Estrés y caravana: otro 'cóctel' a evitar en Semana SantaLa Semana Santa es una de las épocas del año en las que mayor densidad de tráfico hay en un corto periodo de tiempo. Tanto es así, que, para la propia DGT, esta operación es una de las más conflictivas del año. No en vano, para esta de 2019 se prevén 15,5 millones de desplazamientos de los cuales 9,1 millones se realizarán entre el miércoles 17 y el lunes 22 de abril.

Esto genera un gran número de retenciones en puntos concretos, largas caravanas y, en estas circunstancias, es donde se producen dos de los incidentes con víctimas más habituales en carretera: el accidente por alcance y el accidente múltiple, en cadena o en caravana.

De todos los accidentes con víctimas que se producen al año en España, el 23% es por alcance, múltiples o en caravana. Sólo 2017, según la Asociación Profesional de Empresas Formadoras en Logística, Transporte y Seguridad Vial (Formaster) se contabilizaron más de 23.000 accidentes múltiples, en caravana o por alcance con más de 38.000 víctimas, lo que supone 1,6 heridos por cada accidente.

Sin embargo, no por ser común es el más mortal, pues apenas el 8% de los fallecidos en accidente de tráfico es por un siniestro de este tipo. Aun así, el 28% de los heridos leves en carretera necesita atención por un golpe como consecuencia de un alcance entre vehículos o en caravana.

En este sentido, muchas de las lesiones que producen las colisiones y los alcances en caravana aparecen a las 24 horas del accidente. El daño más común de este tipo de incidente de tráfico suele ser dolor de cabeza, esguince cervical o traumatismo leve torácico, además de posibles cuadros de ansiedad.

¿Cómo conducir en caravana?

Formaster recuerda algunas sencillas normas de circulación que deben aplicarse cuando vamos en caravana o conduciendo por carreteras con alta densidad de tráfico para evitar accidentes por alcance o reducir el impacto de sus consecuencias.

En primer lugar, mantener la distancia de seguridad. Debemos dejar espacio suficiente con el vehículo que nos precede para poder realizar con seguridad una frenada de emergencia. Además, debemos observar si en la carretera existen señales horizontales de doble flecha, donde es obligatorio aumentar la distancia de seguridad.

Asimismo, cuidado con el efecto acordeón. Debemos mantenernos atentos para que paradas bruscas y prolongadas seguidas de momentos de aceleración no sean un peligro. En estos casos, la distancia de seguridad es fundamental pero también lo es mantener una velocidad moderada.

También, evita cambiar de carril de forma brusca y continua. No por mucho movernos de un carril a otro vamos a avanzar más rápido (la caravana es para todos).

Por último, circula siempre con el cinturón de seguridad puesto y con una posición de reposacabezas correcta, acorde a nuestra altura que nos salvará de un esguince cervical ante un golpe. Y si viajas con niños, utiliza los sistemas de retención adecuados a su edad y altura, sé paciente con ellos, dá ejemplo.

Cuidado con el estrés en caravana

La conducción exige ya de por sí estar en un estado de alerta constante, que no significa que sea negativo porque nos ayuda a estar ‘despiertos’ y reaccionar de forma rápida ante cualquier eventualidad. Pero no es menos cierto que existen situaciones que provocan reacciones adversas de nerviosismo o ansiedad.

Una de ellas es, precisamente, los atascos. Según Nascia, empresa especializada en el tratamiento del estrés y la ansiedad, al 58% de los conductores los atascos les genera una situación de frustración porque la variable tiempo está presente también en la ecuación. «No avanzar provoca nerviosismo y estrés en estas personas, que en ocasiones se manifiesta con actitudes agresivas o impulsivas».

De hecho, ir con prisa lleva al conductor a una conducción menos prudente, pidiendo el paso de forma constante y sintiendo molestia hacia todos los vehículos que comparten trayecto. Esto es algo que le ocurre al 80% de las personas al volante en algún momento. Y es que el tiempo se presenta como un factor adicional para la presencia del estrés.

Consejos básicos

Para evitar los atascos, planifica tu viaje (no te pongas hora de llegada y si puedes utiliza vías alternativas a las que sufren mayores retenciones) y evita las horas de mayor intensidad circulatoria. ¿Y para el estrés? Nascia ofrece algunas recomendaciones para ahuyentar el estrés de la conducción.

Así, «hacer gala de la autoconfianza, evitar la cafeína y otros elementos externos, mantener la mente ocupada con música, trabajar el autocontrol y la respiración o parar si lo vemos necesario servirá en mayor medida para tratar de alejar el estrés en la conducción».

En este sentido, recuerda que el alcohol o el consumo de estupefacientes, además de estar prohibido su consumo si conducimos y ser un peligro para tu seguridad y la de los demás, pueden alterar nuestra conducta y favorecer el estrés.

Confía en Autofit

Por ultimo, ten en cuenta que, para afrontar con seguridad viajes largas debes dormir suficiente, así como descansar cada dos horas de conducción (o cada 200 km), bajarse del vehículo, estirar las piernas y caminar un poco.

De igual forma, en Autofit evita cualquier distracción al volante y practica una conducción prudente y respetuosa con las normas. Y no olvides circular también siempre con un coche bien mantenido. Por eso, revísalo antes de salir a la carretera.

Confía en nuestros profesionales siempre que tu coche necesite una operación de mantenimiento o reparación. Los talleres de nuestra Red trabajamos para seguir siendo tu mejor opción a la hora de cuidar tu coche.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar