Qué es la válvula de mariposa y cómo identificar sus averías

Qué es y cómo evitar averías en la válvula de mariposa El motor y otras partes de nuestro coche esconden piezas con nombres curiosos. Sin embargo, por simpática que pueda parecer su denominación, en la mayoría de los casos, esos componentes realizan funciones muy importantes. Ese es el caso de la válvula de mariposa.

La válvula de mariposa o mariposa es un dispositivo que forma parte del sistema de admisión de aire del motor. Su función es la de abrir y cerrar el paso de aire y, en concreto, la placa de mariposa, una placa circular que gira sobre un eje, encargada de aumentar o disminuir el flujo de aire que pasa.

Tradicionalmente, la válvula de mariposa era un elemento que sólo estaba presente en los vehículos de gasolina como la pieza encargada de regular la cantidad de aire que entra en los cilindros, para que se produzca la combustión.

En la actualidad, sin embargo, la válvula de mariposa ya no es exclusiva de estos motores, ya que también la incorporan los vehículos diésel antes del colector de admisión, pero con una función distinta. Así, en los propulsores de gasóleo, su función es tener un mejor control de la recirculación de los gases de escape, disminuyendo la sobrepresión en el tubo de admisión.

Averías de la válvula de mariposa

El principal problema al que se enfrentan las válvulas de mariposa es la suciedad. Y es que la válvula de mariposa está expuesta a los gases de escape, y por es es habitual que acumule hollín y carbonilla.

Los fallos más comunes provocados por averías de la mariposa se deben a la falta de aire en los cilindros. Puede suceder que el desgaste acabe por mantener la válvula abierta, volviéndose ineficaz, o que se bloquee totalmente por suciedad. En ambos casos el rendimiento del motor se vuelve irregular, lo que, normalmente, provoca pérdida de potencia y aumento del consumo de combustible.

Cuando esto sucede, el vehículo da ‘tirones’, llegando incluso a no arrancar si la entrada de aire queda totalmente obstruida, bien por rotura o suciedad que impidan la apertura de la válvula de mariposa. Estos ‘tirones’ se pueden apreciar en marcha, sobre todo, cuando necesitamos potencia. Otro síntoma de que fallan las válvulas de mariposa es que el escape emita un humo negro, ya que la combustión no se haría completa al faltar aire.

En este sentido, conviene que sepas que, en ocasiones, no hará falta sustituirla, pues podría bastar con una limpieza de esta válvula, un trabajo también delicado que debes dejar en manos de un profesional.

Confía en Autofit

Recuerda que un buen mantenimiento de tu vehículo, cumpliendo las revisiones oficiales establecidas por cada fabricante, contribuirá a que estas piezas con nombres curiosos y, en general, todas las del vehículo funcionen correctamente y duren más tiempo.

Confía en los profesionales de Autofit para mantener o solucionar cualquier problema que pueda surgir en tu coche. Los talleres de nuestra Red trabajamos día a día para ser tu mejor opción cada vez que tengas que reparar o efectuar una operación de mantenimiento a tu vehículo.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar

Qué es la válvula de mariposa y cómo identificar sus averías
5 (100%) 3 votos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad