El cambio de hora y la conducción por la nocheLa madrugada del sábado 30 al domingo 31 de marzo de 2019 se producirá el cambio de hora (a las 2 am deberemos adelantar los relojes a las 3 am) que nos devolverá al horario de verano. Un cambio de hora con el que aumentarán las horas de luz pero que, al mismo tiempo, verá cómo realizamos más desplazamientos por la noche.

Conducir de noche entraña sus riesgos, especialmente para aquellos conductores que no están acustumbrados. No en vano, según los últimos datos disponibles de siniestralidad vial de la DGT, si bien es la franja comprendida entre las 8:00 y las 19:59 h la que presenta un mayor número de víctimas mortales, durante la noche (entre las 20:00 y las 7:59 h) se produce un índice
de letalidad más alto, tanto en vías interurbanas como en vías urbanas.

Por eso conviene que tengamos en cuenta no sólo algunos consejos a seguir para que nuestra conducción de noche sea más segura. También es importante que sepamos cómo actuar en caso de sufrir una avería por la noche, cuando nos convertimos en un mayor peligro también para el resto de usuarios de la carretera.

Consejos para conducir de noche

Ya te hemos ofrecido en algún post anterior, algunas recomendaciones para conducir de noche, ya que, durante la noche, la visibilidad se reduce y corres el riego de que aflore el cansancio.

En resumen, debes utilizar bien el alumbrado: enciende las luces de cruce al atardecer pues te ayudan a ver y a ser vistos. Siempre que sea posible utilizaremos las luces de carretera, evitando deslumbrar a los otros conductores.

Asimismo, adapta la velocidad para poder frenar dentro del campo de iluminación de los faros. Y mantén la distancia de seguridad dando un margen no inferior a tres segundos al vehículo que te precede.

Cuidado con la fatiga. Con el cansancio, los reflejos se ven afectados y el efecto es similar a conducir con una tasa de 0,5 g/l de alcohol en sangre. Ante los primeros indicios de fatiga es importante parar y descansar —recomendable cada dos horas o 200 km— o dormir hasta que te encuentres con fuerzas para seguir con el viaje viaje.

En este sentido, procúrate una buena ventilación: abrir de vez en cuando las ventanillas te ayudará a evitar que te entre somnolencia durante el viaje.

Y, por último, evita viajar de noche si hace mal tiempo ya que, si ya de por si la visibilidad es reducida, con condiciones meteorológicas adversas, la cosa se complica.

Cómo actuar al sufrir una avería de noche

Todo conductor debe saber actuar ante un accidente o una avería en carretera. Para que esto no ponga en riesgo la seguridad de los ocupantes del vehículo detenido ni del resto de usuarios de la calzada, debemos señalizar bien nuestro coche cuando está detenido, algo especialmente importante si sufrimos la avería de noche.

Así, siempre que sea posible, detendremos el vehículo en el arcén y actuaremos con tranquilidad. Si la calzada no tiene arcén, lo dejaremos lo más apartado posible en el lado derecho, teniendo en cuenta que hay que evitar zonas como salidas de curvas, cambios de rasante o zonas de escasa visibilidad.

A continuación, encenderemos las luces de emergencia. Si la avería ocurre en autopista o autovía, en condiciones de baja visibilidad o entre la puesta y la salida del sol, además, se pondrán también las luces de posición.

Una vez detenido el vehículo en una zona segura, la normativa obliga al conductor a colocarse el chaleco reflectante antes de bajarse del coche. Una regla que hace imprescindible guardar siempre esta prenda en nuestro coche. Asimismo, y aunque no es obligatorio que el resto de ocupantes también usen el chaleco, si lo hacen evitarán posibles atropellos.

Además, deberemos colocar los triángulos de seguridad (también obligatorios). Cuando las condiciones de circulación permitan su uso, la ley obliga a colocarlos a 50 m del vehículo averiado (unos 80 pasos). Sin embargo, esta obligación es únicamente cuando desde ese punto el triángulo pueda ser visible a 100 m.

En caso de que la calzada sea de doble sentido, habrá que colocar los dos triángulos, uno por delante del coche y otro por detrás, mientras que, si se trata de una vía de un único sentido (autopista, autovía…), sólo utilizaremos un triángulo en la parte trasera.

Últimos consejos en caso de avería de noche

Una vez hayamos señalizado el vehículo correctamente, es hora de ponerse a salvo. Tanto el conductor como los ocupantes deben situarse en una zona en la que no distraigan al resto de conductores, ni tampoco supongan un nuevo obstáculo, y siempre fuera de la calzada.

Si la avería la sufrimos por la noche es todavía más importante ser vistos. Legalmente solo estamos obligados a usar los triángulos y el chaleco, pero cuanto más visibles seamos, mejor. En el mercado existen dispositivos luminosos homologados que nos ayudarán a ser aún más visibles, si bien no sustituyen a los intermitentes de emergencia, a los triángulos ni al chaleco reflectante.

Por último, debemos solicitar ayuda. Conviene llevar a mano (en la agenda del móvil o visible en la guantera) el teléfono de asistencia en carretera (o de nuestra aseguradora): nos ahorrará tiempo, especialmente en momentos de nerviosismo. Es importante ofrecer la información más detallada posible para que la ayuda llegue cuanto antes.

Confía en Autofit

Y recuerda, además de estos consejos, circula siempre con un coche bien mantenido, evita las distracciones y el alcohol al volante, y respeta las normas (señalizaciones, límites de velocidad, distancia de seguridad…) para viajar con mayor seguridad y reducir el riesgo de accidentes.

Confía en los profesionales de nuestra Red cada vez que necesites realizar una operación de mantenimiento o reparación en tu vehículo. Trabajamos día a día para ser siempre tu mejor opción a la hora de cuidar tu coche.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar