ADAS

Los sistemas ADAS están contribuyendo a la reducción de su frecuencia y a una menor severidad y gravedad de sus consecuencia. Pero no descuides el mantenimiento geenral de tu coche.

Al igual que ocurrió en su día con los airbags, los sistemas de ayuda a la conducción (ADAS) son un extra incorporado en muchos de los vehículos nuevos. Y ya han demostrado que las nuevas tecnologías aplicadas a la seguridad vial están ayudando a reducir la frecuencia y la severidad de los accidentes.

Equipar un vehículo con un sistema de este tipo encarece el precio final del vehículo, sí, y también la prima del seguro, aunque, por el contrario, es patente que suponen un plus en cuanto a seguridad.

Según un estudio del Centro de Experimentación y Seguridad Vial MAPFRE  (CESVIMAP), entidad que se ocupa de investigar las reparaciones de automóviles y su incidencia directa sobre la seguridad vial, el 90% de los accidentes de tráfico se deben a errores humanos, aunque destaca que los sistemas ADAS “están contribuyendo a la reducción de su frecuencia y a una menor severidad y gravedad de sus consecuencia”.

Vehículos convencionales y vehículos con sistemas ADAS

Actualmente, nos encontramos en un punto intermedio hacia el horizonte 2025, en que están conviviendo vehículos convencionales con aquellos que ya equipan sistemas ADAS y algunos próximos ya al autónomo.

Habrá un día, al igual que ocurrió con los airbags, que la frenada de emergencia y el aviso de colisión inminente, por poner algún ejemplo de ADAS, dejarán de ser un extra, para convertirse en un equipamiento más de serie de los automóviles.

En cualquier caso, y aunque este tipo de dispositivos suponen una innegable ayuda a la hora disfrutar de una conducción más segura, no debemos de olvidarnos del mantenimiento general del automóvil. Si tienes que revisar tu vehículo, ya sabes, acude a alguno de los talleres de la red de Autofit.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar