embrague

El embrague suele deteriorarse de forma prematura debido a ciertos malos hábitos de algunos conductores.

El embrague es esa pieza que permite al conductor controlar la transmisión del par motor desde el motor hacia las ruedas. Es una especie de separador formado por dos platos que transmite o no –dependiendo de si no pisamos o pisamos el embrague- el movimiento del motor a la caja de cambios y, de ahí, al resto de la transmisión hasta llegar a las ruedas.

Se trata de una pieza importante y que suele deteriorarse de forma prematura debido a ciertos malos hábitos de algunos conductores.

Así que, si no quieres destinar una cantidad importante de dinero para reparar del embrague es conveniente que, si eres de los que tiene alguna de estas malas costumbres, trates de corregirlas:

  • Dejar el pie en el pedal del embrague en paradas o semáforos: este mal hábito produce fricciones internas que afectan al disco y a todas las piezas asociadas, provocando un desgaste prematuro.
  • Conducir con el pie apoyado en el pedal de embrague: del mismo modo que el caso anterior esta mala costumbre sólo hace que desgastar innecesariamente este mecanismo. El pedal del embrague sólo se debe pisar cuando se vaya a cambiar de marcha. Y si te fijas, al lado del pedal del embrague, la mayoría de vehículos tienen un espacio habilitado para descansar el pie izquierdo. Al utilizarlo podrás obtener 2 beneficios: comodidad y prevenir averías.
  • Pisar el pedal del embrague a medias al cambiar de marcha: el hecho de no pisar el pedal del embrague a fondo cuando se cambia de marcha es tan malo como mantenerlo todo el rato pisado. Para que la palanca de cambios se mueva con suavidad y la marcha se seleccione con facilidad se debe pisar el pedal hasta el final.

¿Cómo saber si el embrague sufre alguna avería?

El embrague al sufrir un desgaste excesivo podemos notar, por ejemplo, que al pisar a fondo el pedal el motor se revoluciona sin que el vehículo aumente su velocidad. Esto sucede cuando está patinando el embrague.

Podemos tener también una percepción de arranque brusco al soltar el pedal, lo que podría indicar alguna falla en el sistema de embrague.

Si por el contrario notas que tienes dificultad para desembragar, no fuerces el pedal. La corrosión puede haber pegado el disco.

También, si al pisar a fondo el pedal de embrague se oye un ruido en la caja o un raspado puede ser una señal de que algo falla.

Sobra decir que ante cualquier mal funcionamiento del embrague o de la caja de cambios es importante acudir cuanto antes a tu taller Autofit para revisarlo y evitar que la avería vaya a más.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar