¿Sabes por que las matrículas no incluyen vocales?Seguro que no es la primera vez que te fijas en las matrículas de los demás vehículos, pensando en cuál será la próxima, imaginándote combinaciones inverosímiles o incluso cuál sería la perfecta para ti. El Documento Nacional de Identidad es a las personas, lo que la matrícula representa para los coches ¿recuerdas cual es la de tu coche?

Lo recuerdes o no lo importante es que no olvides llevarlo siempre bien mantenido. Y para el mejor cuidado de tu coche, tu mejor opción son los talleres Autofit, donde encontrarás los mejores profesionales. Encuentra tu Autofit más cercano.

Más de un siglo de historia

En España, las matrículas tienen más de 100 años de historia, por lo que no siempre han sido iguales. Concretamente, nacieron en 1900, al aprobarse el “Reglamento para el Servicio de Coches Automóviles por las Carreteras del Estado”, que permitió que se matriculase el primer vehículo, un Clement que recibió la matrícula PM-1.

El material utilizado para su confección también ha evolucionado. Así, las primeras matrículas eran de chapa con los números pegados. Luego llegarían las de aluminio por su facilidad para moldear el relieve de la numeración. Ya en 2012 se introducen las placas de metacrilato.

Evolución de las matrículas

El primer sistema utilizado, el llamado provincial numérico, que estuvo vigente hasta 1971, se componía de una, dos o incluso tres letras (acabaron en desuso) que representaban la provincia de matriculación, seguidas de una serie consecutiva de hasta seis cifras. Por ejemplo: AV–1234.

En 1971, se cambió al sistema provincial alfanumérico, que consistía en 1 o 2 letras correspondientes a las iniciales de cada provincia y 4 cifras numéricas consecutivas del 0000 al 9999. En caso de coincidencia en la inicial del nombre, la provincia con mayor población era la que portaba una única letra (por ejemplo, M para Madrid y MA para Málaga; B para Barcelona y BA para Badajoz; V para Valencia y VA para Valladolid; Z para Zaragoza y ZA para Zamora…).

Para completar la serie, se añadía una letra final que cambiaba siguiendo el orden alfabético. Cuando se alcanzaba la Z, se añadía una segunda letra. Por ejemplo: M–1234–AB.

El sistema actual

Este sistema estuvo en vigor hasta el año 2000 cuando Madrid estaba próximo a alcanzar la ZZ (la última fue M-6814-ZX). El nuevo sistema eliminó la referencia a la provincia de  matriculación del vehículo, adjudicándose las matrículas por un sistema único en toda España. Así, era imposible saber dónde se había matriculado el vehículo, con lo que se evitaban problemas a la hora de, por ejemplo, vender un vehículo en el mercado de segunda mano.

En su lugar, todas las matrículas españolas incorporaron una E con la bandera europea. Se introdujo así un sistema de matrículas de 4 cifras y 3 letras (sólo consonantes). Por ejemplo: 1234–BCD. Este sistema permite un total de 80.000.000 de matriculaciones, y al ritmo actual todavía debería tardar unos 40 años en agotarse.

La última novedad en este sistema ha sido la introducción de las matrículas con fondo azul para la ubicada en la parte posterior para los vehículos de transporte de viajeros (taxi, VTC…) que, desde el 1 de agosto de 2018, son obligatorias para los de nueva matriculación.

El resto de vehículos, matriculados con anterioridad a la entrada en vigor de esta nueva Orden Ministerial, tenían un plazo de un año —es decir, hasta el 1 de agosto de 2019— para sustituir su placa trasera blanca y letras negras por la de fondo azul y letras blancas.

Combinaciones y letras ‘prohibidas’

En todos estos sistemas, no todas las letras se han utilizado. En el sistema vigente desde 1971 se evitaron la A, la E o la O como segunda vocal en la combinación de dos letras que seguían a los cuatro números (había coches AH pero no HA o EH pero no HE) para evitar confusiones con los distintivos provinciales.

Asimismo, también se obvió el uso de la Ñ (porque podía confundirse con la N) o la Q (que en la distancia podía parecer una O), y así evitar conflictos en la identificación de un vehículo.

Del mismo modo, en el sistema actual el uso de las vocales se ha eliminado completamente para eludir coches con matrículas con palabras como ‘ANO’, ‘PIS’ o ‘PEO’, u acrónimos como ‘ETA’, ‘FBI’, ‘ONG’…

Otras matrículas

Policía Nacional, Guardia Civil, las Policías autonómicas… tienen matrículas propias. También, los distintos ejércitos (Aire, Tierra, Armada), el Parque Móvil del Estado, el Cuerpo Diplomático (que también siguen su propia numeración), los Vehículos Especiales, los vehículos históricos… Así como la tuvieron el Ministerio de Obras Públicas, el Parque Móvil Ministerial…

Un caso especial es el de la Casa Real pues a sus coches se les permite circular con matrículas que no tienen numeración si no que llevan como identificativo una corona.

Además, existen otras como las de carácter provisional o temporal (con fondos verde o rojo); o destinadas a vehículos de diferente índole (ciclomotores, remolques…).

¿Multas por culpa de las matrículas?

Sí. Manipular la matrícula o no llevarla en buen estado puede ser motivo de sanción. En concreto, Tráfico te puede multar por dos aspectos: manipular la placa de matrícula (infracción que supone una multa de 6.000 € y la retirada de 6 puntos del carné) o por circular sin placa, llevarla no visible o no legible (que conlleva 200 € de multa).

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar