humos de escape

¿Imaginas que los humos de escape pudieran reutilizarse evitando su dispersion por la atmósfera?

Dar una nueva vida a los humos de escape del coche. Esa es la propuesta desarrollada por científicos del mítico Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT, en sus siglas en inglés), con sede en Cambridge (EE. UU.). Fabricar tinta con las partículas contaminantes que emite el tubo de escape de tu coche. En 45 minutos de malos humos, aseguran, conseguirías recargar un rotulador.

El dispositivo desarrollado por el MIT se denomina Kaalink y ha levantado muchas expectativas. Su uso masivo contribuiría, por un lado, a minimizar el impacto ambiental de las combustiones de los vehículos. Por otro, permitiría reutilizar todas esas partículas contaminantes empleándolas en algo tan usado a diario por todos nosotros como la tinta.

Según las pruebas realizadas, el dispositivo transforma en tinta para recargar plumas y rotuladores, imprimir o pintar con pinceles la mayor parte del hollín y las partículas contaminantes que emiten los tubos de escape de los automóviles donde se instala y que funcionan con combustibles fósiles.

Este filtro que atrapa hasta el 95% del hollín generado por la quema de combustibles fósiles antes de que se lance a la atmósfera –se puede instalar tanto en la salida de tubos de escape de vehículos como en generadores o chimeneas de instalaciones domésticas o industriales–.

Estas partículas, de un tamaño extremadamente pequeño –de 2,5 micrómetros (la milésima parte de un milímetro) o menos, es decir 30 veces menos que el diámetro de un cabello humano, mucho más pequeñas incluso que las motas de polvo o de moho– penetran muy profundamente en los pulmones y son las causantes de graves enfermedades del mismo. El hollín capturado por el Kaalink se somete a diversos procesos ya patentados para eliminar los metales pesados, aceites y sustancias cancerígenas que contiene.

La técnica empleada para la retención de las partículas es una mezcla de filtración electrostática, filtración profunda y filtración de flujo de pared. El aparato, formado por una serie de filtros, sensores y un depósito de captura, dispone de una luz roja que avisa al usuario cuando está lleno.

¿Una segunda vida para los humos de escape?

El material obtenido es purificado mediante técnicas de separación por gravedad de las partículas mayores, trituración y activación catalizada. Los residuos nocivos separados son reciclados según la ley por una empresa especializada. El producto final obtenido que se convertirá en materia prima de la tinta es un pigmento de carbono molido cuyas partículas permiten gracias a su consistencia su uso para la fabricación de la tinta.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar