Seguridad en carretera

Un buen mantenimiento de tu vehículo contribuye a tu seguridad al volante.

Con la llegada del buen tiempo, aumentan los viajes de ocio por carretera, en los que la seguridad es un elemento esencial. La Semana Santa y el puente de mayo marcan el inicio de este incremento en los desplazamientos que tendrán su pico en los meses de julio y agosto, con las vacaciones de verano y los traslados a los destinos de descanso.

Para que tú y tu coche estéis preparados cuando llegue el momento de ponerse al volante para realizar un largo trayecto y podáis evitar problemas que empañen vuestro viaje, el RACE ha publicado una serie de recomendaciones para aumentar tu seguridad al volante.

Consejos para un viaje seguro

1. Antes de ponerte en marcha, comprueba el estado de tu vehículo: niveles (aceite y anticongelante del radiador), batería, neumáticos (presión y dibujo), y sistemas de limpiado (escobillas y líquido limpiaparabrisas). Asimismo, chequea los elementos obligatorios como triángulo de emergencia y chaleco reflectante, así como gato, herramientas, bombillas, fusibles de repuesto…

2. Programa el viaje y evita las horas de posibles congestiones. Además, pon atención a cómo cargas el vehículo: reparte la carga de forma homogénea, asegurándote de que no dejas objetos sueltos que puedan salir despedidos por un frenazo o impacto. Tus mascotas tampoco deben viajar sueltas.

3. Descansa antes de salir. Viajar después de una jornada laboral, te obligará a conducir muy fatigado, lo que incrementa el riesgo de accidente.

4. Si vas a conducir de noche, debes ser consciente de que la fatiga provocada por la carga de atención supone una menor visibilidad. Por este motivo, revisa los faros y adapta su altura a la carga del vehículo.

5. Ya en marcha, respeta las normas, utiliza siempre los sistemas de retención para todos los ocupantes y no bebas alcohol.

6. Mantén la distancia de seguridad, circula siempre por tu derecha, excepto para adelantar, regresando lo antes posible a este carril. Anticípate a las posibles situaciones de peligro, e indícalo al resto de conductores.

7. Evita conducir durante largos periodos de tiempo: descansa cada dos horas o 200 kilómetros como mucho. Ante el primer síntoma de cansancio, para y descansa el tiempo necesario.

8. Pon especial atención al final de los trayectos, pues es cuando más aumenta el riesgo de accidente: fatiga acumulada, ganas de llegar al destino, posibles retenciones, noche…

9. Si presencias o sufres un accidente: protégete de nuevos riesgos, avisa a los servicios de emergencias y socorre a los heridos en caso de que los haya.

10. No descuides nunca tu seguridad, ni siquiera en los recorridos cortos, por mucho que conozcas la carretera: un gran número de accidentes se producen en pequeños recorridos en los que nos relajamos y estamos menos alerta.

Y recuerda que los talleres Autofit son la mejor opción donde llevar a cabo un buen mantenimiento de tu vehículo antes de salir de viaje.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar

Decálogo para aumentar tu seguridad en trayectos largos
5 (100%) 2 voto[s]