alternador

Actualmente la mayoría de los vehículos cuentan con un gran número de componentes que necesitan alimentación eléctrica y que de no ser por el alternador, no podrían funcionar.

Si tuviéramos que destacar algún componente del vehículo sobre los demás, lo tendríamos difícil. Pero podríamos decir que el alternador es una de esas piezas imprescindibles en nuestro coche. Su función es la de transformar la energía mecánica en energía eléctrica y, además, es el responsable de almacenar esta energía en la batería. ¡Casi nada!

Actualmente, la mayoría de los vehículos cuentan con un gran número de componentes que necesitan alimentación eléctrica y que, de no ser por los alternadores (y las baterías), no podrían funcionar.

Partes y funcionamiento de un alternador

Rotor: es la parte móvil del alternador, formada por un electroimán que recibe corriente del regulador, a través de los anillos que están en el eje. Este electroimán produce un campo magnético con el cual reaccionan las bobinas del estator produciendo corriente eléctrica.

Estátor: es la parte fija sobre la que se encuentra el bobinado trifásico. Éste puede estar constituido en estrella o en triángulo.

Regulador: es el encargado de mantener una tensión máxima de salida del alternador de 14,5 voltios y regular los amperios que necesita la batería.

Polea: es la que recibe la fuerza mecánica procedente del motor de combustión a través de la correa, ya sea del alternador o de los accesorios (compresor, alternador, bomba de aceite y bomba de agua), que generalmente es en v. Está sujeta al eje del rotor.

Puente rectificador de diodos: es el elemento encargado de rectificar la corriente alterna que se produce en el alternador haciendo que se convierta en corriente continua, que es el tipo de corriente con el que se mueven los elementos eléctricos y electrónicos del automóvil.

Cuando se pone en marcha el coche, la bobina rotor del alternador es alimentada con corriente, y cuando ésta comienza a girar es cuando comienza a genera energía. Una vez arrancado el motor, el regulador se autoalimenta con la energía que produce el componente estrella de este post.

Averías del alternador

Cuando el alternador no funciona correctamente, generalmente notarás un bajo rendimiento de todos los dispositivos eléctricos del coche. A la hora de poner en marcha el vehículo, quizás se mantenga encendida la luz del salpicadero, lo cual es indicativo de que la batería o el propio alternador están fallando.

Si la luz se enciende y se apaga de forma rápida e irregular es porque hay un fallo en el regulador, y por tanto hay una falta de carga, o bien que los diodos están perforados en el puente rectificador con lo que estaríamos obteniendo corriente alterna.

En cualquiera de los supuestos, la mejor opción es acudir a alguno de los talleres de la red Autofit para que sus profesionales realicen un chequeo completo del vehículo y puedan solventar o evitar sus averías. ¡No lo dudes!

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar