renting

Si eres de los que cada 4 o 5 años cambias de coche o si haces al menos 25.000 kilómetros al año y eres cuidadoso con el vehículo, quizás el renting te puede resultar interesante.

Tal vez te estás planteando adquirir un coche nuevo. Si es así quizás la opción del renting te interese. Aunque suele ser una opción más pensada para empresa, cada vez más particulares optan por a esta alternativa a la hora de adquirir un coche. ¿Pero es realmente rentable para un particular?

Pues la verdad es que depende. Básicamente depende del uso que le vayas a dar al coche. Si sueles hacer pocos kilómetros te diría que no es la opción más acertada desde el punto de vista financiero, pero si eres de los que cada 4 o 5 años cambias de coche o si haces al menos 25.000 kilómetros al año y eres cuidadoso con el vehículo, quizás esta opción te puede resultar interesante.

¿Qué es el renting?

El renting es un alquiler a largo plazo por el que dispones de un vehículo sin tener que preocuparte de los gastos de su uso. Pagando una sola cuota mensual incluye el vehículo y los servicios principales que necesitas (mantenimiento, averías, seguro, neumáticos,…) por los kilómetros a recorrer y el plazo que tu decidas.

Dicho así suena bien. Pero contratar un coche en la modalidad de renting tiene sus pros y sus contras. Vamos a analizarlos:

Ventajas del renting

La cuota mensual del renting incluye además del coche:

  • el mantenimiento preventivo mecánico completo del vehículo, con las correspondientes revisiones establecidas por cada marca: todas las compañías de renting obligan a pasarlas en la red oficial de la marca; pero algunas, además, establecen revisiones ‘extras’ en su propia red de talleres.
  • el seguro completo contra siniestros y robo del vehículo
  • la reparación del coche en caso de avería
  • disponer de un vehículo de sustitución en caso de tener que dejar el vehículo en el taller
  • el cambio de neumáticos, según los plazos establecidos en el contrato
  • asistencia en carretera las 24 horas

Desventajas del renting

Por otro lado, el renting también tiene una serie de inconvenientes:

  • no eres el propietario del coche. El vehículo pertenece a la empresa con la que has firmado el centrado
  • las revisiones y mantenimiento del coche lo debes realizar en un taller concertado que te indica la empresa
  • las reparaciones de daños que se originen por un mal uso del coche o los que provengan de una negligencia del vehículo corren a tu cuenta
  • tienes una alta penalización si no cumples con el plazo contratado y si te pasas con el número de kilómetros establecidos al año

A grandes rasgos se podría decir que si quieres estrenar coche cada poco tiempo esta modalidad podría ser una buena opción. Pero mientras te decides a cambiar de coche, no olvides acudir a los talleres Autofit para el mantenimiento de tu vehículo.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar