«Va a todos lados picando biela» ¿Has escuchado alguna vez esta expresión? En muchas ocasiones podemos escucharla en conversaciones cuando alguien se refiere a otra persona que suele ir demasiado rápido o que arriesga en exceso con su vehículo. Pero ¿qué es el picado de biela?

Si preguntaras por ahí, muchos no sabrían qué es. Otros darían las definiciones más variopintas. Sin embargo, en Autofit vamos a referirnos al picado de biela como ese fenómeno que se produce en los motores de combustión y que puede, incluso, llegar a destrozar su mecánica. Hasta tal punto es grave, que desde hace varias décadas todos los motores equipan un sensor que lo detecta y trata de evitarlo.

¿Qué es el picado de biela?

En los motores de combustión se produce una explosión de la mezcla de aire/combustible cuando el pistón llega al final de su recorrido. Esa combustión produce una expansión de los gases que empuja el pistón hacia abajo en el siguiente ciclo de su recorrido, produciendo el movimiento del motor.

Pues bien, el picado de biela se produce cuando esa combustión se realiza demasiado pronto y la fuerza de la expansión empieza a empujar el pistón hacia abajo antes de que llegue al final de su carrera.

El efecto es como si un enorme martillo golpease directamente el pistón y le obligase a bajar antes de terminar de subir. Esto somete a unos esfuerzos tremendos al propio pistón, pero sobre todo a la biela y al cigüeñal y los casquillos, que pueden quedar destrozados.

Por eso, es muy importante que, en caso de producirse, acudas a tu taller de confianza, a tu taller Autofit. Los profesionales de nuestra Red trabajan día a día para seguir siendo tu mejor opción a la hora de reparar o mantener tu vehículo.

¿Qué lo provoca?

El picado de biela puede producirse por varios motivos. El más frecuente en los motores de gasolina es un mal ajuste del punto de encendido. La chispa salta demasiado pronto y se desencadena el picado de biela.

En la actualidad los motores de gasolina tienen un sistema de control de la inyección y el encendido que hace que esto sea poco probable, ya que se puede variar el punto de ignición según convenga, pero en los motores más veteranos sí se puede desajustar el punto de encendido.

El otro motivo que produce el picado de biela es una mala calidad del combustible, que hace que explote antes de que llegue a saltar la propia chispa. Los motores detectan ese picado de biela y lo que hacen es enriquecer la mezcla para reducir la temperatura en la cámara de combustión y evitar el autoencendido.

Otra causa del picado de biela es una mezcla pobre que eleva la temperatura en el cilindro y hace que la mezcla se inflame antes de lo necesario.

Es más, en los motores diésel el picado de biela suele producirse por un desgaste o defecto en los inyectores o problemas de presión de inyección.

Por último, unas bujías en mal estado o inapropiadas también puede provocar el picado de biela al acumular demasiado calor en la bujía de encendido.

¿Cómo lo evitan los coches modernos?

Gracias a la implementacion cada vez mayor de la electrónica en los vehículos modernos se ha colocado una pieza que juega un papel fundamental en este aspecto evitándonos problemas. Esta pieza se llama sensor de detonación, sensor de picado o ‘Knock sensor‘ en ingles.

Este sensor piezoelectrico tiene un funcionamiento similar a un micrófono informando en todo momento a la centralita de las detonaciones producidas y de posibles picados de bielas.

La centralita actúa tratando de evitar este problema, variando la mezcla, la presión del turbo y el punto de encendido. En algunos casos puede mostrar un fallo en el cuadro advirtiéndonos que algo no marcha bien.

Cómo detectar el picado de biela

En los coches más veteranos, es más evidente el picado de biela y suele suceder cuando vamos en marchas largas, muy bajos de revoluciones y pisamos a fondo el acelerador. El sonido del motor cambia y se oye un repiqueteo metálico.

En este caso, debes bajar una o dos marchas para subirlo de revoluciones y así evitar el picado. Y si tu coche continua picando biela de forma frecuente, acude a tu taller de confianza inmediatamente para ponerlo a punto.

Mientras, si en un coche moderno se oye claramente el picado de biela, es fundamental acudir al taller para solucionar el problema. Sin duda es más barato reparar el fallo que provoca el picado de biela que sus consecuencias.

Recuerda, además de comprobar el estado de las bujías y de usar un buen combustible, para evitar el picado de bielas conviene que circules con el motor a un régimen de revoluciones adecuado para evitar que se acumule carbonilla en la cámara de combustión (¿recuerdas el post sobre las consecuencias de practicar una conducción ‘eficiente’ incorrecta?).

 

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar