Consejos para preparar tu coche para disfrutar de la nieveSi eres aficionado a la nieve, estás de enhorabuena. La borrasca Gloria ha dejado espesores de nieve que no se recordaban desde hacía tiempo en algunas estaciones. En general, cuanto más al este de la Península, más nieve se ha acumulado en los últimos días.

Las nevadas en el Pirineo Oriental de Girona (Masella, La Molina, Vall de Núria y Vallter 2000) y en Les Neiges Catalanes (Les Angles, Font Romeu Pyrénées 2000, Formigueres, Puyvalador, Cambre d’Aze, Porté Puymorens) ha dejado entre uno y dos metros de espesor, y cerca de un metro en Port del Comte o de 70 a 80 cm en las andorranas Ordino-Arcalis y Soldeu El Tarter.

La nieve también ha sido generosa con Teruel (Javalambre y Valdelinares) y en menor medida con las del centro (Valdesquí) y norte peninsular (Alto Campoo) e incluso en el sur (Sierra Nevada). Nevadas para casi todos las estaciones, que podrían garantizar una temporada larga.

Tu coche, listo para la nieve

¿Vas a aprovechar para hacer una escapada a la nieve? Si es así, antes de viajar, revisa tu coche y asegúrate de que está en perfectas condiciones para realizar un viaje exigente a la nieve. Y para la puesta a punto de tu coche, tu mejor opción la tienes en los talleres Autofit, donde encontrarás los mejores profesionales a los que confiar tu vehículo. Busca tu Autofit más cercano.

Para disfrutar de un viaje sin sobresaltos, pide a tu taller que comprueben, fundamentalmente, la batería, el sistema de refrigeración, los neumáticos, los frenos, y el sistema de iluminación. Así, la batería debe tener suficiente carga para afrontar las necesidades que puedan surgir, y el anticongelante debe estar a punto (vigila su nivel). De igual forma, el alumbrado debe funcionar correctamente, pues es la época del año con menos horas de luz.

Cómo preparar tu viaje a la nieve

Una vez revisado tu coche, y comprobado que tienes todo el material (tablas de snowboard, esquís, palos, cascos, botas… o trineos si eres menos atrevido), puede que te surjan dudas sobre cómo llevarlo todo en el coche de la forma más segura y cómoda.

¿Qué portaesquís elijo?

De techo, magnético, de rueda o para gancho de remolque. Hay cuatro tipos de portaesquís, que se ajustan a diferentes necesidades. El magnético, por ejemplo, es una buena solución para esquiadores ocasionales, pues su colocación es muy sencilla, pero, con él no es recomendable superar los 90 km/h, y es menos seguro en caso de accidente. El de techo o el portaesquís para gancho de remolque son los más prácticos para los habituales de las pistas.

¿Puedo transportar cosas en el interior?

Sí, y las fundas son un aliado perfecto. Los aficionados que dispongan de un vehículo con el asiento trasero abatible pueden llevar los esquís o tablas de snowboard en el interior, siempre en su bolsa específica y anclados al vehículo.

¿Cómo debo llevar el resto de material?

El resto del equipaje también ha de ir bien colocado en el maletero. Conviene situar los bultos más pesados, como las botas, en el centro, al fondo y en la parte inferior, para evitar que se desplacen. Mientras, los más ligeros, como cascos y bastones, deben ir encima, pero nunca sobre la bandeja trasera, ya que en caso de frenada o choque podrían salir despedidos.

¿Y si necesito más espacio?

La solución la encontrarás en los cofres. Su principal ventaja es que liberan el maletero, al ir sobre el techo del vehículo. Por su amplitud, además de los esquís y las tablas, en ellos puede llevarse el resto del material.

Adapta tu conducción a las circunstancias

Todos estos elementos (portaesquís, cofre, maletero lleno…) condicionarán tu forma de conducir, por lo que debes extremar la precaución. Así, antes de salir, revisa que la presión de los neumáticos sea la indicada para tu coche con peso. Además, si tu coche no monta neumáticos de invierno o all season, asegúrate de que llevas cadenas (y que sabes ponerlas).

Ya en marcha, ten en cuenta que con el vehículo cargado aumenta la distancia de frenado, por lo que debes dejar mayor distancia de seguridad con los vehículos que te preceden.

Por otro lado, con nieve en la carretera extrema las precauciones y anticípate a situaciones de baja adherencia, como humedad o hielo en el asfalto. Y si tienes dudas de cómo conducir en estas circunstancias, asómate a este post en el que ofrecíamos algunos consejos. Asimismo, conduce sin abrigo, para tener libertad de movimientos ante cualquier imprevisto.

Además, es importante llevar el depósito lleno, ya que en caso de avería o incidencia, podrás usar la calefacción hasta que llegue la asistencia. Y dos últimas recomendaciones: como siempre, planifica tu viaje e infórmate del estado de las carreteras por las que vayas a transitar.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar