ITV

Desde las ITV reclaman una adecuación de la normativa española a las tecnologías que equipan los vehículos.

Los nuevos vehículos que salen al mercado están equipados con importantes avances tecnológicos que ayudan a la conducción, facilitándola y haciéndola más segura. Unos avances que dejan anticuadas las inspecciones técnicas de los vehículos. Es por eso que desde las ITV, según manifestó Luis Rivas, secretario general de AECA ITV, en el marco de la I Jornada Tecnología y Seguridad Vial, celebrada en Madrid, reclaman una adecuación de la normativa española a las tecnologías que equipan los vehículos.

Según Rivas, “en las ITV nos estamos formando y preparando para inspeccionar los nuevos vehículos que salen al mercado con avances tecnológicos que, en ocasiones, hasta el propio usuario desconoce su existencia o funcionamiento. Estas pruebas las hacemos actualmente de acuerdo con fabricantes y con la colaboración, que agradecemos, de conductores que, de manera voluntaria, permiten que en las ITV accedamos a sus centralitas y comprobemos el estado de esos vehículos”.

“Sin embargo -manifestó el representante de AECA ITV- es muy importante que los datos que contienen esas centralitas sean veraces y nos estén manipulados. Y para ello es fundamental el compromiso de los fabricantes para garantizar el objeto último en materia de seguridad vial para el que han sido diseñados. Nosotros solo podemos certificar, positiva o negativamente, la información que nos da el vehículo”.

Actualización de la normativa

Pese a contar con la formación, preparación y capacidad adecuada, esto no sirve de mucho si “la normativa no se aplica y hace que las revisiones de estas nuevas tecnologías sean obligatorias y vinculantes en cuanto a la detección de defectos”, puntualiza.

Ahora el parabrisas se utiliza para instalar cámaras y sensores de ADAS. Hoy por hoy, depende básicamente de la formación del técnico de inspección o del usuario, el hecho de que un defecto en un parabrisas sea considerado como más o menos grave. Otro hecho que se desconoce, básicamente por falta de información, es la necesidad de volver a calibrar los dispositivos vinculados con los sistemas ADAS que pueda equipar un vehículo una vez que se ha tenido que sustituir el parabrisas tras una rotura.

“Si la norma no lo recoge y no podemos detectar mediante inspecciones el estado y funcionamiento de estos sensores (alerta de cambio involuntario de carril, frenada de emergencia, etc.), los datos que percibe el vehículo pueden ser erróneos” poniendo en riesgo la vida de sus ocupantes y la de otros.

 

Pasar la ITV salva vidas

Para Luis Rivas es un riesgo para la seguridad vial que en España cerca de un 20% de los vehículos circulen sin la ITV en vigor, lo que representa cerca de 2,5 millones de unidades. En 2014 las ITV rechazaron en España 3,3 millones de vehículos, que viene a representar un 18% del parque, a los que se les detectó cerca de seis millones de defectos graves. Comparando estas cifras con un estudio realizado por la Universidad Carlos III en 2012, la detección y reparación de estos defectos evitaron 11.000 accidentes y 170 víctimas mortales.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar