control de presión de neumáticos

El control de presión de neumáticos es un dispositivo que se engloba dentro de los sistemas básicos de seguridad pasiva de los vehículos.

El control de presión de neumáticos, conocido por sus siglas TPMS (Tyre Pressure Monitoring System) es una tecnología que se encuentra entre nosotros desde hace 15 años aproximadamente y que permite optimizar el rendimiento y la seguridad de un vehículo al evitar conducir de forma inconsciente con una rueda en mal estado.

Dada su relevancia, y al importante papel que juega como elemento de seguridad, desde noviembre de 2014 es obligatorio que todos los coches nuevos lo incorporen de serie, según normativa europea.

Los neumáticos son uno de los componentes en materia de seguridad más importantes de un vehículo,  ya que son el único punto de contacto que se tiene con la carretera. Bien es sabido que circular con la presión baja aumenta el consumo de combustible del coche y por el contrario, si se tiene la presión baja la distancia de frenada aumenta.

Cuidar de los neumáticos y controlar su estado es fundamental para tener una mayor seguridad al volante y evitar accidentes provocados por pinchazos o reventones. De ahí la importancia del sensor de presión de neumáticos.

¿Qué es el control de presión de neumáticos?

El control de presión de neumáticos es un dispositivo que se engloba dentro de los sistemas básicos de seguridad pasiva de los vehículos, junto con los airbag, cinturones de seguridad, ABS, etc.

Mediante un sensor que se coloca en la rueda, éste monitoriza la presión de los neumáticos. Si detecta que la presión es más baja de la recomendada, avisará a la centralita del coche mediante una alerta.

¿Cómo funciona el control de presión de neumáticos?

Existen dos tipos de dispositivos. El más sencillo, en caso de baja presión, indica en el cuadro de mandos mediante un icono de un neumático o bien con las letras TPMS en naranja, que hay algún neumático que falla, sin indicar cuál de las 4 ruedas es la que ha perdido presión.

En los sistemas más completos, cada rueda está equipada con un sensor, y por lo tanto esta tecnología indica exactamente qué neumático es el que está mal, e incluso ofrecen información en el ordenador de a bordo sobre la presión y la temperatura de cada rueda cuando lo consultas.

Si tu coche no dispone aún de este tipo de tecnología, presta mucha atención al estado de tus neumáticos y a su presión. Y ante cualquier duda… ya sabes, acude a tu taller Autofit más cercano.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar