¿Sabes qué es la amaxofobia?¿Eres de los que disfrutas conduciendo o, por el contrario, ‘sufres’ cada vez que tienes que ponerte al volante? Si eres conductor o conductora novato es lógico que sientas cierta ansiedad al principio, ya que se abre ante ti un mundo completamente desconocido. Ten en cuenta que a todos nos ha costado habituarnos al coche nada más sacarnos el carné, pero luego es como montar en bicicleta. Eso sí, nunca has de perderle el respeto a la carretera.

Sin embargo, si hace años que conduces y te da miedo ponerte al volante de un vehículo, tienes sudores, dolor de estómago o pesadillas antes de conducir es probablemente que sufras amaxofobia o miedo a conducir. Según el Diccionario de la Real Academia Española, amaxofobia es “la fobia a conducir un vehículo o a viajar en él”.

El miedo es una emoción más que nos permite adaptarnos y poner en marcha un mecanismo de supervivencia que prepara al individuo para responder ante situaciones adversas. En este sentido, es normal y beneficioso. Sin miedo aparecería la temeridad.

No obstante, cuando la emoción asociada al miedo aparece distorsionada, exagerada y no controlada, la ansiedad será excesiva y se producirá la evitación de la situación temida (en este caso conducir). Así una persona puede ver peligros reales o imaginarios que están más allá de lo probable y posible, lo que le genera un gran sufrimiento que le afecta a su día a día.

¿Es normal sufrir amaxofobia?

Aunque nos pueda parecer una patología “menor”, los datos son concluyentes: más de un cuarto de la población española con carné de conducir padece amaxofobia, un 28% en total. Por lo tanto, queda claro que no es un problema menor, y por ello la Fundación CEA (Comisariado Europeo del Automóvil), en colaboración con Skoda, acaba de presentar un estudio que analiza las causas y las posibles soluciones para la “fobia sobre ruedas”.

El estudio se ha realizado sobre 171 personas que reconocen padecer fobia, en mayor o menor medida, a ponerse al volante de un coche. Y estas son los datos más interesantes que arroja el citado estudio. La amaxofobia tiene más incidencia en mujeres (55%) que hombres (45%). • En cuanto a edades, los hombres tienden a padecer de amaxofobia a edades más tardías (49,3% con 60 o más años), mientras que las mujeres la experimentan sobre todo entre los 40 y los 49 años (35,1%).

Entre los encuestados, un 56,1% declaró que, a pesar del miedo a ponerse al volante, conduce habitualmente, mientras que un 21,1% no lo hace en absoluto. De este último porcentaje, el 18,1% son mujeres y el 2,9%, hombres. Y además, estas personas a las que les vence el miedo a los coches, pertenecen en su mayoría al segmento de edad entre los 40 y los 49 años (33,3% mujeres y 11,1% hombres). De los encuestados que declaran no ser capaces de conducir, nada menos que un 41,7% hace más de diez años que no se ponen a los mandos de un coche.

¿Qué produce más miedo?

Por lo que se refiere a la ansiedad que pueda provocar el tipo de vía por el que se circula, la palma se la llevan autovías y autopistas, con un 34,7% de los encuestados especialmente preocupados cuando circulan por ellas. Les siguen, con un 14,3% cada una, tanto las vías desconocidas como las urbanas.

En cuanto a las circunstancias espacio-temporales, los encuestados expresan mayor miedo a conducir con condiciones climatológicas adversas (50%), seguidas de conducción nocturna (32,9%).

Cuando el factor es el tipo de vehículo, a las mujeres que declaran padecer amaxofobia les da igual el tamaño (20%), mientras que el porcentaje más alto de hombres (18%), expresan más miedos en coches pequeños.

Otro dato curioso es que, si hablamos de compañía dentro del coche, los encuestados declaran sentir más miedo si viajan solos (38%), que si, por ejemplo, viajan con niños (26,6%).

¿Y por qué surge la amaxofobia? La causa principal a este miedo a conducir es el haber sufrido un accidente hace más de un año (24,2%), seguido por la forma de conducir de los demás (18,7 %), y el reconocimiento de tener poca pericia al volante (17,5%).

Del total de encuestados, el 57,3% reconoce no haber buscado ayuda de especialistas para vencer sus miedos. El resto ha pedido ayuda en autoescuelas (43,2%, sobre todo mujeres) y a psicólogos (también un 43,2%, en su mayoría hombres).

¿Tiene cura la amaxofobia?

El sentimiento más intenso de las personas que sufren amaxofobia es la incomprensión por parte de los demás: no les resulta fácil explicar la angustia que sufren. Ante el temor a enfrentarse esa incomprensión, la persona con fobia a conducir se ve obligada a esconder sus dificultades, buscando pretextos o excusas para justificar la conducta de manera socialmente aceptable.

Sin embargo, si sufres amaxofobia, no te preocupes: tiene cura. En la actualidad, los expertos señalan que el tratamiento que se ha demostrado más eficaz es la ‘terapia de exposición’. En ella, el paciente se va enfrentando progresivamente a la situación o situaciones del tráfico que le producen temor, hasta superarlo.

También la ‘desensibilización sistemática’ similar a la exposición, pero en la imaginación, y la ‘terapia cognitiva’. Asimismo, algunas técnicas de relajación y respiración son de mucha utilidad para aliviar los síntomas.

Confía en Autofit

Si te sientes identificado o identificada con los que sufren ese miedo irrefrenable a conducir, no te preocupes. Ya ves que tiene solución. Seguro que, con un poco que pongas de tu parte, podrás superar la amaxofobia. Desde Autofit estamos convencidos de que conducir un coche bien mantenido, en buenas condiciones, te ayudará a estar más seguro al volante.

Confía a los profesionales de Autofit el cuidado de tu coche. Nuestros expertos trabajan día a día para ser siempre tu mejor opción a la hora de reparar o realizar cualquier operación de mantenimiento en tu vehículo.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar

¿Sabes qué es la amaxofobia? Quizá la sufras y no lo sepas