¿Qué averías puede tener el sistema ABS de tu coche?

¿Qué averías puede tener el sistema ABS de tu coche?Cuando en 1978 se lanza al mercado el sistema ABS, se abre paso a una serie de sistemas electrónicos que ayudan y optimizan la frenada de los vehículos, que se llena de siglas: ESP (control de estabilidad, también conocido como ESC), ASR (sistema de control de tracción o sistema antiderrapaje, también conocido como TCS), EBV, BAS

Como ya te contamos en Autofit, el sistema ABS funciona a partir de unos sensores que controlan constantemente la velocidad de las ruedas. Si una o varias de las ruedas tiende a bloquearse por un frenazo brusco, el ABS reacciona, reduciendo la presión de frenado en la rueda o ruedas que lo necesiten, impidiendo que se paren totalmente.

Esta regulación electrónica consigue así mejorar la maniobrabilidad y aumentar la estabilidad del coche. Además, y por lo general, reducen la distancia de frenado, sobre todo en el caso de calzadas mojadas, si se compara con las frenadas producidas con las ruedas bloqueadas.

¿Qué pasa si falla el ABS?

Lo primero que hay que tener claro es que el hecho de tener un mal funcionamiento del sistema ABS no significa que nuestro coche se haya quedado sin frenos. Es decir, circularemos sin el antibloqueo pero el sistema de frenos seguirá funcionando correctamente. De hecho, no notaremos nada más allá de que nos salte el testigo o un mensaje en el cuadro de mandos, o bien que tengamos un más que probable bloqueo en una frenada de emergencia.

El mayor problema viene cuando el coche tiene repartidor de frenada electrónico y al averiarse el ABS también queda fuera de servicio dicho repartidor. En estos casos, las ruedas traseras pueden llegar a bloquearse incluso en frenadas normales, por lo que habrá que extremar la precaución y acudir lo antes posible a un taller de confianza para verificar el sistema ABS. En este caso, usa el coche lo mínimo imprescindible antes de reparar esta avería.

Síntomas de avería en el sistema ABS

De este modo, pese a que sea posible continuar la marcha, es desaconsejable demorar la inspección del sistema ABS en un taller de confianza, dónde a través de una diagnosis electrónica podrán identificar dónde se encuentra el problema realmente y optar por la mejor solución para subsanarlo.

No obstante, existen algunos síntomas que pueden indicar dónde está la posible avería por lo que conviene que estemos atentos a ellos e indicárselo al profesional del taller. Así, si el fallo ocurre siempre que se frena suavemente o cuando se mantiene el pie en el freno (por ejemplo, en un semáforo), es posible que el fallo sea simplemente del interruptor que se encuentra justo encima del pedal de freno.

De igual forma, a veces el sistema puede mostrar un mensaje de error si existe aire en el circuito, ya que las burbujas alteran el funcionamiento del sistema. El ABS puede interpretarlo como un fallo y desconectarse.

¿Qué otros fallos puede presentar el ABS?

Aunque están protegidos, los cables de los sensores pueden cortarse por el impacto de una piedra rebotada, ramas… Igualmente, si el sensor de rueda está cubierto de suciedad o grasa el sistema no funcionará correctamente.

También, si un tubo o latiguillo se dobla, abolla o aplasta (por ejemplo, por una piedra) y se estrangula el paso de líquido de frenos, el ABS puede recibir datos extraños y considerarlo una avería.

Por otra parte, si el óxido o la suciedad hacen mella en las pinzas de freno, los pistones pueden griparse o moverse con dificultad (agarrotarse). El ABS puede detectarlo como una avería en el sistema. Esto se puede producir si no se cambia el líquido de frenos en los plazos que recomienda el fabricante. Asimismo, las fugas en el sistema pueden ser interpretadas como averías (por ejemplo, por el descenso de presión del sistema manteniendo el pedal de freno pisado).

Otra avería que puede presentar el ABS (aunque más extraña) se puede producir porque se acumule grasa o óxido, que haga que el anillo dentado de la rueda provoque fallos.

Por último, si el aviso de error no se debe a ninguno de los casos anteriores, es probable que el fallo sea más importante y, por tanto, suponga un desembolso mayor, ya que puede ser por una avería en la centralita de ABS, en la propia ECU del coche, en las electroválvulas que regulan la presión de frenado, en los acumuladores de presión o en el motor eléctrico de presión.

Confía en Autofit

El sistema ABS no está exento de sufrir averías. Además, de realizar una conducción responsable, evita circular por lugares que puedan dañar sus componentes. De igual forma, realiza un buen mantenimiento de tu vehículo, cumpliendo con los plazos que marca el fabricante a la hora de reemplazar elementos como el líquido de frenos.

Los talleres Autofit disponemos de la formación y el equipamiento necesarios para solucionar cualquier problema que presente el ABS de tu vehículo. Confía en los profesionales de nuestra Red siempre que necesites realizar una operación de mantenimiento o reparación en tu vehículo: trabajamos cada día para ser siempre tu mejor opción a la hora de cuidarlo.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar

¿Qué averías puede tener el sistema ABS de tu coche?
5 (100%) 1 voto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad