Evita los riesgos de los medicamentos para la alergia si conduces

Evita los riesgos de los medicamentos para las alergias si conduces‘La primavera la sangre altera’. Este refrán, como todos los refranes, esconden un valioso conocimiento popular. Y es que, según los expertos, la primavera favorece la secreción de feromonas, oxitocina, dopamina y noradrenalina, hormonas relacionadas con la atracción sexual y que influyen positivamente en el estado de ánimo.

Sin embargo, para una gran parte de los más de 8 millones de personas que sufren algún tipo de alergia en España, según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), esta estación del año no es tan bonita.

No en vano, esto quiere decir que en torno a un 20% de la población, cifra que va en aumento y que, en unos pocos años, afectará al 50% de la población mundial, según apuntan algunos estudios, teme la llegada de la primavera por los inconvenientes que lleva aparejada para su salud.

En primavera, cuando la mayoría de flores y plantas están en plena polinización, se registra el mayor nivel de polen en el aire. Es un período crítico para los que padecen alergia, aunque no el único, ya que también hay muchos alérgicos a plantas que polinizan en otras épocas del año, por lo que la alergia no es un problema solo de los meses de marzo, abril, mayo y junio.

¿Cómo afecta la alergia?

Irritación de ojos, congestión nasal, picores en la piel, estornudos, picor de garganta, problemas respiratorios… son los síntomas más frecuentes de los alérgicos. Molestias que, sin duda, afectan a la conducción. Existen estudios que alertan de que el riesgo de sufrir un accidente de tráfico aumenta en un 30% con conductores alérgicos.

En este sentido, la Dirección General de Tráfico (DGT) nos pone sobre aviso, pues estornudar durante cinco segundos seguidos mientras se conduce a una velocidad de 90 km/h implica dejar de prestar atención a la carretera durante más de 125 metros.

Además, una crisis de estornudos va asociada generalmente a lagrimeo de ojos, por lo que, en caso de circular a 100 km/h, la distancia recorrida sin mirar a la carretera puede alcanzar los 140 metros. Si el tiempo estornudando se mantiene durante diez segundos, la distancia se duplica.

Y si tomo medicamentos ¿qué pasa?

Para contrarrestar los efectos que producen las alergias a millones de conductores, tomamos ciertos medicamentos. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado pues no todos los medicamentos son compatibles con la conducción. Muchos de ellos pueden tener unos efectos secundarios todavía más negativos en nuestras facultades al volante del vehículo. Y no sólo eso, sino que, algunos pueden dar falsos positivos en los test antidroga de la DGT.

El mal tiempo (o bueno, dependiendo para quién) parece que empieza a remitir en toda  España y muchos conductores pueden empezar a sufrir las consecuencias de sus alergias. Y con ello, empezamos a tomar medicamentos para paliar los síntomas, pero que a su vez pueden afectar a nuestra capacidad de conducción, ya que muchos de ellos producen sueño en el conductor.

De hecho, la mayoría de estos medicamentos suelen producir este efecto, por lo que, como primeros consejos, debes consultar siempre al médico, leer bien el prospecto y nunca te automediques.

Ten en cuenta que los fármacos que peor relación tienen con el volante son los relajantes musculares (provocan sueño), antigripales (sueño), analgésicos (sueño, euforia y mareo), antihistamínicos (sueño, visión borrosa, ansiedad e insomnio), antidepresivos (sueño, mareo o hipotensión) y ansiolíticos (sueño y falta de coordinación motora).

Cuidado con los antihistamínicos

Ya hemos visto que algunos medicamentos no son compatibles con la conducción. Incluso algunos que no precisan receta médica pueden llegar a disminuir tu capacidad de conducción de forma segura. Para ello, es imprescindible que te informes de aquellos medicamentos que pueden producir efectos adversos como visión borrosa, sensación de vértigo, somnolencia, desvanecimientos, mareos, falta de coordinación…

El Ministerio de Sanidad y la DGT elaboraron un documento de consenso sobre medicamentos y conducción, de cara a sensibilizar a los profesionales sanitarios y a la población sobre los efectos negativos que puedan acarrear ciertos medicamentos a la hora de ponerse al volante.

Tener la información necesaria al respecto es clave para evitar incidentes indeseados con el coche. Los medicamentos que más pueden afectar a la capacidad de conducir de una persona son aquellos para tratar los trastornos del sueño, depresión, ansiedad, epilepsia, migrañas, gripe, catarro, alergias…

medicamentos y conduccion

Para esos conductores alérgicos, el tratamiento suele consistir en tomar antihistamínicos, un tipo de medicamento con importantes efectos secundarios que influyen en la conducción. El principal es la somnolencia, pero también provoca mareos, visión borrosa, náuseas, descoordinación, ansiedad, sequedad de boca, tos, dolor de cabeza o palpitaciones. Si necesitas tomarlos y eres conductor deberás avisar a tu médico para que te recete los más adecuados.

En cualquier caso, siempre es aconsejable evitar conducir cuando estamos en tratamiento médico y siempre que los síntomas de la alergia pongan en peligro nuestra seguridad al volante.

¿Los medicamentos pueden dar falsos positivos?

Sí. Muchos de los medicamentos que tomamos pueden llegar a dar falsos positivos en los controles antidroga. Así, ciertos medicamentos, como el ibuprofeno, pueden provocar una reacción en tus facultades para conducir y dar una cifra indeseada si te somenten a esta prueba.

Según los últimos datos, el 17% de los conductores dan positivo por alguna sustancia, y de estos, el 2% es por consumo de medicamentos. Así que, además de evitar mezclar varios medicamentos ni mezclarlos con alcohol, aunque sea en pequeñas cantidades, pues multiplican sus efectos, existen algunos principios activos y medicinas que debes evitar, ya que pueden dar positivo en una prueba de drogas (aunque algunos de ellos solo se detectarían en la orina).

De esta forma, además del ibuprofeno, también pueden dar falsos positivos la Bromfeniramina (Ilvico), Bupropion (Zyntabac, Elontril), Clorpromazina (Largactil), Clomipramina (Anafranil), Dextrometorfano (Romilar), Difenhidramina (Bisolvon antitusivo compositum y otros), Doxilamina (Cariban, Dormidina y otros), Naproxeno, Prometazina (Actithiol antihistamínico, Fenergan expectorante), Quetiapina (Seroquel), Ofloxacino (Surnox), Ranitidina, Sertralina, Tioridazina, Trazodona (Deprax), Venlafaxina o Verapamil.

Consejos para los alérgicos

Como ya hemos dicho, las enfermedades alérgicas tienen dos formas de afectar a la conducción. Por un lado, sus síntomas pueden dificultar la conducción segura (una serie de estornudos puede hacer retirar la atención de la conducción hasta 20-30 segundos).

Además, más de la mitad de alérgicos tienen el sueño alterado –en especial los que padecen obstrucción nasal–. De hecho, el 40% de los pacientes que padecen rinitis alérgica padecen somnolencia diurna, con las consecuencias negativas que esto implica sobre la conducción, según la DGT.

La segunda forma es los efectos secundarios que los fármacos utilizados para tratarlas. Muchos de estos provocan cierta somnolencia –en especial al comienzo del tratamiento o si se ingiere alcohol, que incrementa los efectos adversos–. Puedes evitar o minimizar los riesgos de la alergia mientras conduces, siguiendo una serie de consejos como:

  • Viaja con las ventanillas del coche cerradas. Revisa, por ello, que el aire acondicinado funciona correctamente.
  • Revisa el filtro de habitáculo o antipolen de tu coche (se recomienda cambiarlo una vez al año o cada 15.000 km).
  • Cuando te receten antihistamínicos advierte a tu médico de que eres conductor.
  • Limpia el coche con frecuencia, usa una aspiradora potente para eliminar ácaros de moquetas y tapicerías y productos líquidos para ventanas, salpicadero, etc. especialmente si has transportado animales.
  • Evita realizar los viajes durante el atardecer o el amanecer, ya que hay más concentración de polen. Asimismo, procura no dejar tu coche en zonas húmedas.
  • Es mejor comenzar el tratamiento dos o tres días antes de iniciar un viaje pues los efectos sedativos disminuyen al adaptarse el organismo.

Confía en Autofit

Seguir estos consejos te permitirá soportar mejor los inconvenientes asociados a la alergia, especialmente peligrosos mientras conduces. En Autofit, te recomendamos que revises en primavera tanto el filtro de habitáculo como el aire acondicionado, sobre todo, si eres alérgico para evitar problemas en carretera. De igual forma, te recordamos la importancia de que mantengas tu coche en las mejores condiciones para reducir el riesgo de accidentes y averías.

Confía en nuestros profesionales no sólo para efectuar las revisiones recomendadas por la marca de tu coche, sino para cualquier otra operación de mantenimiento o reparación que requiera tu vehículo. Los talleres de nuestra Red trabajamos para seguir siendo tu mejor opción a la hora de cuidar tu vehículo.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar

Evita los riesgos de los medicamentos para la alergia si conduces
5 (100%) 1 voto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *