¿Cuándo debes cambiar los principales componentes de tu coche?

¿Cuándo debes cambiar los principales componentes de tu coche?Todo conductor tiene que ser consciente de que debe efectuar un mantenimiento responsable de su vehículo por varios motivos. Por un lado, un vehículo en perfecto estado es menos proclive a sufrir averías y tendrá una mayor vida útil. Por otro, un coche bien mantenido incide directamente en la seguridad de conductor y acompañantes en carretera.

Sin embargo, estos motivos no son los únicos. También podemos encontrar más ‘excusas’ para cuidar todos los componentes de tu coche y sustituirlos cuando toca: al tener menos averías, te ahorrarás dinero y, al mismo tiempo, un coche en perfecto estado contribuye a que consuma menos combustible (por tanto, efectuará menos emisiones).

Y ya puestos, un coche con todas sus revisiones completadas también emitirá menos gases contaminantes a la atmósfera, al tener en buen estado los componentes de tu coche que trabajan para reducir dichas emisiones.

De este modo, el perfecto rendimiento de cada uno de los componentes del vehículo influye en la seguridad de sus ocupantes, su salud, confort, el ahorro o la cantidad de emisiones contaminantes. Eso sí, en su vida útil también influirán otros factores como el tipo de conducción, el uso que se hace del coche o la calidad de los recambios.

En este sentido, además de confiar en repuestos de primeras marcas, que aseguran una calidad, rendimiento y duración mucho mayor que otras, es importante tener en cuenta las prescripciones genéricas que marcan los fabricantes en cuanto a los periodos de revisión y reposición para los principales componentes de tu coche.

Componentes de tu coche en el motor

Así, Elige calidad, elige confianza, iniciativa de los principales fabricantes de recambios de automoción, ha recopilado estos intervalos genéricos, que pueden servirte de guía para saber cuándo cambiar cada componente de tu coche, más allá de neumáticos, aceite lubricante o líquido refrigerante.

Primero, se pueden enumerar los elementos que trabajan directamente en el motor:

Bujías y calentadores. La vida útil de una bujía depende de sus características, del tipo de combustible y de la conducción. Actualmente, soportan entre 30.000 y 60.000 kilómetros antes de ser sustituidas. En cuanto a los calentadores, la mayoría de sus fabricantes recomiendan cambiarlos cada 120.000 km, aunque esta cifra no es fija.

Filtros de motor. Debes respetar siempre el kilometraje recomendado por el fabricante del vehículo: revisar el filtro de aire cada 10.000 km y sustitúyelo cada 20.000. También, se debe cambiar el filtro de aceite siempre que cambies el aceite (entre 15.000 y 30.000 km dependiendo del coche, o, como regla general, una vez al año). Mientras, el cambio del filtro de combustible en se debe cambiar cada dos años (o 40.000 km, en motores diésel, o 60.000 km, en motores gasolina).

Gestión del motor. Esto incluye una gran cantidad de sensores y actuadores que contribuyen al correcto funcionamiento del motor y afectan a la seguridad en la conducción. En cada revisión, el taller deberá prestar atención a su estado, si bien su vida útil es, en general, bastante larga.

Kit de distribución. Según los fabricantes, la tasa de cambio de la correa de distribución (y el resto de elementos con los que se interrelaciona) es muy variable en función del vehículo, pero de media se recomienda una sustitución entre los 100.000 y los 120.000 km —algunos coches la pueden efectuar antes de los 90.000 y otros, incluso llegar a los 160.000—.

Elementos de confort… y seguridad

También debemos poner especial atención a la vida ‘óptima’ de otros componentes de tu coche que tienen que ver tanto con el confort como con la propia seguridad de sus ocupantes.

Escobillas. Se aconseja cambiar las escobillas una vez al año, es la mejor forma de garantizar que funcionarán de forma eficaz en todo momento. Lo ideal es hacerlo en otoño, antes de que comience la época de lluvia, frío, hielo y nieve.

Iluminación. Es el componente más importante en el denominado círculo de la seguridad. Debemos revisar sus componentes antes de cada viaje largo. Lo recomendable es cambiar las lámparas cada 50.000 kilómetros o cada dos años (aunque hay lámparas que tienen una mayor vida útil y se recomienda cambiarlas cada 100.000 km). Y siempre por pares.

Filtro de habitáculo. Los fabricantes recomiendan sustituirlo cada 15.000 kilómetros o, al menos, una vez al año. En caso contrario, se obliga a trabajar forzosamente al sistema de climatización, favoreciendo la aparición de posibles averías.

Aire acondicionado. Será necesario realizar una revisión cada dos años para prevenir averías complejas y costosas, además de alargar la vida útil del sistema. Asimismo, con el mantenimiento periódico se estará previniendo la pérdida de gas refrigerante, protegiendo así el medioambiente.

Componentes de frenado y suspensión

De igual forma, los sistemas de frenado y de suspensión también poseen elementos que, por su importancia, deben ser sustituidos antes del final de su vida útil para que nuestra seguridad no se vea comprometida:

Frenos de disco. No existe una cifra exacta en kilómetros para hacer el cambio de pastillas ni de discos de freno, ya que dependerá en gran medida del vehículo y de la utilización que haga de él como su conductor. Sin embargo, se recomienda controlar el desgaste de discos y pastillas cada 20.000 kilómetros, aunque hay que tener en cuenta que las pastillas delanteras se desgastan con más rápidamente —el doble— que las traseras.

Frenos de tambor. La duración media de un kit de freno trasero, que en muchos casos aún siguen siendo frenos de tambor, es de 80.000 km (y se recomienda una revisión cada 30.000 en un taller de confianza).

Amortiguadores. Deben cambiarse (siempre por completo o por ejes, de dos en dos) entre los 65.000 y los 90.000 kilómetros, dependiendo del uso que se haga del vehículo, y se aconseja revisarlos cada 20.000 km.

Otros componentes de tu coche clave

Por último, aunque no por ello menos importantes, quedaría por enumería otros componentes de tu coche que influyen tanto en el arranque, como en el funcionamiento de otros componentes eléctricos, así como en el sistema de dirección.

Batería. La vida útil aproximada de las baterías, según los datos de los fabricantes, se encuentra en torno a los cuatro o cinco años. No obstante, esta duración puede verse afectada según el tipo de conducción, el número de arranques, la climatología a la que esté expuesto el vehículo, así como la marca de la batería.

Sistema de dirección. Son varios los elementos que repercuten en el correcto funcionamiento del sistema de dirección y suspensión. Así, además de amortiguadores o neumáticos, que deben ser revisados periódicamente, debes tener en cuenta también el estado de bujes, rótulas, horquillas…

Rodamientos de rueda. Este componente de tu coche puede durar toda la vida útil del vehículo. Se calcula que el 90% de ellos están preparados para superar los 500.000 kilómetros. Sin embargo, existen causas que pueden provocar el deterioro prematuro de un rodamiento y afectar su vida útil.

Confía en Autofit

Si sigues a rajatabla estos intervalo de sustitución de los principales componentes de tu coche, evitarás disgustos innecesarios y, sobre todo, conseguirás que tu vehículo esté en las mejores condiciones para durar mucho tiempo y ser tu aliado en seguridad cuando salgas a la carretera.

Confía en los profesionales de Autofit para mantener o solucionar cualquier problema que pueda surgir en tu coche. Los talleres de nuestra Red trabajamos día a día para ser tu mejor opción cada vez que tengas que reparar o efectuar una operación de mantenimiento a tu vehículo.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar

¿Cuándo debes cambiar los principales componentes de tu coche?
4 (80%) 1 voto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad