Defectos graves que te impedirán pasar la ITV y que pueden sorprenderte

Las luces de carretera fundidas o solo una de las de cruce supone un defecto grave en la ITV.

Si tu coche debe pasar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) próximamente conviene que tengas algunas cosas en cuenta antes de someterle a la inspección, ya que puede que pienses que tu vehículo está en perfectas condiciones y que pasar la ITV será coser y cantar.

Sin embargo, es probable que desconozcas que algunos fallos, a priori poco importantes, para los técnicos de las ITV no lo son, con lo que te arriesgas a no superar la prueba a la primera.

Por eso, desde Autofit te recomendamos que, como paso previo a la inspección técnica periódica y obligatoria a la que se deben someter todos los vehículos a motor en España —en el caso de los turismos, cada dos años a partir de los 4 de antigüedad y anual desde los 10 años—, acudas a un taller de confianza para asegurarte pasar la ITV a la primera.

Los defectos graves impiden pasar la ITV

No en vano, el año pasado se detectaron en las ITV un total de 23,88 millones de defectos en los vehículos, según la asociación de empresas de inspección técnica AECA-ITV, de los que 6,88 millones eran graves, que son los que impiden superar la inspección. De esta forma, el promedio de este tipo de fallos por vehículo rechazado se situó en 1,9.

Con todo, el 18,8% de los vehículos que se sometieron a esta inspección durante 2016 no superaron la prueba a la primera. Es decir, del total de vehículos que pasaron la ITV el pasado ejercicio (19,5 millones), 3,66 millones no superaron esta prueba a la primera.

¿Y por qué no pasaron la ITV a la primera? Si tu coche se somete a la inspección técnica y se le detecta un fallo leve, el resultado será una ITV favorable —otra cosa es si acumula varios defectos leves— y podrás circular, si bien deberás acudir a un taller para subsanar el fallo lo antes posible.

Sin embargo, en el caso de que te detecten un defecto grave, el resultado de la inspección será desfavorable. Por regla general, tendrás unos dos meses para subsanarlo y deberás regresar a la estación de ITV para verificar que se ha solucionado el defecto. Mientras, en el caso de encontrar algún fallo muy grave, la inspección se considerará negativa.

¿Qué se considera defecto grave?

Según la legislación, se consideran defectos graves aquellos «que disminuyen las condiciones de seguridad del vehículo, ponen en riesgo a otros usuarios de la vía pública o a la protección del medioambiente». Son defectos que inhabilitan al vehículo para circular, «excepto para su traslado al taller, o en su caso, para la regularización de su situación y vuelta a la estación de ITV».

El pasado 1 de agosto de 2017 entró en vigor el nuevo Manual de Procedimiento de Inspección de las Estaciones de ITV, por el que se rigen todas las estaciones de nuestro país y que recoge todos los elementos a revisar y su consideración a la hora de realizarse la inspección técnica sobre nuestro vehículo.

Este Manual establece, entre otras cosas, los criterios que fijan qué es un defecto leve, grave o muy grave. De entre los defectos graves, quizá puede que te sorprenda que son considerados como tal llevar fundidas las luces de carretera, alguna de las luces de cruce, la luz antiniebla trasera (izquierda o central), la luz de marcha atrás, alguno de los intermitentes (o la intermitencia es irregular), o que no funcionen ninguna de las luces de freno o de posición (traseras o delanteras).

Asimismo, se considera también falta grave que no haya iluminación de la matrícula trasera o que sea de un color no reglamentario. También lo es que no funcione correctamente el claxon o el limpiaparabrisas, o no llevar escobillas; presentar pérdidas de combustible o de aceite; o acudir con el testigo del airbag o de avería encendidos. Tampoco pasarás la ITV si la suspensión o alguno de sus elementos están en mal estado.

Cuidado con frenos y neumáticos

Por lo que se refiere a los frenos, que haya un desequilibrio de las fuerzas de frenado entre las ruedas de un mismo eje superior al 30%, que la eficacia de frenado sea inferior al 50% o que exista un retraso anormal en el funcionamiento de los frenos en cualquiera de las ruedas, también será considerado como falta grave. Del mismo modo, se considera fallo grave un retorno del pedal inadecuado o que el revestimiento antideslizante del pedal esté suelto o haya desaparecido.

En cuanto a los defectos en los neumáticos que no te dejarán pasar la ITV, no basta con que el dibujo tenga una profundidad superior a 1,6 mm. También hay otros defectos graves: si están mal montados, si no están homologados o si son diferentes en un mismo eje, si tienen bultos, deformaciones o grietas. En las llantas, por su parte, no pueden faltar tornillos ni tuercas, ni tampoco golpes o defectos que puedan provocar pérdidas de aire.

También los defectos exteriores de tu coche pueden impedir pasar la ITV. En la matrícula, por ejemplo, un simple defecto de estado que impida su legibilidad, una fijación defectuosa con peligro de desprendimiento o placas con adornos, signos o caracteres no reglamentarios serán considerados como defectos graves.

Del mismo modo, la carrocería no debe presentar golpes con aristas afiladas o cortantes. Además, un impacto en el parabrisas o en los retrovisores no debe suponer un problema de visibilidad para el conductor o será considerado defecto grave, por pequeño que sea. Del mismo modo, si has recibido algún golpe o tienes una zona abollada, lo mejor es que acudas a un taller de confianza para que te confirmen si se trata de un defecto grave o leve.

Confía en Autofit

Desde Autofit te insistimos en lo importante que es para tu seguridad y la de los tuyos que revises tu vehículo periódicamente, con más motivo si debes pasar la ITV.

Por eso, no te la juegues y acude a un taller de nuestra Red antes de cumplir con la inspección técnica de vehículos y poder pasarla a la primera. Confía en los profesionales de Autofit siempre que necesites realizar cualquier operación de mantenimiento o reparación a tu vehículo: trabajamos día a día para ser tu mejor opción para mantener tu coche en óptimas condiciones.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar