¿Sabes qué es el sistema de frenada de emergencia autónoma y por qué Euro NCAP lo está poniendo a prueba?El sistema de frenada de emergencia autónoma, conocido como AEB (Autonomous Emergency Braking), es un sistema inteligente de seguridad activa destinado a evitar una colisión inminente. ¿Que cómo lo hace? Sin que sea necesaria la intervención del conductor, aumenta la presión de frenado ante una situación de emergencia ayudándose de tecnologías como radar, ultrasonidos, sensores etc. para identificar los obstáculos susceptibles de producir una colisión con el vehículo. Estos obstáculos no tienen por qué ser necesariamente otros vehículos, sino que contempla también objetos (piedras, árboles caídos sobre la vía…) o animales y personas.

El funcionamiento óptimo del sistema de frenada de emergencia autónoma es en entorno urbano y a velocidades reducidas, ya que el sistema “escanea” todo lo que está a nuestro alrededor, a 10 metros como mucho. Es una gran ayuda para evitar colisiones por despistes o por alcance.

Seguridad vial, también pensando en el peatón

Ahora, la organización europea  Euro NCAP quiere ir un paso más allá y está realizando test de Frenada de Emergencia Automática con idea de ayudar a consumidores y fabricantes a decidir qué sistema funciona mejor. Las pruebas buscan la detección automática de la presencia de un peatón, así como por supuesto evitar la colisión con dicho viandante. Toda una innovación: hasta ahora no se habían realizado en el mundo test y pruebas de este tipo teniendo en cuenta la perspectiva del peatón.

Y es que los avances en seguridad vial y en tecnologías aplicadas a la misma cada vez van más allá, y la tendencia actual es pensar también en las necesidades de peatones, ciclistas y motoristas y en cómo evitar muertes de estos usuarios de la vía debidas a colisiones con automóviles.

Las mejoras en la protección de conductores y pasajeros han contribuido a rebajar el número de muertes en la carretera en Europa durante los pasados 20 años. Las necesidades ahora pasan por nuevas tecnologías en los automóviles para reducir también el número de peatones, ciclistas y motoristas que son alcanzados en accidentes de tráfico.

En ese sentido, algunos estudios realizados en diferentes países europeos, apuntan a que la estandarización de sistemas automáticos de frenada de emergencia podrían ayudar a evitar uno de cada cinco accidentes fatales con resultado de atropello a un peatón, ya que la mayoría de estos incidentes son debidos a fallos en la frenada o a que el conductor frenó demasiado despacio o demasiado tarde tras una distracción o la aparición inesperada de una persona.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar