Estado de la carretera y averíasMás de la mitad de los conductores asegura haber sufrido algún tipo de problema de inseguridad debido al mal estado de la carretera, aunque, por suerte, en el 94% de las ocasiones las consecuencias no fueron graves. Pero además, los españoles son muy conscientes del impacto que el mal estado del firme tiene también en los costes de reparación y mantenimiento del coche. ¡Menos mal que siempre puedes aprovechar las ultimas promociones de Autofit para poner tu coche a punto!

Estas son algunas de las conclusiones del «Estudio de Percepción del Estado de Conservación de las Carreteras Españolas» elaborado por la Asociación Española de la Carretera (AEC) y la Fundación CEA, muy en línea de otro informe -también de la AEC- sobre “Necesidades de Inversión en Conservación”. Y es que egún éste último, uno de cada trece kilómetros de la red viaria de nuestro país presenta deterioros relevantes en más del 50% de la superficie del pavimento, acumulando baches, roderas y grietas longitudinales y transversales.

Mal estado de la carretera, más averías en el coche

El estudio, en cuya elaboración han participado 1.105 personas, revela que nueve de cada diez encuestados considera muy significativa la influencia del estado de la vía en el aumento de la fatiga del conductor. Pero no solo eso: para el 75% de los usuarios un pavimento con baches, roderas y grietas incrementa de forma considerable el consumo de combustible; el 76% opina también que esta situación influye mucho o bastante en el aumento de los costes de reparación y mantenimiento del vehículo.

La percepción de los usuarios se corresponde, en buena medida, con el déficit de mantenimiento que acumulan las carreteras a cargo del Estado y las gestionadas por las Comunidades Autónomas, cifrado –según datos de la AEC- en 7.054 millones de euros: 2.211 millones para las carreteras estatales y 4.843 millones para las autonómicas.

Averías derivadas por un firme que no está en condiciones:

Un firme irregular, con baches, socavones o grietas contribuirá a un desgaste prematuro de algunos de los componentes y sistemas en nuestro coche, al tiempo que tendrá un impacto negativo en términos de seguridad vial.  Las principales averías y problemas, por tanto, se dejarán notar en:
  • Neumáticos: Lógicamente, al ser el punto de contacto con la carretera, se llevarán la peor parte junto al sistema de suspensíon. Desgaste prematuro, deterioro, cortes… incluso un reventón en el peor de los casos. Recuerda: no dejes de comprobar visualmente el estado de las cubiertas y asegúrate de que circulas con la presión correcta.
  • Sistema de suspensión: Otra de las patas del triángulo de seguridad del automóvil. Si no está a punto, la distancia de frenado se incrementará y la conducción se irá haciendo menos cómoda y segura. Su desgaste no siempre es perceptible: revisa tus amortiguadores en el taller.
  • Sistemas de Transmisión y Dirección: aches, firmes irrregulares, resaltos… se dejarán notar en los sistemas de dirección y transmisión de potencia a las ruedas provocando un desgaste prematuro.
  • Parabrisas y carrocería: Si la carretera no está en buen estado, es más probable que una «china» acabe saltando contra nuestro parabrisas o alguna de las partes exteriores del coche. Si se produce un impacto con el cristal, es necesario comprobar la gravedad del mismo y reemplazarlo o intervenir sobre el impacto para asegurar su seguridad. ¡Evita que la luna se rompa y comprometa tu seguridad! Del mismo modo, un pequeño golpe en la pintura mal tratado podría derivar en un problema de corrosión con el tiempo. Recuerda que la pintura tiene una función algo más que estética.

Que el estado de conservación de la carretera no te detenga ni comprometa tu seguridad. ¿Necesitas un taller? Encuentra tu Taller Autofit con nuestro buscador. ¡Te esperamos!

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar