¿Qué pasa si el tubo de escape hace ruido?

¿Qué pasa si el tubo de escape hace ruido?El sistema de escape de los vehículos propulsados por un motor de combustión interna es el conjunto de tubos o conductos que permiten a los gases de la combustión del motor salir al exterior.

Desde el colector de escape, pasando por el filtro antipartículas, el catalizador, hasta el tubo o tubos de escape visibles en la parte trasera del vehículo, el sistema está compuesto de un buen número de componentes que formarían el ‘tubo de escape’ de nuestro coche.

En Autofit, ya te hemos contado la función de algunos de los componentes de este sistema, que también incluye la válvula EGR o la sonda lambda. Sin embargo, en este post nos vamos a detener en el sistema de ‘tubos’ que componente dicho sistema y que también son susceptibles de averiarse.

Y es que un problema relativamente habitual que podemos tener en nuestro coche puede estar en el tubo de escape, pieza imprescindible para el buen funcionamiento del motor.

¿Qué puede fallar en el tubo de escape?

El tubo de escape es un componente que, con el paso del tiempo, se deteriora y oxida, dando lugar a roturas. De este modo, una rotura del tubo de escape la deberíamos de notar bien, ya que produce un ruido característico.

En este sentido, además de los diversos tubos que van uniendo las distintas piezas, y que pueden sufrir oxidación o perforaciones que reduzcan su rendimiento y aumenten el ruido emitido, existen dos elementos fundamentales: el silenciador intermedio y el silenciador trasero o posterior.

Estos elementos minimizan el sonido de las explosiones en el motor de nuestro coche. Consisten en un “laberinto” de circuitos que hace que las ondas de sonido reboten y se disipen antes de salir por el final del tubo.

Los sistemas de escape de serie están bastante limitados para asegurar la eficiencia de combustible y el sonido de los coches. Así, hay conductores que optan por una opción de ‘competición’, que suele suponer una mejora de entre un 10 y un 20% de los caballos del motor, pues facilita la ‘respiración’ del motor. Eso sí, ten en cuenta que deben ser siempre piezas homologadas para tu coche, para evitar problemas a la hora de pasar la ITV.

¿Por qué puede averiarse el tubo de escape?

El escape se puede romper por varios motivos. Para empezar, es más probable que el escape se deteriore en zonas donde es necesario ‘abusar’ de la sal en la carretera para evitar las heladas de invierno.

Sin embargo, ese no es el motivo principal por el que se daña el escape. Principalmente, se puede dañar por la condensación de agua en su interior. Por esta causa, el escape se va oxidando poco a poco hasta que se rompe, normalmente por alguna de las soldaduras que tiene.

Es importante tener el tubo de escape en buen estado. Si lo tenemos roto, nuestro vehículo no pasará la ITV, debiendo volver a pasarla, incluyendo la prueba de gases, que queda invalidada debido al estado del tubo de escape.

¿Es normal que el tubo de escape haga ruido?

No. La función de un tubo de escape es sencilla: evitar que los gases se acumulen en el motor y reduzcan su eficiencia a la hora de trabajar. También cumple requisitos de seguridad, evitando que los gases pasen al habitáculo e intoxiquen a los pasajeros.

Pero, además, reduce el sonido del motor, que no dejan de ser son explosiones contenidas en una caja de metal. Por eso, si el tubo de escape hace ruido es probable que se haya producido una rotura en alguna parte del tubo de escape.

Asimismo, también puede producirse ruido si alguna de las juntas del tubo de escape está floja y emita un ruido diferente al que se producía antes y llevemos el tubo con holgura. De igual forma, si tenemos una avería en el catalizador, también notaremos un ruido extraño en el tubo de escape.

Lo más común es que notes un ruido metálico, como a ‘lata’ que puede ser más audible al ralentí o al acelerar, en función de dónde esté la avería.

¿Qué más tener en cuenta?

Si nuestro coche tiene el escape picado debemos repararlo cuanto antes ya que, aparte del ruido que produce, se puede romper completamente, dañando más piezas de nuestro coche. Además, cuando nos toque pasar la ITV, no la ‘aprobaremos’ por este problema.

En función de dónde esté la rotura, si es pequeña, en un taller de confianza te dirán si se puede optar por soldar el escape —una opción más económica—, solucionando de esta forma el problema. Y en el caso de que esta solución no sea posible, tendremos que sustituir la pieza afectada por completo.

En el mejor de los casos, sólo será necesario cambiar el silenciador trasero o posterior o bien el silenciador intermedio. Sin embargo, si la rotura la tenemos localizada en el catalizador, debemos saber que la reparación en este caso será más costosa.

Confía en Autofit

Así, que ya sabes: si notas algún ruido extraño en el sistema de escape de tu coche, no lo dudes y acude a un taller de confianza, donde realizarán las comprobaciones necesarias para localizar la posible avería.

Y en caso de que ésta se confirme, no te preocupes: los profesionales de Autofit sabremos darte la mejor solución para que recuperes tu movilidad lo antes posible. Confía en los talleres de nuestra Red. Trabajamos día a día para seguir siendo tu mejor opción a la hora de reparar o mantener tu coche.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar

¿Qué pasa si el tubo de escape hace ruido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad