Diez elementos básicos que puedes (y debes) revisar en tu coche

¿Cuáles son los elementos básicos a revisar en tu coche?¿Eres de los que usa a diario el coche o sólo en fines de semana? Seas el tipo de conductor o conductora que seas, seguramente, no olvidas repostar combustible de forma periódica, y más si vas a realizar un trayecto largo. Del mismo modo, deberías dedicarle a tu coche no más de cinco minutos de vez en cuando para comprobar algunos elementos básicos de su funcionamiento (y de tu seguridad) para tenerlo siempre en perfecto estado pero ¿qué debes revisar en tu coche?

Desde Autofit, te venimos ofreciendo una serie de consejos para alargar la vida útil de tu vehículo y cómo detectar posibles averías en sus distintos componentes. Muchos de estos fallos tendrán que ser comprobados, y en su caso solventados, en un taller por un especialista, ya que requerirá de un trabajo profesional que garantice una solución eficaz que no comprometa ni tu seguridad ni la vida de tu coche.

Sin embargo, hay una serie de elementos básicos que tú mismo puedes (y debes) revisar en tu coche para comprobar su estado y, en caso necesario, adelantar averías más costosas llevándolo al taller. Con una simple inspección visual podrás conocer cómo se encuentran elementos fundamentales para el funcionamiento de tu coche y te evitarás problemas posteriores.

Elementos fáciles de revisar en tu coche

Las revisiones periódicas previstas en el libro de mantenimiento de tu coche aseguran la sustitución de elementos sometidos a desgaste (filtros, correa de distribución…), si bien otros componentes deberás revisarlos de vez en cuando para cambiarlos cuando sea necesario. Para ello, no necesitas saber de mecánica, sólo dedicarle unos minutos a tu vehículo de vez en cuando y, si detectas alguna anomalía, consultar con un taller de confianza.

¿Qué está a tu alcance revisar en tu coche? Lo primero que debes vigilar son los neumáticos, pues unos en mal estado comprometen tu seguridad. Así, revisar su presión, comprobar que no tengan daños (grietas, abolladuras…), así como su desgaste (el dibujo por encima de 1,6 mm) debería ser algo habitual para ti, más si el coche ha estado cierto tiempo parado. Si revisas también la rueda de repuesto o el kit repara-pinchazos, tu nota será un 10.

Otros componentes que indicen en tu seguridad y que está a tu alcance revisar en tu coche son las luces. Con un simple vistazo puedes descubrir si alguna muestra síntomas de agotamiento (de posición, cruce, carretera, de matrícula, de marcha atrás, de frenos, intermitentes…). No esperes a que, si tu coche lo incorpora, te avise el ordenador de a bordo. Y si alguna debe ser sustituída, acude a un taller.

De igual forma, puedes revisar en tu coche el parabrisas (que no presente roturas que puedan deslumbrarte) y las escobillas limpiaparabrisas (lo recomendable es sustituirlas una vez al año). También puedes comprobar el nivel del líquido limpiaparabrisas, cuyo depósito se encuentra debajo del capó.

Y puestos a levantar el capó, comprueba igualmente el refrigerante (o anticongelante) y el aceite lubricante. Ambos depósitos también están accesibles y con los indicadores de nivel óptimo visibles. Puedes ir más allá comprobando también el líquido de frenos.

Otros componentes a revisar en tu coche

La batería sería otro elemento fundamental a revisar. Si no requiere de mantenimiento, no puedes hacer mucho por ella. Únicamente hacer un uso eficiente; estar atento o atenta en caso de que muestre síntomas de agotamiento (dificultad al arrancar, parpadeos en las luces o bajada o subida de lunas a trompicones…); y comprobar que no presente fugas o que los bornes no estén oxidados.

También es sencillo comprobar el estado de los amortiguadores: basta con presionar sobre el capó hacia abajo y luego aflojar la presión. Si el vehículo oscila solo una vez significa que funcionan correctamente, pero si se produce más de un rebote, los amortiguadores podrían estar desgastados y entonces deberán ser revisados por un mecánico.

Por otro lado, de los elementos a revisar en tu coche, los frenos, el tercer vértice del ‘triángulo de seguridad’ de tu vehículo junto con amortiguadores y neumáticos, son el componente más complicado de comprobar, ya que se requiere desmontar las ruedas para comprobar discos y pastillas.

Por ello, es importante que comprueben su estado en las revisiones periódicas, así como si tu coche acude al taller para cualquier otra operación. Lo que sí está a tu alcance es vigilar su comportamiento: si escuchas ruidos o chirridos al frenar, se alarga la frenada, o el pedal se comporta de forma anormal son síntomas de que algo puede estar fallando.

Confía en Autofit

Por último, es recomendable que compruebas que el motor no presente fugas, así como que tu coche no vaya dejando manchas sospechosas en el suelo. Y ante cualquier duda, acude a un taller de confianza. Los profesionales de Autofit comprobaremos el estado de tu vehículo y te ofreceremos las soluciones que necesitas. Confía en los talleres de nuestra Red: trabajamos día a día para ser tu mejor opción a la hora de reparar o mantener tu coche.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar

Diez elementos básicos que puedes (y debes) revisar en tu coche
5 (100%) 2 votos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad