Las averías que motivan más asistencias en carretera en veranoDurante los meses de verano aumentan los desplazamientos y con ellos los servicios de asistencia en carretera se disparan, ya sea por accidente o por avería. De hecho, el 45% de las asistencias por accidente se concentra entre junio y septiembre. Además, en la época estival se demanda también el 35% de las asistencias en carretera por averías en los vehículos.

Son sólo dos datos que ofrece Mapfre extraídos de su propia cartera de asistencias. Dos realidades que sirven por sí sólas para convencerte un poco más de nuestros dos principales consejos: efectúa una conducción respetuosa y prudente, así como un mantenimento adecuado de tu coche.

El primero depende de ti, pero en el segundo te podemos ayudar. En nuestros talleres encontrarás a los mejores profesionales para revisar tu vehículo antes de realizar largos desplazamientos, o para efectuar cualquier reparación que pueda requirir tu coche ¡Encuentra tu taller Autofit más cercano!

La batería, ‘reina’ de las averías en ruta

Y es que en verano, según la aseguradora, más de la mitad (53%) de los partes que los clientes dan a su aseguradora son por averías relacionadas con la batería del coche (que está descargada o hay que cambiarla).

Además destaca que, del total de las averías que se producen durante este periodo, el 26% son causadas por percances en el motor o fallos en la instalación eléctrica del vehículo (8,4%).

Las averías en los sistemas de transmisión y de alimentación suponen el 3,8% y el 2,9%, respectivamente, del total de los siniestros. Asimismo, los pinchazos y reventones o robos representan el 2,3% del total de llamadas al seguro.

Evita problemas en carretera

Por eso, desde la aseguradora insisten en la necesidad de la prevención: una adecuada revisión y preparación del vehículo, especialmente antes de que realizar un desplazamiento largo, podría reducir de forma considerable el número de incidentes.

¿Recuerdas los 10 elementos clave del coche a revisar para el verano? No te preocupes, aquí te lo recordamos. Para empezar, no olvides los tres componentes del ‘triángulo de la seguridad’: neumáticos, amortiguadores y frenos.

Tampoco olivides comprobar los niveles (aceite, refrigerante, líquido de frenos y limpiaparabrisas), ni los filtros, además del estado de las escobillas, y del aire acondicionado o climatizador. Y, por supuesto, vigila las luces y verifica el estado de la batería.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar