bomba de agua

La bomba de agua es un componente vital en el vehículo ya que se encarga de mantener, junto con el radiador y el termostato, la temperatura óptima con la que debe trabajar el motor.

La bomba de agua es el núcleo del sistema de refrigeración de tu vehículo, que junto con el radiador y el termostato forman el sistema de refrigeración. Se tarea es la de bombear agua y anticongelante continuamente al motor del vehículo para que éste no se sobrecaliente y muchas veces no se le presta toda la atención que se merece.

Como ya hemos dicho, es la encargada de hacer circular el líquido de refrigeración por el interior del sistema de refrigeración del coche y está compuesta por una hélice colocada en un cárter y conectada a una polea mediante un eje montado sobre un rodamiento. Este eje armado y el cierre son los elementos más importantes de la bomba de agua ya que de ellos depende la estanquidad.

Si la bomba de agua pierde líquido o si hay algún rodamiento defectuoso el circuito de refrigeración del motor deja de hacer bien su función y se puede llegar a sobrecalentar el motor.

¿Qué averías puede tener la bomba de agua?

Las principales averías de la bomba de agua del motor están relacionadas con las pérdidas de líquido refrigerante y pueden desembocar en fallo motor o rotura de la correa de distribución. La pérdida del fluido refrigerante puede deberse a un fallo en las juntas, en el eje o a que se haya roto alguna paleta de la hélice.

¿Cuándo acudir al taller?

  • Goteo del líquido refrigerante
  • Ruidos metálicos cuando el motor está a ralentí
  • Fugas alrededor de la bomba de agua y las juntas
  • Si la luz de advertencia del termostato se enciende
  • Si el aire acondicionado no te funciona bien

Estas son algunas de las señales que indican que la bomba de agua está dañada. Así que si percibes alguna de estas señales acude a tu taller Autofit más cercano para que revisen el coche y localicen y reparen las posibles averías.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar