Qué es y cómo detectar averías en la bomba de aceite

Qué es y cómo detectar averías en la bomba de aceiteEl aceite lubricante del motor es, como ya te hemos contado en Autofit, el fluido más importante de nuestro coche a parte, claro está, del combustible. Evidentemente, sin este último el motor no puede ponerse en marcha, pero sin el aceite lubricante el motor se sobrecalentará llegando a griparse, lo que conlleva una reparación cara y complicada. Y en el peor de los casos, la pérdida total del motor.

Por eso, es imprescindible revisar el aceite de forma periódica y sustituirlo cuando sea necesario. De esta forma conseguimos mantener el motor en buen estado, minimizando las posibilidades de averías.

El aceite lubricante se almacena en el cárter del motor y, con el motor encendido, se reparte por todos los huecos necesarios, realizando las funciones de engrase necesarias. ¿Y cómo se logra esto? Aquí entra en juego un elemento muy importante, al que apenas prestamos atención: la bomba de aceite.

Este componente, utilizando un símil con el cuerpo humano, se podría decir que es como el corazón, que se encarga de repartir la sangre por todo el organismo.

¿Qué es la bomba de aceite?

De esta forma, para facilitar la circulación del aceite a través del motor, la función de la bomba de aceite es distribuir el aceite que está en el cárter del motor hacia su parte alta y proporcionar un flujo y presión constante de aceite limpio a todos los componentes que entran en fricción en el funcionamiento del motor.

Ten en cuenta que la presión del aceite es esencial en cualquier motor para asegurar un perfecto engrase de sus piezas, y para que no se produzcan rozamientos indeseados. Mediante el funcionamiento de la bomba de aceite se mantiene el flujo y la presión constante por todo el circuito de lubricación. En caso de tener una presión por encima de lo debido, posee una válvula de descarga que se encarga de aliviar la presión.

El movimiento de la bomba de aceite —normalmente situada en el interior del cárter, sumergida en el propio aceite— se realiza a través de la distribución, por lo que es muy importante tenerla en buen estado y sustituirla cuando sea necesario, para evitar posibles problemas a causa del desgaste o falta de mantenimiento.

¿Por qué se puede averiar la bomba de aceite?

Si no hacemos el cambio de aceite del motor en los plazos indicados, corremos el riesgo de que la suciedad que se genera en el motor, proveniente de los residuos de la combustión y de carbón y hasta del desprendimiento de partículas metálicas de las piezas internas, se vaya acumulando en el filtro de la bomba de aceite y esto no permita que el aceite sea bombeado a todos los rincones del motor.

Pero además de la bomba de aceite, esta suciedad también puede llegar a bloquear los conductos internos para la circulación del aceite, por lo que la lubricación estará seriamente comprometida, comenzando por la parte superior del motor, en el eje de balancines, en donde se necesita toda la presión posible.

Por tanto, para un correcto funcionamiento de la bomba de aceite debemos mantener el interior del motor lo más limpio posible. ¿Y cómo se logra? Efectuando los cambios de aceite y filtro en los períodos recomendados por el fabricante y no agregando más aceite sobre el aceite que ya está en el motor a menos que sea estrictamente necesario.

¿Qué averías puede tener la bomba de aceite?

Las averías más comunes de la bomba de aceite suelen estar relacionadas con la falta de presión, con la existencia de partículas extrañas en el circuito de engranaje, con el deterioro del filtro de aceite o también, tras una reparación, por deficiencias en la instalación de este elemento.

Un motor puede tener problemas de presión de aceite por diversos motivos entre los que se encuentran la fuga o la entrada de aire en el circuito de engranaje, el exceso de aceite en el cárter, holguras producidas por el desgaste en los componentes del motor, pérdidas de aceite por un mal ensamblado o por el mal funcionamiento de la válvula de alivio.

Por otro lado, la presencia de partículas extrañas se debe generalmente al desgaste de otros elementos: deterioro de los retenes de la válvula, de los botadores, por un sellador de juntas en mal estado o un filtro de aceite desgastado.

La avería más común de la bomba es la pérdida de aceite por la junta de la bomba en su anclaje, un fallo fácil de solucionar sustituyendo dicha junta.

También, otra avería que se puede producir es que su eje de trabajo se parta por exceso de revoluciones o que los dientes de su engranaje tengan demasiado desgaste, provocando desajustes de presión y ruidos molestos.

¿Cómo saber si está fallando?

Detectar que la bomba de aceite puede estar fallando, es teóricamente sencillo, ya que en el cuadro de instrumentos del coche existe un testigo de dicha presión. Así, al arrancar éste se enciende y se apaga a los pocos segundos, cuando el circuito ya tiene presión.

Si por cualquier motivo en marcha se nos encendiese dicho testigo por más de 5 segundos, es aconsejable parar el vehículo, ya que si seguimos circulando podríamos romper el motor.

En este sentido, cabe recordar que las averías que puede provocar una bomba de aceite averiada son fatales si no se reparan inmediatamente, aunque, normalmente no es una pieza que se suela estropear.

Consejos de mantenimiento

La reparación de la bomba de aceite es costosa, no tanto por la bomba en sí, si no por las horas que se necesitan de mano de obra para su sustitución, ya que hay que desmontar otras piezas.

Por eso, el mejor consejo para mantener la bomba de aceite siempre en buen estado es realizar las oportunas revisiones de aceite y filtro de aceite, usar un aceite de calidad y que cumpla las especificaciones del fabricante. Así mismo, una buena práctica que nos ayudará a mantener en buen estado la bomba de aceite es no revolucionar en exceso el motor.

Por lo general, la bomba de aceite no suele fallar por sí sola, ya que sus principales averías se producen por incidencias ocasionadas en los elementos asociados a ésta. Por tanto, es  recomendable comprobar siempre el estado de la bomba, así como de sus derivados cuando, por ejemplo, se hayan realizado modificaciones o rectificaciones en el motor.

Confía en Autofit

Cumplir con los mantenimientos periódicos, y dejar tu coche siempre en manos de profesionales, que utilicen recambios de calidad que garanticen el buen funcionamiento de nuestro vehículo, son los mejores consejos que puedes seguir para mantener el sistema de lubricación de tu coche en perfecto estado.

Confía en los profesionales de Autofit para mantener tu vehículo o solucionar cualquier problema que pueda surgir. Los talleres de nuestra Red trabajamos día a día para ser tu mejor opción cada vez que tengas que reparar o efectuar una operación de mantenimiento a tu vehículo.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar

Qué es y cómo detectar averías en la bomba de aceite
5 (100%) 1 voto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad