Conducir sobre hielo y nieve

Asegúrate de que tu cohe está a punto para la llegada de la nieve.

La nieve ya ha comenzado a asomarse a lo alto de nuestras montañas y, dependiendo de la zona en la que vivas, puede ser ya una compañera más o menos habitual en tus trayectos al volante. Por eso, nada mejor que compartir unos buenos consejos para conducir sobre hielo y nieve esta temporada.

El primero de ellos, que revises el estado de mantenimiento de tu coche para asegurarte de que todos sus componentes están en buen estado de revista.

Consejos para conducir sobre hielo y nieve

  • Coche y automovilista ha de estar en buenas condiciones: Por eso, vamos a empezar por ti y tus aptitudes. Si estás cansado, no es buena idea que te enfrentes a largos trayectos: la concentración necesaria será mayor y muy recomendable que las paradas sean más frecuentes.
  • Controla la velocidad: La nieve y el hielo complican el agarre de tus neumáticos. Adapta la velocidad al firme y minimiza las posibilidades de perder el control o la adherencia. ¿Otra buena opción? Montar neumáticos de invierno.
  • Anticípate: Trata de hacer los movimientos con la máxima antelación posible para evitar situaciones de riesgo. Pero, sobre todo, que sean movimientos suaves: recuerda que el riesgo de deslizamiento es mayor. Recuerda: acelera, frena y gira con antelación, y de forma progresiva.
  • Cuidado al girar el volante: Trata de evitar así que se produzca el subviraje (el coche desliza del eje delantero y tiende a seguir recto). Lo mejor, movimientos delicados, mínimos giros de volante y trazadas abiertas, si es posible. Si notas que pierdes el control, trata de aminorar la velocidad y endereza suavemente el volante hasta recuperar adherencia para rectificar tu trayectoria.
  • Usa el freno motor: Cuando sea posible, utiliza el freno motor para evitar reducir la velocidad usando el pedal del freno. Si te ves obligado a hacerlo, manten recta la dirección para evitar cambios de trayectoria involuntarios.
  • Señalización: Es importantísimo que los dispositivos de señalización funcionen correctamente. Señaliza tus maniobras con antelación, utiliza las luces de cruce y, si es necesario, las luces antiniebla.
  • Mira por donde circulas: Evitas las roderas, en las que la nieve compactada tiende a helarse, y huye también de las manchas de color oscuro en la carretera, indicativo de hielo, sobre el que la adherencia es aún menor que sobre la nieve.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar