema de control de gases de escape. Si se enciende, nos está indicando que el motor está en modo de emergencia —notaremos una pérdida de potencia y que el vehículo no superará las 2.000 rpm—.

Si el vehículo no muestra un comportamiento anormal podremos continuar la marcha hasta el taller más cercano, siempre que el vehículo no dé tirones, mantenga una correcta temperatura del motor y podamos mantener una velocidad adecuada a la vía por la que circulamos.

En coches con motor diésel, también tendremos, como ya hemos dicho, el avisador de precalentamiento del motor. Este testigo (representado con una espiral en rojo o amarillo) se enciende al conectar el vehículo y se apaga a los pocos segundos. Si una vez que se ha iniciado la marcha el testigo comienza a parpadear debemos acudir a un taller.

Testigos de advertencia

Entre los testigos de advertencia más comunes (normalmente todos amarillos) tenemos el del ABS , el del control de tracción y/o estabilidad o el de presión de los neumáticos —una o varias cubiertas circula con presión inadecuada—.

También son testigos amarillos los que indican que las luces antiniebla (delanteras y/o traseras) están encendidas (y que deben apagarse cuando no se dan las condiciones de baja visibilidad).

En esta categoría de testigos también podemos encontrar el que incorporan ya muchos coches y que advierte de un nivel bajo del líquido limpiaparabrisas.

Asimismo, en los vehículos con sistema de escape SCR, tendremos el testigo de Adblue que nos indica un nivel bajo de este fluido, por lo que se trata de un problema leve, pero que nos obligará a detener el vehículo de una manera segura para reponer este líquido.

Mientras, otro de los testigos relacionados con el motor, aunque menos común es el advertencia de que el sistema Start-Stop —en vehículos con esta tecnología— ha sido desactivado por el conductor o no está disponible por alguna causa.

Otros testigos

También existen luces de otros colores (azul, verde, blanco…) que son de tipo informativo y en ningún caso tienen que preocuparnos. Hablamos, por ejemplo, de las que se muestran cuando tenemos las luces de corto alcance o de cruce (verde) y/o largo alcance o de carretera (azul) conectadas; así como otras como la de descanso recomendado (blanco).

También es de color verde, por ejemplo, el que nos advierte de pisar el freno para arrancar en coches automáticos. También suele serlo el que indica que el control de crucero está conectado.

Confía en Autofit

Debes tener en cuenta que estos testigos no están estandarizados y que cada fabricante los puede representar de distintas formas (si bien algunas son bastante comunes). Por eso, conviene que, una vez has adquirido tu vehículo, consultes el manual que le acompaña pues allí encontrarás toda la información que necesitas para conocer el significado de los testigos que incorpora tu coche.

En cualquier caso, ante la más mínima duda acude a un taller. Allí podrán comprobar de qué problema esté advirtiéndote el testigo que se haya encendido y podrán solucionar el problema. Y recuerda, en la nueva ITV, ya en vigor, podrán detectar si algún testigo ha sido anulado de forma fraudulenta, así que evita estas prácticas que, además de ilegales pueden poner en peligro tu seguridad, el medioambiente..

Confía en los profesionales de Autofit para mantener o solucionar cualquier problema que pueda surgir en tu coche. Los talleres de nuestra Red trabajamos día a día para ser tu mejor opción cada vez que tengas que reparar o efectuar una operación de mantenimiento a tu vehículo.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar

¿Sabes qué significan los testigos de tu coche?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad