otoño

El otoño se caracteriza por la aparición de fenómenos climáticos adversos que, de repente, te pueden sorprender en la carretera, y por ello conviene tener el coche a punto.

El otro día os dimos buenos consejos para adaptar la forma en la que conducimos a la nueva estación, hoy vamos a repasar todos los componentes y sistemas que deberías revisar para que tu coche esté a punto para el otoño. Una estación del año que se caracteriza por la aparición de fenómenos climáticos adversos que, de repente, te pueden sorprender en la carretera.

Para evitar accidentes innecesarios es conveniente que revises ciertos aspectos de tu vehículo. El objetivo: asegurarse que el coche funcione perfectamente para así conducir con seguridad sean cuales sean las condiciones meteorológicas.

¿Qué aspectos son necesarios revisaren el taller en otoño?

El otoño es una estación del año cambiante meteorológicamente hablando. Tan pronto nos puede sorprender la gota fría, como cambios bruscos de temperatura,  o un pavimento mojado e incluso rachas fuertes de viento… tu coche y tú tenéis que estar preparados para ello. Por eso conviene que te acerques a tu taller Autofit de confianza y revises los siguientes aspectos:

  • Neumáticos. Dado que los neumáticos son el único punto de contacto entre el coche y el asfalto es importante que revises y compruebes su buen estado. El verano y, los kilómetros pueden haber hecho mella en tus gomas, así que conviene que compruebes que las ruedas tengan un dibujo de al menos 1,6 mm de profundidad y no presenten abolladuras, grietas ni desgaste excesivo. Asimismo, si tus neumáticos tienen más de cuatro años también es aconsejable cambiarlos, ya que la goma con el tiempo se endurece y puede llegar a perder hasta un 60% de su eficacia.
  • Batería. Este componente suele sufrir su mayor desgaste en verano por las altas temperaturas y el cambio térmico de estas fechas. En otoño y sobre todo en invierno el coche tira más de batería, por eso, si no quieres sorpresas comprueba cuánto queda para que finalice la vida útil de tu batería.
  • Frenos. En los frenos es más difícil detectar el desgaste que en otros componentes, por eso, conviene que los revise un experto. Tenerlos en mal estado hará que necesites mayor distancia para frenar, sobre todo con el pavimento mojado.
  • Escobillas. Las altas temperaturas del verano han podido resecar las gomas de las escobillas limpiaparabrisas. Por tanto, conviene que compruebes que la goma no está cuarteada y que barre correctamente el parabrisas, sin dejar rastros de suciedad que dificulten tu visibilidad.
  • Luna térmica trasera. Es aconsejable también que revisen en el taller su correcto funcionamiento ya que no nos percatamos de la avería hasta que necesitamos emplearla, que precisamente es cuando la temperatura exterior es más baja que la que hay en el interior del coche.
  • Luces. Entramos en una época del año donde cada día los días se acortan más, por lo que es conveniente asegurarse de que todas las luces del coche alumbran correctamente y no hay ninguna fundida. Llevar algún faro fundido supone una multa de 200 euros.
  • Aceite. Comprueba que el nivel de aceite esté entre las marcas MÁX. y MÍN. Y si el motor es gasolina y ves que el aceite está muy negro debes substituirlo. En los diésel es más habitual que se oscurezca.
  • Líquido refrigerante. También conviene que compruebes el nivel de este líquido ya que, además de encargarse de mantener el motor a una temperatura constante, entre los 90 y los 92 grados centígrados, es el que hace funcionar la calefacción en invierno.

Además conviene también que un mecánico compruebe los bajos del coche, para comprobar que no hayan signos de desgaste o piezas que sea necesario cambiar o arreglar. Así que ya sabe, si todavía no lo has hecho, pide una cita ya en tu taller Autofit más cercano, y pon a punto tu coche para esta nueva estación.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar

Consejos para poner el coche a punto para el otoño