Por suerte, el aire acondicionado hoy no es un extra en casi ningún vehículo. Y eso es algo que se agradece. Viajar en verano supone enfrentarse al sol y al calor. O madrugamos, o tenemos que hacer frente, desde muy temprano, a temperaturas elevadas en el habitáculo de nuestro coche. Y casi todos ya sabemos -o deberíamos- que conducir con una temperatura superior a 35º no es bueno en términos de seguridad vial, pues hace que reaccionemos más lento y tiene un efecto similar a conducir con una tasa de alcoholemia cercana a 0,5 gr/l en sangre.

¿Conclusión? Es importante mantener bien fresco y ventilado el habitáculo.

Por eso, en verano, o cuando el calor aprieta, si no quieres hacer el viaje con la ventanilla bajada -que tampoco servirá de mucho según la zona-, más vale que hayas puesto a punto el sistema de aire acondicionado o climatizador de tu coche. No obstante, estos buenos consejos te ayudarán a aprender a usar convenientemente el aire acondicionado este verano.

Usa bien el aire acondicionado del coche

  • No pongas el aire acondicionado al máximo nada más entrar al coche: En verano, el interior de un coche aparcado al sol puede llegar a alcanzar los 60 grados centígrados. ¿Sabes cuánto vas a tardar en enfriar el habitáculo? ¿Cuánto vas a consumir y, por tanto, a contaminar? Es uno de los errores más frecuentes, pero lo más sensato pasa por bajar la temperatura abriendo las puertas y las ventanillas antes de iniciar la marcha. Deja que se ventile de forma natural un minuto o dos y luego entra, cierra puertas y ventanas y procede a activar el sistema de climatización. Y sobre todo, trata de aparcar el coche en una zona en sombra.
  • No mantengas activado el botón de recirculación del aire: Evitarás que los cristales se empañen. Si es posible, conduce con la opción Auto encendida para que el flujo de aire se autorregule. De este modo, será más homogéneo y eficiente.
  • Enfoca de forma correcta los difusores del aire acondicionado: Antes de subir la potencia del aire, es mejor que te cerciores de que los difusores están actuando en la zona que deben hacerlo. Si los orientas hacia arriba, conseguirás un reparto de aire más adecuado: el aire se repartirá por todo el habitáculo de forma más uniforme para llegar a todos los pasajeros.

Y, por supuesto, no olvides…

  • No pases por alto el mantenimiento del sistema de climatización de tu coche: Ten en cuenta, eso sí, que no es lo mismo cargar de gas refrigerante el sistema que hacer una comprobación a fondo del mismo en busca de posibles fugas. Si el sistema de aire acondicionado de tu coche huele mal, estás tardando en visitarnos. 
  • Recuerda cambiar los filtros de cada cada 15.000 o 20.000 kilómetros para mantener la fuerza y caudal de aire en óptimas condiciones. La mejor opción para ello, sin duda, tu taller Autofit. ¡Encuentra el tuyo!

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar