bomba de combustible

La avería más frecuente de esta pieza se debe a la falta de mantenimiento de los filtros de combustible, que pueden obstruir el paso del carburante.

Si hay un componente importante en el vehículo éste es la bomba de combustible, ya que permite que el vehículo avance. La bomba de combustible es la encargada de que el sistema de inyección reciba en modo constante el combustible para que el coche pueda circular.

Existen tres tipos de bombas de combustible: mecánicas, eléctricas y turbo. La bomba de combustible mecánica se utiliza en los motores carburados y se ubica generalmente en el motor. Mientras que la bomba eléctrica, que es la más usada, se utilizan en los motores con sistemas de inyección de combustible y está albergada en el depósito de combustible o cerca del mismo. Por último, la bomba turbo es la menos conocida ya que se encuentra sólo en los aviones y motores de cohetes.

¿Por qué se avería la bomba del combustible?

Como ves la bomba de combustible es la encargada de asegurar el suministro de carburante al coche y  como todo elemento de automóvil, ésta puede presentar averías aunque las más frecuentes se podrían evitar llevando a cabo un buen mantenimiento del vehículo.

Como ya sabes, la función de la bomba es crear una presión positiva en las líneas de combustible para empujar así la gasolina al motor. Si no hay la suficiente presión el ralentí del motor es inestable y hará que se pare con frecuencia. De tal modo que si la bomba de combustible está en mal estado, eso provocará que no haya presión de gasolina y el motor aunque haga el ruido de arranque, no encenderá.

¿Y cómo se puede estropear la bomba de combustible? Pues si sueles ser de los que circulan con el depósito en reserva y no cambias los filtros de combustible cuando te lo indica el fabricante o tú mecánico de confianza, eres un firme candidato para que la bomba de combustible de tu coche se averíe.

¿Qué pasa si la bomba de combustible falla?

Si la bomba de combustible tiene algún problema de funcionamiento, tu vehículo pude presentar alguno de estos síntomas:

  1. El coche no arranca: aunque al poner la llave en el contacto el coche hace el ruido de arranque, si la bomba no tiene la presión suficiente no podrá hacer circular la gasolina y por tanto será imposible poner en marcha el coche.
  2. Fallos en el ralentí y en la aceleración: el exceso de suciedad en el pre-filtro de combustible puede impedir que la bomba de carburante mantenga la presión necesaria en la rampa.
  3. El coche arranca esporádicamente: puede deberse a desgastes o deficiencias en los contactos eléctricos, que no suministran el voltaje necesario para el funcionamiento de la bomba.
  4. Fallos en el motor: en el caso de que la bomba esté “agarrotada”, oirás ruidos intermitentes mientras estás circulando.

Pero recuerda que para mantener la bomba de gasolina en buen estado es aconsejable evitar circular con el depósito en reserva ya que de lo contrario puede llegar a afectar progresivamente a la capacidad de refrigeración de la misma. Consulta a los profesionales de Autofit cualquier duda que tengas al respecto.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar

La bomba de combustible: ¿qué es y qué averías presenta?
4 (80%) 5 votos