culata

La culata se encuentra unida al bloque motor y para sellar completamente esta unión entre la culata y el bloque se emplea una junta, la conocida como junta de culata.

La culata es una importante pieza del motor, fabricada en hierro fundido o aluminio, cuya principal función es la de sellar superiormente los cilindros de los motores de combustión para evitar la pérdida de compresión. En ella también se encuentran alojadas importantes componentes como el eje de levas, las bujías (en motores gasolina), válvulas de admisión y de escape, conductos de refrigeración y el cigüeñal.

Además, la culata se encuentra unida al bloque motor y para sellar completamente esta unión entre la culata y el bloque se emplea una junta, la conocida como junta de culata.

Como ves es una pieza importante dentro del mecanismo de un automóvil, con múltiples piezas relacionadas, por lo que una avería en este componente suele suponer un gasto bastante elevado, no solamente por la pieza y por los posibles daños que hayan podido sufrir otros elementos colindantes, sino también por la mano de obra que requiere cambiarla. Por ello vamos a sugerirte una serie de consejos para alargar la vida útil de la culata.

¿Cómo detectar problemas en la culata?

Uno de los síntomas que pueden apuntar una posible avería es la emisión de humo blanco en el escape de forma continuada.

El humo blanco aparece a causa de la entrada de agua durante la combustión debido a una rotura en la junta o una rotura en la culata permitiendo esta filtración. Lo mejor, ante esto, pide cita en tu taller Autofit para que sus mecánicos averigüen la causa.

Un buen mantenimiento, clave para su mantenimiento

Cuando la culata está dañada emite un sonido parecido a un golpeteo ligero y un poco fuerte en la cabeza, pero hay ciertas cosas que puedes hacer para evitar su deterioro.

Un buen mantenimiento es clave para su conservación, por ello conviene:

  • Apretar las tuercas de la culata de vez en cuando. Las altas temperaturas, los niveles de presión tan elevados y los traqueteos las van aflojándolas continuamente.
  • Comprobar que la culata no presente deformaciones. Los sobrecalentamientos, ya sea por falta de agua o por algún fallo en la bomba de agua o por un termostato roto, pueden provocar deformaciones en la culata.
  • Limpiar la culata motor de vez en cuando.

Todo ello te lo hacemos Autofit, tu taller de confianza. Nuestros profesionales comprobarán su estado y el de los principales componentes de tu vehículo, para que puedas circular con total seguridad.

 

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar