La ITV será aún más estricta en 2020: consejos para superarlaEn mayo de 2018 entró en vigor en España la nueva normativa sobre la Inspección Técnica de Vehículos (ITV), con varias medidas que buscaban dar mayor precisión, calidad y control a estas revisiones obligatorias. Una de las novedades fue obligar a las estaciones de inspección a contar con la instrumentación necesaria para la lectura de los sistemas de diagnóstico a bordo.

Gracias a ellos se puede acceder a las centralitas electrónicas, que, entre otras cosas, ofrecen información sobre cualquier irregularidad o manipulación realizada en el vehículo. Sin embargo, las estaciones de ITV se encontraban con el inconveniente de carecer de la información técnica proporcionada por el fabricante y que sirviera como base para realizar las comprobaciones oportunas.

Una situación que la Unión Europea ha detectado y corregido con el Reglamento de Ejecución 2019/621 que será aplicable desde el 20 de mayo de 2020. La nueva norma obligará a los fabricantes de vehículos a facilitar a los centros de ITV y las autoridades pertinentes todos los datos necesarios para realizar las inspecciones.

Las marcas estarán obligadas a proporcionar estos datos en un plazo máximo de seis meses desde la matriculación del vehículo, de forma individualiza por cada número de bastidor. Es decir, no se aceptan fichas genéricas de modelos, ni siquiera de versiones. Además, para los vehículos matriculados a partir del 20 de mayo 2018, la información deberá estar ya disponible el día de entrada en vigor de la norma el próximo año.

Sin temor a la ITV

Esta medida supondrá, según las empresas de ITV, un avance significativo en la precisión a la hora de realizar las inspecciones técnicas. No en vano, se dispondrá de una mayor información sobre sistemas que cada día son más habituales en los vehículos. No obstante, la modificación legislativa no debe suponer ningún inconveniente para los automovilistas, siempre y cuando no realizen modificaciones fraudulentas en su vehículo (un pequeña minoría lo hace).

Por el contrario, las estaciones dispondrán de toda la información necesaria para detectar cualquier posible defecto en sistemas que resultan esenciales para la seguridad, previniendo así la posibilidad de un incidente posterior por su fallo. Se trata de adaptar a las nuevas tecnologías la función de control y prevención que se viene realizando tradicionalmente en las ITV.

Conviene recordar que los vehículos afectados por la obligatoriedad de acceso al puerto OBD son aquellos homologados con las normas Euro 5 y Euro 6. En concreto, turismos matriculados a partir de 2011 y pesados que entraron en circulación desde 2015. Por tanto, una buena parte del parque móvil español, con una edad media superior a los 12 años, queda excluida.

Consejos básicos para superar la ITV

Pasar la ITV no es una opción: es un trámite obligatorio para todos los vehículos a motor en nuestro país. Por eso conviene estar preparados para cuando tengamos que pasarla. Y es que si hacemos los deberes antes de cumplir con la inspección técnica, nos ahorraremos nervios, tiempo y dinero.

Un buen hábito para reducir riesgos es realizar con anterioridad, en tu taller de confianza, una revisión pre-ITV donde podrán detectar cualquier posible fallo que luego suponga un problema al pasar la inspección.

En un post anterior, ya te contamos en Autofit, cuáles son los elementos de tu coche que revisarán los técnicos de las estaciones de ITV ¿Y cuáles son? En la inspección técnica comprobarán, por ejemplo, el estado de los frenos, suspensiones, sistema de espace o nivel de emisiones contaminantes. Todos ellos, ‘exámenes’ que podrás superar sin problemas si cumples con las revisiones periódicas establecidas para tu coche por su fabricante.

Asimismo, también analizarán el estado de otros elementos de los que puedes comprobar su estado a simple vista. Este es el caso, por ejemplo, de la carrocería o del parabrisas (que no tenga pequeñas grietas o picotazos). Del mismo modo, comprueba el estado de escobillas —ni hablar, por supuesto, de que circules con todas ellas—, así como el nivel del líquido del limpiaparabrisas.

Tampoco olvides verificar el sistema de señalización y alumbrado. Circular con una luz fundida, mal alineadas o que no funcionan a toda la potencia que deberían no sólo es un riesgo para tu seguridad, también puede suponer una falta grave en la inspección.

Y, por último, comprueba los neumáticos (presión, desgaste, grietas o deformidades…). Unas cubiertas en mal estado son un peligro para ti y el resto de usuarios de la carretera, pero también podrían provocar que suspendas la ITV.

Confía en Autofit

Desde Autofit, te damos unos últimos consejos para afrontar la ITV. El primero es que no está de más que limpies tu coche antes de acudir a la inspección. Presentarte con un coche sucio y aspecto de dejadez puede levantar suspicacias. Tampoco olvides prestar atención a la matrícula para comprobar que no esté doblada o presente desperfectos.

Y antes de acudir a la ITV, pide cita, pues te ayudará a ganar tiempo. Y llegado el día, ten lista la documentación que te requerirán al pasar la inspección: tu documentación, la Tarjeta de la ITV y el Permiso de Circulación.

Si tienes dudas acerca del buen estado de tu vehículo y no quieres suspender la ITV, pásate antes por cualquier taller Autofit donde revisarán tu vehículo para que, a la hora de la verdad, no tengas ningún problema. Confía en los profesionales de nuestra Red. Trabajamos día a día para seguir siendo tu mejor opción a la hora de reparar o mantener tu coche en perfecto estado.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar