¿Qué función realiza el palier en tu coche y cómo detectar si falla?

¿Tu coche hace un ruido extraño, como si fuese una carraca, al realizar algún giro con las ruedas en determinadas circunstancias? Si es así, es muy probable que tengas un problema en la transmisión: más concretamente algún palier.

El sistema de transmisión es el encargado de llevar la fuerza del motor a las ruedas y donde intervienen componentes como la caja de cambios, el embrague, el diferencial… En este sistema, el palier juega un papel destacado, ya que se encarga de llevar el movimiento desde el diferencial hasta las ruedas motrices.

Si se estropea algún palier de tu coche no debe cundir el pánico. Es una avería que tiene solución y que no debería provocar ningún problema en tu vehículo, siempre que se detecte a tiempo.

De modo que, al menor síntoma, debes acudir a un taller de confianza para que comprueben qué puede estar fallando. Y es que, si se estropea un palier, no sólo nos provocará molestias en la conducción, sino que, en el peor de los casos, nos dejará tirados si está muy desgastado. Llegados a ese punto, ya no hay vuelta atrás: hay que cambiarlo.

¿Cómo influyen los fuelles?

Para que esto no nos suceda, lo más recomendable es comprobar cada cierto tiempo tanto el estado de los palieres como el de los fuelles que los recubren y que facilitan su movimiento. Si alguno de los fuelles se rompe, el palier sufrirá un desgaste prematuro.

Los fuelles son unos recubrimientos de goma que se encargan de cubrir los extremos de los palieres. Están completamente rellenos de grasa, para conseguir que el movimiento sea más suave.

Este componente está muy expuesto a posibles roturas. Si esto ocurre, toda la grasa del interior de los fuelles se pierde. Y entonces el movimiento de los palieres será cada vez más forzado, lo que conllevará un desgaste mayor.

¿Por qué se puede romper un palier?

No hay una única causa por la que un palier pueda fallar. La primera de ellas sería el uso, ya que se produce un desgaste normal a partir de los 100.000 kilómetros. Por ello, es necesario efectuar revisiones periódicas y realizar una sustitución si se observan síntomas de desgaste.

Otro de los motivos por los que se puede romper un palier es que sufra un impacto. Al ser una de las piezas que va más expuestas de la transmisión, se puede dañar si le golpea una piedra, bordillo u otro elemento.

Como ya hemos apuntado, el palier va lubricado por los fuelles, por lo que si estos se estropean, se producirá una pérdida de la grasa y el palier quedará más expuesto al agua y otros agentes que acelerarán su oxidación.

Asimismo, si las abrazaderas que mantienen sellado y en su posición el guardapolvos se aflojan o se rompen, también se producirá una pérdida de grasa y, por tanto, que el sistema se quede seco.

¿Cómo detectar que un palier está en mal estado?

Si un palier está en mal estado, debería detectarse al realizar la revisión del coche. Sin embargo, hay algunos síntomas que nos pueden ayudar a saber que puede estar fallando.

Como decíamos al principio, lo síntoma más evidente es un ruido, como un golpeteo es un síntoma de un palier en malas condiciones.

Este ruido suele aparecer, sobre todo, cuando se va a arrancar el coche y las ruedas están giradas sobre un lado. También cuando se circula por una rotonda a alta velocidad o cuando se realiza cualquier giro pronunciado, por ejemplo, al tomar una curva cerrada.

Asimismo, si notamos una mala alineación de las ruedas —el coche no avanza en línea recta a menos que rectifiquemos con el volante— o un desgaste desigual de los neumáticos —si un neumático se desgasta más rápido que los demás, o si un lado de la cubierta de un neumático en particular está más desgastada— son otros síntomas que nos advierten de que el palier puede estar dañado.

De igual forma, una dirección floja o con poca respuesta, o tener que forzar el giro para controlar el coche son todo síntomas de que algún palier no está funcionando correctamente.

Confía en Autofit

Si notas algún síntoma de los explicados es fundamental que acudas a un taller de confianza para evitar una avería mayor. Allí determinarán si lo que se ha estropeado son los palieres o los fuelles.

Si el fallo está en los fuelles, la reparación que hay que realizar es sencilla y no supone un fuerte desembolso. Sin embargo, si has estado circulando un tiempo con el fuelle roto hasta llegar a romper el palier, no habrá más remedio que sustituir éste por uno nuevo, lo que supondrá una factura mayor.

Desde Autofit te recordamos la importancia de acudir a mecánicos de garantías cada vez que tengas que reparar o efectuar cualquier operación de mantenimiento en tu vehículo. Los profesionales de Autofit trabajamos día a día para ser tu mejor opción a la hora de tener tu coche en perfecto estado. Confía en los talleres de nuestra Red.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar