En un post anterior, en Autofit ya te contamos qué es el AdBlue y su función en la reducción catalítica selectiva (sistema SCR) que ya utilizan un buen número de motores diésel para cumplir con la normativa Euro 6. Esta norma significó una nueva ‘vuelta de tuerca’ con la que la Unión Europea trataba de reducir la contaminación derivada del tráfico rodado, ya que establecía que todos los turismos que salieran a la venta a partir del 1 de septiembre de 2015 deberían tener unas emisiones contaminantes inferiores a 80 mg/km.

El AdBlue es un líquido alcalino obtenido a partir del gas natural, disuelto en una solución acuosa de urea al 32,5%, que es inyectado en el flujo de escape antes de que los gases pasen por el catalizador y que reduce hasta el 90% los óxidos de nitrógeno contenidos en los gases de vehículos diésel. Además, optimiza las emisiones de CO2, produce una ligera mejora en el consumo de combustible y elimina el 99,9 % de las partículas nocivas.

De este modo, este aditivo es una parte esencial del sistema SCR,, una tecnología desarrollada por los fabricantes de vehículos para poder cumplir con las estrictas normas en cuanto a emisiones de óxidos nítricos. Así, los fabricantes de vehículos —Audi (Clean diesel) PSA (Blue HDI), Mercedes (BlueTEC), Nissan, BMW…— fueron adaptando su oferta a la llegada de esta norma con el fin de seguir vendiendo vehículos impulsados por gasóleo.

¿Qué es el sistema SCR?

Así funciona el sistema SCREl sistema SCR produce una reacción química selectiva, pues entre todas las partes integrantes de los gases de escape, solamente se reducen los óxidos nítricos. Esta tecnología funciona de la siguiente manera:

Los catalizadores de reducción SCR alcanzan su temperatura de funcionamiento a unos 200ºC. La bomba succiona el agente reductor AdBlue y lo bombea con una presión de unos 5 bares hacia el inyector del sistema. La unidad de control del motor (UCE o ECU) es la encargada de controlar al inyector, el cual inyecta una dosificación en el tubo de escape.

El agente reductor es arrastrado por los gases de escape, diluyéndose uniformemente con ayuda del mezclador. De camino hacia los catalizadores de reducción, el denominado tramo de hidrólisis, el agente reductor se descompone en amoniaco (NH3) y dióxido de carbono (CO2). En los catalizadores de reducción el amoniaco reacciona con los óxidos de nitrógeno, convirtiéndose en nitrógeno y agua. La eficacia del sistema SCR es recogida por el sensor de NOx.

Para calcular la cantidad inyectada de AdBlue, la unidad de control tiene en cuenta parámetros como el estado operativo del motor, la temperatura de los gases de escape y el porcentaje de
Nox contenido en los gases de escape.

El agente reductor precisa de un pequeño depósito adicional y su consumo medio se sitúa en torno a un 3% del de combustible.

¿Cómo sé si mi coche necesita AdBlue?

Los normal es que al adquirir el vehículo ya te adviertan de la incorporación de esta tecnología en tu vehículo. Además, los depósitos de AdBlue se encuentran en lugares muy visibles como el maletero o junto a la boca del depósito del combustible. Estos depósitos cuentan con una capacidad que varía dependiendo del modelo entre 10 y 32 litros—.

¿Cuánto AdBlue consume mi vehículo? En coches medianos se emplea aproximadamente 1 litro de AdBlue cada 1.000 km y esto aumenta según el tamaño. Para monovolúmenes el consumo aumenta a 1,5 litros a los 1.000 km y para grandes SUV podría ir a mucho más.

¿Qué pasa si me quedo sin AdBlue?

En la mayoría de casos, el AdBlue está calculado para que dure el intervalo entre las revisiones oficiales del coche (unos 20.000 km por término medio, aunque dependerá del modelo y del fabricante). Sin embargo, si se encendiera el testigo en el cuadro de instrumentos, puedes realizar una ‘rellenado de emergencia’ en cualquier gasolinera, pues muchas disponen de surtidores específicos o bien venden garrafas con este liquido. Eso sí, debemos tener cuidado al realizar el rellenado pues se trata de un líquido muy corrosivo, así que evita el contacto con las manos (usa guantes) o la ropa.

De todos modos, es aconsejable que, tras realizar esta operación acudas a un taller por si el consumo excesivo de AdBlue tuviera que ver con algún otro problema en el sistema. Si bien el sistema en sí no genera averías, sí pueden aparecer fallos en el inyector de urea, la unidad de control o en los sensores de nivel del depósito. Además, conviene conectar el coche a una máquina de diagnosis para resetear el contador del calculador eléctrico de la centralita que gobierna el sistema SCR.

Lo normal es que puedas circular sin problemas aunque tengas el depósito de AdBlue vacío si bien debes tener en cuenta que podrían llegar a multarte por los niveles de emisiones (algo muy poco habitual). Lo que sí es más que probable es que no pasaras la ITV.

Por otro lado, algunos modelos pueden sufrir alguna pérdida de potencia o prestaciones sin AdBlue. Asimismo, algún sistema SCR ha sido diseñado para no permitir el arranque una vez hayas circulado sin el líquido durante unos kilómetros. Si te ha pasado esto, no te preocupes, rellena el depósito de AdBlue de tu coche y se solucionará el problema.

¿Y si me equivoco de depósito?

Si al repostar AdBlue lo introduces en el depósito del diésel, deberás actuar al igual que en el caso de repostar combustibles equivocados: no enciendas el motor. Dependiendo de la cantidad de líquido y de lo lleno que estuviese el depósito de combustible, se pueden producir averías muy graves. Para resolverlo deberás acudir a un taller donde vaciarán el depósito y se desharán de la mezcla de gasoil y AdBlue.

Por otro lado, si lo que haces es introducir diésel en el depósito de AdBlue: una vez más, no enciendas el motor. Una gota de diésel es más que suficiente para contaminar un tanque de hasta 20 litros de AdBlue. Si el líquido se ha contaminado, el sistema SCR podría fallar y un problema en el catalizador puede derivar en una costosa avería.

Confía en Autofit

Desde Autofit, te recordamos la importancia de llevar siempre a punto tu vehículo. Además de vigilar cada cierto tiempo la presión de los neumáticos o los niveles de líquidos como el refrigerante o el del limpiaparabrisas, es fundamental que realices la revisión periódica de tu coche para sustituir o reponer elementos como el AdBlue cuando sea necesario. Confía en los profesionales de nuestra red de talleres que trabajan para que tu coche circule siempre en óptimas condiciones.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar