¿Cómo es y qué elementos pueden fallar en el sistema de dirección?

¿Cómo es y qué elementos pueden fallar en el sistema de dirección?El sistema de dirección de un vehículo es uno de los más importantes, ya que nos permite controlar el automóvil. Desde el volante hasta las ruedas, hay todo un mecanismo compuesto de numerosas piezas a las que debemos prestar atención para conseguir que tengan una vida útil lo más larga posible.

Antes de nada, conviene explicar cómo funciona el sistema de dirección de tu coche y conocer sus partes principales. Evidentemente el volante es una de las partes primordiales, pero ¿qué hay debajo de él y cómo funciona?

Como decíamos, el sistema de dirección del coche está compuesto por un conjunto de mecanismos cuya finalidad es orientar las ruedas delanteras (o directrices) para que el conductor, sin esfuerzo, pueda guiar el vehículo.

¿Cómo funciona el sistema de dirección?

Por medio del volante se acciona la barra de dirección (o columna de dirección), que es la encargada de unirlo a la caja de dirección. En el pasado la mayor parte de estas columnas de dirección eran rígidas (de ahí lo de barra) y suponían un grave peligro para el conductor en caso de choque frontal. En la actualidad, y con el objetivo de aumentar la seguridad, la mayor parte de estos elementos se dividen en diferentes articulaciones y son deformables.

La columna de dirección acaba en la caja de dirección, que se encarga de transformar el movimiento rotativo en longitudinal, empleando para ello un brazo de mando que se monta en la salida de la caja. Este brazo permite, por ejemplo, la reducción en el grado de giro de las ruedas, es decir, si el volante gira una vuelta completa (360º), las ruedas viran un ángulo menor.

La caja de dirección también se encarga de proporcionar cierta progresividad en los giros, haciendo que cuanto más se gire el volante, más viren las ruedas. Por otro lado, también es el elemento encargado de proporcionar lo que se conoce como dirección irreversible. Esta cualidad permite que se puedan transmitir con facilidad los movimientos del volante a las ruedas, pero no al contrario.

Sistema de dirección: tipos

A través de los años se han producido varios tipos de dirección, generalmente buscando que el accionar del volante sea más sencillo para el conductor. Básicamente existen cuatro tipos de dirección: mecánica, hidráulica, electrohidráulica y electromecánica o eléctrica.

La mecánica, como su nombre indica, no está asistida por sistemas hidráulicos o eléctricos. Generalmente funciona por medio de una cremallera y es el principio de todas las direcciones modernas en los vehículos.

La hidráulica fue sustituyendo a la mecánica y presenta una bomba conectada al motor que le brinda una mayor suavidad, tanta que en ocasiones hubo que dotar al sistema de una asistencia variable que depende de la velocidad. Sólo funciona con el motor en marcha.

La electrohidráulica, por su parte, , en lugar de gestionarse por la acción de una bomba hidráulica, lo hace por medio de un motor eléctrico que se alimenta a través de la batería. Por lo tanto, ahorra combustible porque no depende del motor directamente y sólo se activa cuando se la necesita.

Por último, la dirección electromecánica o eléctrica es la más novedosa. En ella un motor eléctrico acoplado al eje o a la caña de la dirección induce con su rotación la ayuda para reducir el esfuerzo a la hora de girar el volante. Es la utilizada en los vehículos más modernos para, efectivamente, combinarse con algunos sistemas de seguridad de última generación.

¿Cómo evitar averías en el sistema de dirección?

Antes de pensar en una posible avería en el sistema de dirección, comprueba el estado de neumáticos, amortiguadores o alineación de las ruedas. En numerosas ocasiones, los síntomas detectados (en un post anterior, ya te contamos por qué puede vibrar el volante) no son más que neumáticos en mal estado, a veces motivado por llevarlos con una presión incorrecta.

Debes saber que la dirección asistida está prácticamente libre de mantenimiento, salvo las de tipo hidráulico o electrohidráulico. En este tipo de dirección asistida, los principales cuidados recaen sobre el nivel del líquido de dirección (si existe fuga y se queda sin nivel podríamos provocar una grave avería).

De este modo, es muy importante prestar atención a la pureza del líquido y tener mucho cuidado al rellenarlo, evitando la intrusión de cuerpos extraños. Por ello, es clave reemplazar el líquido según recomienda el fabricante.

Asimismo, es fundamental comprobar el estado de la correa de impulsión (si existe): si al girar rápidamente la dirección se escuchan ruidos, vibraciones y el volante tiende a endurecerse, quizá se ha aflojado o manchado de aceite.

Por otra parte, debes evitar mantener la dirección girada a tope durante varios segundos (por ejemplo, al maniobrar). Y en caso de notar algo raro, revisarlo cuanto antes en un taller, pues la avería podría provocar daños a otros elementos.

En cuanto a las direcciones eléctricas puras no requieren mantenimiento, aunque no por ello exentas de averías. La principal recomendación es hacerla trabajar lo mínimo posible.

Para ello, debemos evitar mantener el pedal del freno pisado mientras giras la dirección al maniobrar. Tampoco debes forzar y mantener el volante girado al máximo durante las maniobras, así como evitar los topes bruscos de dirección.

Confía en Autofit

En caso de avería, las reparaciones de la dirección asistida son en general sencillas de efectuar, aunque no siempre baratas, ya que en muchas ocasiones requiere el cambio de elementos completos.

Por eso, desde Autofit te recomendamos que evites una conducción agresiva, así como movimientos bruscos con el volante que le lleven al final de su giro con violencia. Asimismo, evita bordillazos, pasar deprisa sobre resaltos o badenes, además de evitar circular por carreteras o caminos en mal estado.

Y en caso de que sufras una avería en el sistema de dirección, no te preocupes: los profesionales de Autofit sabremos darte la mejor solución para que recuperes tu movilidad lo antes posible. Confía en los talleres de nuestra Red. Trabajamos día a día para seguir siendo tu mejor opción a la hora de reparar o mantener tu coche.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar

¿Cómo es y qué elementos pueden fallar en el sistema de dirección?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad