¿Cubre tu seguro los daños sufridos en tu coche por incendios forestales?Lamentablemente, los incendios forestales vuelven a ser noticia. Raro es el año, sobre todo en verano, en el que en España no se queman miles de hectáreas, ya sea por fuegos fortuitos o por la mano consciente o inconsciente del ser humano (la inmensa mayoría). De momento, y a pesar de la intensa y duradera ola de calor que vivimos, nuestro país parece haber esquivado el infortunio.

Sin embargo, Portugal, otro país muy acostumbrado a este tipo de desgracias, está sufriendo una de las peores tragedias de su historia reciente. El pasado sábado 17 se declaró un incendio en el término municipal de Pedrógão Grande, en el centro del país, que ha provocado ya la muerte de más de 60 personas y ha asolado cientos de hectáreas de una zona plagada de bosques, riachuelos y playas fluviales, con aldeas diseminadas entre desfiladeros y riscos.

A parte de las pérdidas humanas y medioambientales, los incendios forestales suelen provocar enormes daños materiales. Así, además de las viviendas, otros de los perjudicados suelen ser vehículos que se ven devorados por las llamas.

Si la fatalidad hace que te veas envuelto en uno de estos desastres, desde Autofit queremos darte algunas claves para que evites un disgusto mayor del que ya supone la pérdida de un coche por incendio.

¿Quién protege tu coche de los incendios forestales?

Una vez que se declara un incendio, las altas temperaturas y la acción del viento suelen ayudar a su  propagación, arrasando miles de hectáreas en poco tiempo. Esto obliga a una actuación inmediata que lleva a muchos a abandonar sus pertenencias, incluido el coche ante la amenaza del fuego.

¿Qué pasa si tu vehículo se ve afectado? Para estos casos, debes saber que tu seguro se hace cargo, pero no siempre… Para poder reclamar a tu aseguradora cualquier perjuicio causado por un incendio debes tener contratada esta cobertura: de lo contrario, no hay nada que hacer. Dicha cobertura la incorporan todos los seguros a todo riesgo (con o sin franquicia), así como los a terceros ampliado (las pólizas del Consorcio de Compensación de Seguros no incluyen daños propios).

El otro requisito imprescindible para que entre en juego el seguro es que no exista un tercero que se haga responsable de los daños (en ese caso ese tercero deberá hacerse cargo).

Cumplidas estas dos variables, hay que diferenciar entre si el incendio sólo afecta de forma parcial al coche o el fuego lo calcina por completo (lo más normal en caso de un incendio forestal).

El coche sólo se ve afectado en parte

En el primer caso, el fuego no ha calcinado por completo nuestro vehículo, sino que ha afectado a determinadas partes como pueden ser ruedas, asientos, motor…, el seguro cubrirá la reparación. Si has instalado una pieza tras haber comprado el automóvil, deberás estar atento a la hora de firmar el seguro, ya que estos accesorios tendrán que ser indicados en las condiciones particulares de la póliza, junto a su valor de compra.

En el caso de los neumáticos, cada compañía maneja distintas variables, ya que lo normal es que queden derretidos con lo que será imposible saber en qué estado se encontraban antes del incendio. Por este motivo, para evitar pagar más de su posible coste, muchas aseguradoras optan por conceder un determinado porcentaje del valor de los neumáticos nuevos.

Pérdida total del vehículo

Sin embargo, como decíamos más arriba, lo más probable es que en un incendio forestal el vehículo quede totalmente calcinado. Ante esta situación, estaríamos dentro de lo que conocemos habitualmente como ‘siniestro total’. Aquí juega un papel clave la famosa letra pequeña, a la que deberás prestar especial atención, ya que varía según cada aseguradora.

La mayoría suele indemnizar por lo que se conoce como ‘valor a nuevo’ o ‘valor venal’. Habitualmente las aseguradoras basan la indemnización en el valor venal si nuestro coche tiene uno o dos años. Otras compañías, en el mejor de los casos, basan dicha compensación en el valor venal mejorado. Por el valor a nuevo, se te  compensaría con el precio que tendrías que pagar si quisieras adquirir tu coche nuevo en un concesionario en el momento del siniestro.

Pasados esos primeros años de ‘vida’ del vehículo, entra en escena el valor venal con el que la compensación económica se hará teniendo en cuenta el precio del coche en el mercado de segunda mano, según el modelo y su antigüedad.

Así que, ya sabes, para evitar disgustos en el caso de ser víctima de las consecuencias de los incendios forestales, lo recomendable es que tengas la cobertura de incendios en tu póliza del seguro de tu coche.

Del mismo modo, para evitar sorpresas a la hora de cuidar tu vehículo, confía en los expertos de Autofit. Los profesionales de nuestra Red son la mejor opción para reparar o mantener tu vehículo en las mejores condiciones.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar