Cuando cambiar las pastillas de freno del cocheEl sistema de frenado es uno de los principales elementos de seguridad activa de los vehículos. Entre sus distintos componentes, los materiales de fricción como discos y pastillas de freno requieren un mantenimiento y sustitución periódica al estar sujetos a un desgaste continuo.

Para que todo el sistema funcione siempre de forma adecuada, es necesario mantener discos y pastillas de freno en perfectas condiciones. De hecho, con cada frenada, la fricción provoca un consumo de material en ambos elementos.

Para no perjudicar dicho funcionamiento, discos y pastillas de freno deben ser sustituidos cuando alcancen un determinado límite de desgaste. En los primeros, este desgaste lo indica el espesor mínimo de la banda de frenado (Mín TH), mientras que las pastillas de freno normalmente están dotadas de un indicador de desgaste que señala el momento de su sustitución.

Trabajo en equipo de discos y pastillas de freno

En este sentido, conviene recordar que disco y pastilla funcionan en equipo, por lo que su mantenimiento debe realizarse teniendo en cuenta esta característica. Así, al sustituir los discos de freno se deben cambiar obligatoriamente también las pastillas.

Mientras, se pueden sustituir las pastillas sin cambiar los discos de freno, siempre y cuando estos no estén muy desgastados.

Así, conviene reseñar que el uso de un disco de baja calidad, además de poner en peligro la seguridad y la eficacia de la frenada, también deteriora la pastilla y viceversa. Del mismo modo, si no se sustituye un componente desgastado, esto provocará un mayor desgaste o deterioro prematuro del otro componente. Por ello, utiliza siempre piezas homologadas y de calidad para evitar riesgos.

¿Cuándo cambiar las pastillas de freno?

Con todo ello, debes tener en cuenta que las pastillas se desgastan más rápidamente que los discos: un juego de pastillas de freno puede durar, más o menos, la mitad de tiempo que un disco. Además, también deberás valorar que, por ejemplo, las pastillas delanteras se desgastan con mayor facilidad que las traseras: se estima que sufren el doble de desgaste.

En este sentido, cabe recordar que la duración de discos y pastillas de freno, dependerá, en gran medida, de nuestro estilo de conducción (cuanto más agresiva y más abusemos del pedal del freno, menos durarán las pastillas) o de la zona por la que circulemos de forma más habitual (por ejemplo, la conducción urbana —con los atascos— o las áreas de montaña —con subidas y bajadas de puertos—).

En cualquier caso, se recomienda controlar los componentes del sistema de frenos cada 15.000-20.000 kilómetros, si bien deberás acudir lo antes posible a un taller de confianza en caso de aparecer ruidos extraños o vibraciones.

¿Cómo puede saber si están en mal estado?

De este modo, las principales señales que indican el desgaste o deterioro del disco y las pastillas de freno son:

• Encendido del testigo de señalización (si lo hay, y solo para las pastillas).
• Pedal del freno demasiado duro o, todo lo contrario, bajo o esponjoso.
• Presencia de vibraciones al accionar el pedal del freno.
Excesiva carrera del pedal (necesitas pisarlo más a fondo de lo habitual).
• Se producen ruidos (chirridos o pitidos) durante la frenada.
• Alguna rueda se bloquea durante la frenada.
• Pérdida de la capacidad de frenada en caliente.
• Aparición de líneas circulares profundas o grietas radiales en la banda de frenado
• Señales de sobrecalentamiento de discos y/o pastillas.

En determinados casos, también el nivel del líquido de frenos puede facilitar información útil sobre el desgaste de discos y pastillas (a mayor desgaste, mayor caída del nivel del líquido).

Mientras, la sustitución de las pinzas de freno y de otros componentes hidráulicos del sistema de frenos (latiguillos, tubos, cilindros del freno, bomba del freno) no se realiza por desgaste debido a la fricción, sino por su deterioro o rotura accidental.

La importancia del líquido de frenos

En un post anterior ya te hablamos de la importancia que tiene el líquido de frenos en el buen funcionamiento del sistema de frenado. Este componente sufre con el paso del tiempo, pues soporta elevadas temperaturas (ocasionadas por el rozamiento de las pastillas y discos) y presiones del circuito.

En este sentido, se aconseja sustituirlo cada 2 o 3 años y comprobar su estado anualmente. Un líquido en mal estado ocasiona deterioro, sobre todo, de los elementos del sistema que tengan o se compongan de retenes o juntas de goma, como la bomba de freno, los bombines de los frenos traseros o los latiguillos.

Para detectar el estado del líquido de frenos, los talleres disponen de un comprobador específico que, a partir de una muestra o actuando directamente en el depósito en el compartimento motor, lo hace hervir para chequear su temperatura de ebullición, como mínimo de 165º C (por debajo, el líquido debe sustituirse).

Así, el líquido de frenos se deteriora, oxida y pierde cualidades con el tiempo, sobre todo, para soportar temperaturas elevadas. Según su calidad puede ser: DOT 3 (205ºC), DOT 4 (230ºC) o DOT 5.1 (260ºC).

¿Por qué se debe hacer un breve rodaje?

Es probable que, si alguna vez has sustituido discos y pastillas, en el taller te hayan recomendado realizar un breve ‘rodaje’ (de uno 300 kilómetros) ¿te has preguntado por qué?

Durante este periodo, hay que realizar frenadas breves y suaves para permitir la correcta alineación de la superficie de las pastillas que está en contacto con el disco. Un rodaje mal realizado podría provocar un desgaste irregular de los componentes y poner en peligro las prestaciones del sistema de frenos.

Confía en Autofit

Discos y pastillas de freno constituyen la parte central del sistema de frenado y su eficacia repercute directamente en la seguridad activa del vehículo. Por eso, si detectas algún síntoma de desgaste, no te la juegues y evita riesgos: acude a un taller de confianza para que comprueben qué es lo que puede estar fallando.

Desde Autofit insistimos en la importancia de que revises periódicamente los elementos de mayor desgaste de tu vehículo para no tener sorpresas. Confía en los profesionales de Autofit siempre que necesites realizar cualquier operación de mantenimiento o reparación a tu vehículo: trabajamos día a día para ser tu mejor opción a la hora de mantener tu coche en óptimas condiciones.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar