primavera

Con la llegada de la primavera aparecen fenómenos como las lluvias inesperadas, el polen y los insectos que pueden condicionar en cierto modo la conducción.

Ya estamos en primavera, y como en cualquier otra estación del año hay que acondicionar el vehículo para evitar problemas.

Con la llegada de esta época del año decimos en cierta manera adiós al frío y a la nieve pero aparecen otros fenómenos como las lluvias inesperadas, el polen y los insectos que pueden condicionar en cierto modo la conducción.

¿Qué se debe revisar?

Como en cualquier época del año, es importante revisar los neumáticos, tanto su estado como su posible deterioro y presión. Si además equipaste a tu coche con neumáticos de invierno, es hora de que vuelvas a montar los neumáticos de verano, para asegurar la máxima adherencia al firme en esta nueva estación.

Las lluvias repentinas suelen hacer acto de presencia en esta época del año, por lo que es conveniente comprobar también el estado de las escobillas limpiaparabrisas, y cerciorarse de que no están secas y limpian perfectamente los cristales, ya que de ello depende la visibilidad, tan importante en la conducción.

Un enemigo seguro de la primavera es la subida del índice de polen en el aire que trae consigo la aparición de las alergias.  Por ello conviene revisar el estado del filtro del habitáculo ya que es el que se encarga de filtrar y purificar el aire que entra en el habitáculo cuando ponemos la calefacción o el aire fresco/acondicionado. Es recomendable cambiarlo antes de la llegada de la primavera, pues con la cantidad de partículas de polen que flota en el aire, si el filtro no está en buen estado en poco tiempo el filtro puede quedar obturado, y, por lo tanto, el aire respirado dentro del coche será viciado.

Unido a ello están los insectos, que con el buen tiempo se animan a salir y pueden llegar a ser un peligro si eres de los que le gusta conducir con las ventanillas bajadas. Además, pueden entorpecer la visibilidad ya que suelen chocar con el parabrisas. Ante ello, conviene accionar el líquido limpiaparabrisas, para tratar de despejar lo mejor posible el cristal. Por ello, es importante comprobar que cuentas con líquido limpiaparabrisas y, como hemos comentado antes, que las escobilles hagan bien su función.

Otros elementos a revisar son también el aceite, el líquido refrigerante, el aire acondicionado, los frenos, la dirección, las luces… Para ello visita tu taller Autofit de confianza para asegurarte que tu vehículo se encuentra en perfectas condiciones.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar