Consejos para alargar la vida de tus neumáticos

Revisa la presión de los neumáticos al menos una vez al mes y antes de hacer un viaje largo.
Revisa la presión de los neumáticos al menos una vez al mes y antes de hacer un viaje largo.

Hay circunstancias inevitables, imprevisibles, que no le hacen ningún bien a nuestros neumáticos. Circular sobre baches, piedras, cristales u otro tipo de obstáculos, como superar badenes y resaltos a toda velocidad, no es, en general, bueno para nuestro automóvil y, especialmente, para las cubiertas. Pero hay una serie de vicios que puedes, y debes evitar, si quieres que la vida de tus neumáticos no se acorte prematuramente.

“Pisarle demasiado” no es bueno

Porque, tal y como comentamos, imagina golpear los neumáticos con estos u otros obstáculos a demasiada velocidad: lógicamente, las probabilidades de dañar las cubiertas crecen. Pero la velocidad además contribuye a incrementar la temperatura del neumático, y si esta es muy alta, éste peligra. No es solo que pueda sufrir daños importantes, sino que podría llegar a producirse una pérdida brutal de presión que nos haría perder el control del coche.

Revisa la presión de las ruedas

Tan malo es conducir con demasiada presión en los neumáticos como con ella demasiado baja. La adherencia, la frenada y su duración se verán afectadas. Y la conducción no será igual de cómoda.

Si circulas con una presión insuficiente, la cubierta se flexionará de manera notable, ofreciendo una mayor resistencia a la rodadura y un contacto excesivo con la carretera. Y todo ello ayudará a que el consumo de combustible también aumente.

Por ello es normal que el neumático se sobrecaliente y desgaste antes de tiempo. Si persistes en el error, la falta de presión puede causar daños grandes en tus neumáticos, pero el exceso de inflado tampoco es bueno. Puede reducir la vida útil del neumático, comprometer el agarre y hacer que el desgaste de la cubierta sea irregular.

¿Un consejo? Consulta los valores de inflado recomendados por el fabricante, y revisa, al menos una vez al mes, la presión de tus neumáticos.

La sobrecarga, su otra enemiga

Evidentemente, si te has pasado cargando el vehículo, tus neumáticos, que son el punto de contacto del coche con el firme, pagarán las consecuencias. Por ello es recomendable que revises el índice de carga máxima de los neumáticos que encontrarás en el flanco. Recuerda que nunca debe superarse.

Si el coche va demasiado cargado, los neumáticos pueden calentarse en exceso, lo que en un caso extremo podría incluso derivar en una rotura. Al igual que con la presión, consulta las recomendaciones de carga máxima del fabricante de tu automóvil y no sobrepases la cantidad máxima por eje.

Tus neumáticos, en Autofit

Revisa regularmente el estado de las cubiertas, y si no están en buen estado, acércate a tu taller Autofit. Tenemos una amplia gama de modelos adaptados a las necesidades de tu automóvil entre los que elegir.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar

Consejos para alargar la vida de tus neumáticos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad