Dime qué olor tiene tu coche y te diré qué avería tieneCon la llegada de la primavera, nuestro entorno empieza a llenarse de colores y olores fascinantes ¿qué color y olor es tu favorito? Además, el buen tiempo nos anima a realizar cada vez más actividades al aire libre, muchas de ellas, desplazándonos en nuestro coche. Por eso, es importante revisarlo y adecuarlo a las exigencias de esta estación del año.

Aunque para la mayoría es una estación que invita a disfrutar, no son pocos los que tienen que sufrir sus ‘daños colaterales’ (si eres alérgico lo sabrás bien). En este sentido, conviene que sustituyas el filtro de habitáculo de tu coche, en especial si notas un olor extraño en tu vehículo.

Precisamente de olor y olores te vamos a hablar en este post ¿alguna vez has abierto tu coche y un olor desagradable te ha golpeado la nariz? Si no te desmayas o sientes náuseas de inmediato, empiezas a preguntarte qué podría ser… ¿gasolina? ¿aceite? ¿comida? ¿mascotas? ¿olor procedente del escape?

¿Qué olor tiene tu coche?

Aunque pueda parecer poco importante, identificar un olor puede ayudarte a saber si tu vehículo necesita pasar por el taller de inmediato o si simplemente debes refrescar su interior. Además, un olor u otro le dará a tu mecánico información importante, si tu automóvil requiere los servicios de un profesional.

¿A qué puede oler tu coche? Un olor bastante común es el olor a gasolina (o gasoil). Si no te manchaste la ropa con carburante al repostar, y notas este olor en tu coche, podrías tener una fuga en el sistema de combustible, que debería repararse de inmediato.

En el peor escenario, podrías tener un problema (grave) en el sistema de emisiones o, peor aún, una fuga de combustible que podría incendiar tu vehículo.

Otro olor habitual es el olor a huevos podridos. Naturalmente, si tu coche huele a huevos podridos, podrías suponer que alguien comió en su interior. Pero si ese no es el caso, podrías tener un problema en el catalizador.

El convertidor catalítico de tu vehículo reduce las emisiones contaminantes del escape del motor, pero si huele a huevos podridos significa que el catalizador no funciona correctamente. No está convirtiendo el azufre presente en la gasolina y ese es el olor que probablemente experimentes.

¿Qué debes hacer? Acude a un taller para que lo revisen para y así evitarás problemas posteriores (en el sistema de emisiones) que, en ocasiones, pueden causar problemas en el motor. Cuanto más esperes, más costosa será la reparación. Además, puedes tener problemas al pasar la ITV y suspender la inspección.

En el peor de los casos, el catalizador podría estar tan obstruido que al arrancar, la moqueta se incendie porque el combustible no quemado prenda y queme los bajos del vehículo.

¿Qué más olores puedo identificar?

Un olor a jarabe o caramelos también puede anticipar un fallo en tu coche. El refrigerante tiene un olor como a dulce. Si el indicador de temperatura en el cuadro de instrumentos comienza a subir y se desprende un fuerte olor acre, picante, deja de conducir. Sin refrigerante, el motor se sobrecalentará y podría llegar a griparse.

Entonces, es el momento de acudir a tu taller de confianza más cercano para que revisen —y rellenen— el nivel del refrigerante. Asegúrate también de que comprueben si hay fugas. En el mejor de los casos, tienes una fuga menor y tu vehículo solo necesita una pequeña reparación o sustitución de piezas. En el peor, tendrás que cambiar algún componente como la bomba de agua.

Más olores. Si no notas un olor a aceite quemado (olor acre, que se vuelve más picante cuando se quema), tu motor podría estar quemando lubricante. Todo motor quema aceite, pero dentro de ciertos límites. Si el motor quema aceite en exceso, sientes olor a aceite y ves humo azulado o gris, es porque existe un fallo en algún punto del circuito. Asimismo, el olor a aceite también puede estar causado por un nivel demasiado bajo del aceite del coche.

También puede oler a aceite quemado por el fluido de la transmisión. Este líquido es bastante difícil de oler desde el interior del vehículo. Probablemente detectarás una fuga antes de olerlo. En el mejor de los casos, una junta está comenzando a desgastarse o alguna conexión está suelta. No es un gran problema si se trata de inmediato. Mientras, en el peor escenario, la junta de la bomba o del eje de salida ha fallado y entonces sí que tienes un problema.

¿Qué pasa si huele a caucho quemado o a moho?

Si no has derrapado y notas un olor a caucho quemado, podría ser un manguito o correa. Es posible que alguna se esté apoyando en cualquier parte caliente del motor, por lo que deberías acudir a un taller para que comprueben qué sucede. Probablemente debas reemplazar una correa o un manguito.

En el peor de los casos, la correa de distribución se ha roto, ninguno de los accesorios está funcionando, el refrigerante se escapa sin control y el motor se está «cocinando». Asimismo, un olor a como a goma quemada (y no por un frenazo) puede proceder de las pastillas de freno. Este olor no es malo en la mayoría de los casos cuando se instalan pastillas de freno nuevas.

Por otra parte, un olor fétido, como a moho, y que se intensifica cuando enciendes el aire acondicionado es un problema sencillo de resolver: cambia el filtro de habitáculo. Como decíamos antes, cuando se cambia regularmente, el filtro de habitáculo atrapa partículas, evita los malos olores y mantendrá tu nariz despejada. Una buena idea sería usar también un spray antifúngico en los respiraderos.

Evita los malos olores, confía en Autofit

Nuestro sentido del olfato es más importante de lo que la gente cree. Mantén tu nariz lista y podrás detectar problemas antes de que se conviertan en un algo grave, lo que te permitirá evitar averías más costosas.

Confía en los profesionales de Autofit siempre que tu coche necesite una operación de mantenimiento o reparación. Los talleres de nuestra Red trabajamos para seguir siendo tu mejor opción a la hora de cuidar tu coche.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar

Dime qué olor tiene tu coche y te diré qué avería tiene
5 (100%) 2 voto[s]