neumáticos

Llevar a cabo un mantenimiento regular de los neumáticos te ayudará a prolongar su vida útil.

Los neumáticos, aunque no tienen fecha de caducidad como los alimentos, se deben cambiar pasado un tiempo o cuando presentan signos evidentes de desgaste o están en mal estado. Llevar a cabo un mantenimiento regular de los mismos te ayudará a prolongar su vida útil.

Desde Autofit te recomendamos que mensualmente revises tanto la presión como la profundidad de los neumáticos, el estado de la banda de rodadura, los posibles daños en los flancos y cualquier signo de desgaste irregular. Puedes consultarnos en caso de duda, pero te avanzamos una pequeña guía de cuándo debes cambiar las ruedas.

Motivos por los que cambiar los neumáticos

  1. Pinchazo. Aunque las gomas de los neumáticos son muy duras, a veces, es inevitable evitar un pinchazo. Cuando esto ocurre debes llevar la rueda a un especialista para que la revise. En ocasiones los pinchazos causan daños ocultos que son irreparables y que sólo un especialista puede detectar.
  2. Desgaste. Es conveniente que revises al menos una vez al mes el desgaste de tus neumáticos. El mínimo legal que puede tener el dibujo de los neumáticos es de 1,6 milímetros, pero lo más recomendable es cambiarlos cuando la profundidad es inferior a 3mm, pare evitar, por ejemplo el temido aquaplaning, entre otros percances.
  3. Desgaste anómalo. Si las ruedas del vehículo presentan una alineación inadecuada, están mal equilibradas o presentan problemas de suspensión o transmisión pueden llegar a presentar un desgaste irregular en alguna zona aislada –en el centro o en los bordes–. Por ello conviene realizar revisiones periódicas tanto del estado de la dirección, amortiguación, frenos, cambiar los neumáticos de posición, etc. Circular con una presión inadecuada, también puede contribuir a ello.
  4. Daños. Los choques con los bordillos, objetos puntiagudos o baches pueden provocar daños irreparables en tus neumáticos. Si tras ello percibes una conducción anómala, es conveniente que lleves el coche al taller para que un profesional pueda detectar cualquier posible perforación, corte o deformación, inapreciable a simple vista.
  5. Envejecimiento. Tanto la temperatura como el mantenimiento, las condiciones de almacenamiento, el uso, la carga, la velocidad, la presión así como el estilo de conducción pueden afectar la vida del neumático.

Confía en Autofit

Y recuerda que las ruedas deben cambiarse a la par, es decir, no puedes cambiar una rueda de manera individual. Por ejemplo, si una de las ruedas delanteras está dañada o desgastada, tienes que cambiar ambos neumáticos delanteros. Y posteriormente equilibrarlos y revisar el estado de la dirección. Pero para ello están los profesionales de Autofit, especialistas en mantener en buenas condiciones tu vehículo.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar