Consejos para mantener tu coche fresco en verano

Consejos para mantener tu coche fresco en verano¿Hay algo peor que un coche caliente en verano? Disfrutar del sol y del aire libre en verano es algo que nos gusta a todos. Sin embargo, conducir pasando calor, además de ser muy incómodo, afecta directamente a tu seguridad. Ir al volante de un coche que parezca un horno o que tarde una eternidad en enfriarse hasta llegar a una temperatura agradable, en lugar de viajar en un coche fresco, puede jugarte una mala pasada.

De hecho, cuando la temperatura del habitáculo alcanza los 30°C, se incrementan en un 20% los errores en la conducción y en un 22% el tiempo de reacción del conductor, siendo comparable a conducir con 0,29 gr/l de alcohol en sangre, según estudios realizados en Alemania. Y, ya con temperaturas superiores a 35°C, el conductor puede llegar a sentir síntomas similares a los que tendría con una alcoholemia de 0,5 gr/l”.

Por eso, si te estás preguntando cómo mantener tu coche fresco durante el verano, existen varios trucos o gestos a tu alcance que te permitirán disfrutar también de tu viaje antes de llegar a tu destino. En este sentido, desde optimizar tu aire acondicionado a realizar acciones de sentido común como buscar un lugar con sombra para estacionar, a continuación te ofrecemos una serie de consejos que pueden ayudarte a mantener tu coche fresco en estos días calurosos.

‘Jugar’ con las ventanillas

Las ventanillas de los vehículos pueden actuar como ‘invernadero’, reteniendo el calor y la luz del sol. Según un estudio del RACC, dentro del coche con una temperatura exterior de 35ºC podríamos tener cerca de 55ºC. Por eso, es interesante reducir la cantidad de calor que entra por ellas.

Un buen aliado para mantener tu coche fresco es utilizar un parasol delantero, que ayuda a que la temperatura interior del vehículo sea, como mínimo, 11º C menor que si no la usamos. Asimismo, las cortinillas para las ventanas traseras y la luneta, muy útiles si se viaja con niños y/o mascotas, ayudan a que esa temperatura interna se mantenga un poco más baja, lo que facilita que tu coche se enfríe más rápido al arrancar.

También es interesante la opción de las lunas tintadas o laminadas. Si tu coche no las tiene, puedes laminar las tuyas en un taller de confianza. En este sentido, ten en cuenta que la legislación española, como norma general, no permite ‘tintar’ ni el parabrisas ni las ventanillas delanteras.

Otra alternativa (o combinada con las anteriores) puede ser dejar alguna ventanilla ligeramente abierta, eso sí, con las debidas precauciones y sabiendo dónde estamos dejando aparcado el vehículo, no vayamos a tener un disgusto con los ‘amigos de lo ajeno’. Así, debido a que las ventanillas cerradas retienen aire caliente, dejarlas ligeramente abiertas mientras estás estacionado creará un ligero flujo de aire.

De igual modo, si tu coche tiene techo solar también puedes utilizarlo o usar la función de ventilación. Insistimos en que, tanto para las ventanillas como para el techo solar, déjalos mínimamente abiertos (dos centímetros como mucho), con el objetivo de minimizar la posibilidad de un robo.

Tu coche fresco, a la sombra

Puede parecer una obviedad pero un bueno consejo para mantener tu coche fresco es estacionarlo, siempre que sea posible, bajo techo o al cobijo de una buena sombra, aunque sea pequeña.

De este modo, puedes reducir algo la incidencia del sol si estacionas de tal forma que el sol incida sobre la luneta trasera, en lugar de sobre el parabrisas. Esto te puede ayudar a mantener el volante y los asientos delanteros ligeramente más fríos.

Asientos ‘acondicionados’

Los asientos calientes pueden ser una verdadera incomodidad. Por esta razón, es recomendable adquirir coches con asientos de tela en lugar de cuero. Aunque, si está dentro de tu presupuesto, también puedes considerar la posibilidad de comprar un coche con asientos con aire acondicionado.

Con esta tecnología, aún limitada a coches de lujo, los asientos vienen en forma de asiento perforado cubierto con cojines especiales. El aire frío pasa a través de las perforaciones mientras el motor se encuentra en marcha. Dependiendo del fabricante, el mecanismo de aire acondicionado difiere en cierta medida. Algunos coches simplemente soplan el aire refrigerado a través de las perforaciones, mientras que otros que vienen con un elemento de refrigeración especial, en realidad ayudan a sentarse en asientos más frescos.

Algunos coches vienen con una configuración de control de temperatura del aire acondicionado para mayor seguridad y facilidad del usuario, ya que con él se pueden estandarizar preferencias. Además, algunos sistemas ofrecen opciones individuales, es decir, se puede establecer el control de temperatura deseada y guardar la configuración. Del mismo modo, otros pasajeros también pueden configurar los parámetros correspondientes.

Para aquellos que ya tienen asientos de cuero y necesitan mantenerlos más frescos, se pueden adquirir esterillas de gel refrigerante –pensadas para mascotas pero que también podemos usar–. Otra opción es cubrir los asientos de cuero con toallas –o cualquier otra tela ‘fresca’– , para aislar el cuerpo y del asiento.

Gestionar el sistema de climatización

Ya tengas aire acondicionado o climatizador en tu coche, si no está funcionando correctamente o no se usa de la manera más eficiente, es posible que tarde más tiempo de lo que te gustaría para que tu coche alcance una temperatura agradable.

Para maximizar la capacidad de enfriamiento de tu vehículo, pon el aire a toda potencia en cuanto arranques el motor y abre ligeramente todas las ventanas hasta que el aire interior esté fresco. Esto ayuda a mejorar la eficiencia de enfriamiento ya que el aire caliente (que tiende a subir) será empujado hacia afuera a medida que el aire fresco salga de las rejillas de ventilación. Una vez que se haya alcanzado la temperatura deseada, cierra las ventanillas y utiliza la función de recirculación de aire para mantener el ambiente más frío.

En el caso de que el sistema no esté funcionando correctamente, lo mejor es que acudas a un taller de confianza para que un profesional verifique su estado. Si el aire acondicionado no está enfriando como debe, es posible que necesites realizar una recarga del gas refrigerante (algo que suele ser necesario cada dos años).

Una última alternativa es que optes por un coche descapotable, con el que te será más sencillo airearlo. Y si el calor de fuera es de justicia y no quieres circular con la capota retirada, al menos podrás disipar más rápido el calor acumulado en tu vehículo.

Confía en Autofit

Sea como sea tu coche, los profesionales de Autofit podrán ayudarte en caso de que necesites realizar cualquier intervención para que disfrutes de un coche fresco en verano. De igual forma, confía en los talleres de nuestra red si necesitas una reparación o cualquier operación de mantenimiento en tu coche este verano. Si bien no puedes cambiar el clima, si puedes preparar tu coche para el verano.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar

Consejos para mantener tu coche fresco en verano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad